Azímut

28 de mayo de 2018
“Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas para volar?” Frida Kahlo.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Cómo yo atravesé África

ALEXANDRE SERPA PINTO

Editorial: EL VIENTO
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 368
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Nos vamos a aquellas décadas prodigiosas, las de las grandes expediciones coloniales a África Central en la segunda mitad del XIX. Antes, como ahora, los relatos de aquellos exploradores, que se adentraban en el continente negro, suscitaban pasiones lectoras y verdadera exaltación. Si además se unía una prosa atractiva y buena capacidad de observación, el éxito estaba asegurado. Este relato del portugués Serpa Pinto, a los territorios entre las colonias portuguesas de Angola y Mozambique gozó en su tiempo de un éxito notable.
Noticias en la Línea
  • Avifauna perdida

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El 40% de las más de 11.000 especies de aves que habitan el planeta están en retroceso poblacional y una de cada ocho en situación de amenaza; entre ellas, algunas tan populares como la tórtola europea, el frailecillo atlántico, el loro gris o el búho nival, según un informe de BirdLife International. En este contexto, Artimalia ha organizado una exposición dedicada a los pájaros extinguidos, desde el siglo XIX hasta nuestros días, Un llamamiento a la conservación desde el ...[Leer más]

  • Ex Oriente

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las bibliotecas públicas y privadas de Aragón guardan entre sus fondos un importante volumen de libros de viajeros, cartógrafos y geógrafos, comerciantes y embajadores, misioneros y eruditos que, publicados entre los XVI y XVIII, dieron a conocer la singularidad de las culturas chinas y japonesas en la Europa de la Edad Moderna. Una exposición en la Universidad de Zaragoza muestra este patrimonio bibliográfico excepcional, con un centenar de textos, mapas, grabados, porcelanas... Hasta el ...[Leer más]

  • Yo soy somalí

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La poesía fue durante mucho tiempo el medio de expresión preferido por los artistas somalíes; de allí que su país se conozca como la "tierra de los bardos"... Tal preferencia vino determinada por la tradición islámica que condena las imágenes y abraza el poder de la palabra hablada. Pero siempre hay quien se mueve a contracorriente: una exposición en el Minneapolis Institute of Art destaca el trabajo de Hassan Nor y Aziz Osman, dos pintores que emigraron a Estados Unidos en la década ...[Leer más]

  • El mapamundi más grande del siglo XVI

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En 1587, el cartógrafo italiano Urbano Monte dibujó en su estudio de Milán el mapamundi más grande y antiguo del mundo hasta la fecha: diez metros de diámetro en 60 hojas de papel dobles a color (de haberse trazado en una sola lámina, mediría unos tres metros cuadrados). A pesar de tener más de 430 años de antigüedad, sorprende por su precisión: no solo muestra cada uno de los continentes con sus respectivos países, mares y océanos; también las distancias entre regiones, los ...[Leer más]

  • Mediterráneo, una arcadia inventada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Museo Thyssen de MálagaSignac, Matisse, Bonnard, Picasso, Sunyer, Torres-García, Sorolla, Anglada-Camarasa, Mir... encontraron inspiración en el Mediterráneo y su luz, uno de los temas principales del arte europeo entre finales del siglo XIX y mediados del XX. El Museo Thyssen de Málaga ha reunido más de sesenta obras de estos autores, entre pintura, escultura, grabado y cerámica, en una exposición abierta al público hasta el 9 de septiembre.

Histórico noticias

La Línea del Horizonte




¿Pobre Bélgica o pobre Baudelaire?

Aparecen por primera vez en España los escritos de Charles Baudelaire sobre sus vecinos del norte en ‘Pobre Bélgica’, una recopilación de textos inmisericordes y exagerados donde el poeta maldito se despacha sin compasión contra los belgas y su tierra.

30 de octubre de 2014

Es interesante a veces rescatar textos de autores muy conocidos que permanecieron en los cajones de la editoriales. Sirven para conocer las facetas ocultas del escritor.

Hoy aparecen por primera vez en España los escritos de Baudelaire sobre sus vecinos del norte. El gran poeta que abre la modernidad, sin embargo, no se revela aquí. Son textos inmisericordes, insultantes, exagerados. El poeta fue a Bruselas de viaje de negocios; es decir, a gestiones de ediciones y derechos de autor. Y creía además que iba a ser recibido como el Más Grande. Pero no. No le hicieron mucho caso; su ego sufrió bastante y, en vista de eso, se despachó contra los belgas. A las conferencias que pronunció no fue casi nadie. Les llamó sucios, malolientes, tontos, pesados y muchas más cosas peores. A las mujeres las insultó aún más. Hasta los niños belgas pasan bajo el rodillo. Y encima se consideró a menudo calumniado, en una especie de manía persecutoria digna de mejor causa.

No creo que estas cartas de Bélgica contribuyan a enaltecer al poeta; más bien, al revés. Enfermo, sin dinero, amargado, destila, supura más bien, toda su bilis contra el país que le acoge. Bruselas había sido albergue de los exiliados franceses, generosa con los perseguidos como Víctor Hugo (que no perdonaba Waterloo, “morne plaine”). Todo escritor tiene derecho a sus momentos de rabia, de impotencia. Rabia o, mejor, furia, han tenido geniales poetas, como Ezra Pound o novelistas, como Céline. Se lo perdonamos. Pero cuando esa rabia ni siquiera es articulada, cuando es una letanía de insultos, de misoginia, de odio, la cosa se hace pesada. Ya no es el poeta de Las flores del mal, donde su habitual negatividad está impregnada de lirismo, aun en los más siniestros poemas, como Un voyage à Cythère.

Charles Baudelaire.Amœnitates Belgicæ son unos pocos poemas, incluidos a veces al final de sus libros; al final, porque, efectivamente, no aportan gran cosa. En Le spleen de Paris, Baudelaire tampoco es precisamente alegre –nunca lo fue; era un poeta maldito–, y al escribir sobre Bélgica nos viene a la memoria su tremenda frase: “cette vie est un hôpital où chaque malade est possédé du désir de changer de lit” (“esta vida es un hospital en el que cada enfermo está obsesionado con cambiar de lecho”). Él cambió de cama y los colchones de Bruselas parece que no le dejaron dormir.

Lo interesante es que estos denuestos son muy franceses; siguen una inveterada tradición, porque, desde el principio de la historia, Francia consideró que lo que hoy es Bélgica le pertenecía por propio derecho, tanto fuese parte de la Borgoña, de Flandes o, desde la creación del Estado belga, en 1830, el país entero. No es casual que se quedaran de una parte de Flandes como es Lille y su área de influencia. Y si no se apropiaron de más fue porque Inglaterra velaba por la independencia de Bélgica, como veló siglos por la de Portugal respecto de Castilla. Todo pequeño país parece precisar de un padrino. En Lille, Arras, todo viajero puede comprobar que la arquitectura, la gastronomía, los apellidos, son más flamencos que galos.

Napoleón el imperialista, siguiendo la tradición de los monarcas franceses, absorbió el país y lo dividió en unos cuantos departamentos administrativos. La revancha de la historia fue la derrota de Waterloo, a quince kilómetros de la capital, a manos de Wellington.

Hoy aún persiste un cierto menosprecio hacia Bélgica en los salones parisinos. Ni siquiera el único premio Nobel belga, Maurice Maeterlinck ha podido entrar en la colección La Pléyade. Modiano, el flamante Nobel, es medio belga, pues su madre era de Amberes. Los franceses se siguen considerando los dueños de la lengua y tienden a burlarse de los belgas (los chistes de belgas siguen de moda). Viajan más a Londres, Barcelona o Milán que a Bruselas, y quizá les da un poco de envidia que los restaurantes bruselenses sean en general mejores.

En Bruselas, Charles Baudelaire –que no habló casi nunca bien de nadie, afición que muchos escritores actuales siguen cultivando– se puso las gafas al revés y no vio nada positivo, digno de elogio. Afortunadamente, los belgas no se toman demasiado en serio a sí mismos y no se ofenden fácilmente. Tardan un año en constituir gobierno, se pelean y se reconcilian en el mismo escenario, y sigue la música. Una buena cerveza en uno de esos bistrots acogedores de todas sus ciudades (milagrosamente conservados, no destinados a oficinas bancarias o tiendas de trapos), un queso belga (también parece irritarles que haya quesos belgas magníficos, como el herve o el paschendael), una canción (ah, el gran Jacques, Brel, Julos Beaucarne o Arno), les quitan todas las penas. Con la Unión Europea y el trilingüismo (francés, neerlandés, alemán), sin contar el wallon y el ubicuo inglés, se han acostumbrado al cosmopolitismo. Al fin y al cabo, como dijo Brel, Londres es un suburbio de Brujas.

Nos hubiera gustado, a los que amamos Bélgica y Bruselas, que Baudelaire hubiera estado todavía en vena, no tan enfermo, y nos hubiera dejado, en vez de esta sarta de insultos, un Le Spleen de Bruxelles, captando, como hizo con París, esa atmósfera de la gran ciudad. Entre las notas que va tomando hay unas muy interesantes sobre la pintura que, de haberlas acabado, hubieran completado sus otros libros sobre arte. Era inteligente y buen observador, aunque aquí le perdió el acíbar.

Valparaiso Ediciones, de Granada, se ha embarcado en un interesante proyecto editorial, muy centrado en la poesía y en textos menos conocidos, lo que en estos tiempos requiere coraje y optimismo. Solamente, una pequeña advertencia de impresión –ah, los duendes–: en la página 14 debe decir invectiva, no inventiva.

charles baudelaire, escritores de viaje, libros de viaje, pobre bélgica, viaje a bruselas

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Libros relacionados con  ¿Pobre Bélgica o pobre Baudelaire?

  • POBRE BÉLGICA (En papel) CHARLES BAUDELAIRE
    VALPARAISO EDICIONES S.L.

Comentarios sobre  ¿Pobre Bélgica o pobre Baudelaire?

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.