GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

Histórico noticias



Por qué la elegía

La desaparición de alguien en la montaña nos lleva a reflexionar acerca de la necesidad de entonar una elegía. Dada la tristeza, se trata de un momento para la poesía, no para buscar responsabilidades civiles ni censurar la ineptitud o los errores de los guías.

11 de abril de 2013

Entonar una elegía es invocar una censura contra el destino. Es protestar respetando esos silencios que son más callados que el silencio auténtico, que la pura ausencia de sonido.

De repente, un corazón que ha luchado latido a latido acaba por rendirse. Hasta ese momento, la materia que regaba el corazón, con todo aquello de lo que estamos hechos –el agua de las lágrimas, las bocanadas de las sonrisas, las marcas de salvación que son los besos, los abrazos, los desencuentros, la belleza que supimos fraguar a nuestro alrededor, la frase que repetíamos cuando nos sabíamos enamorados– ha sido esclava de una sola causa, que era el amor a la vida.Cuando uno ha compartido su memoria o su deseo con alguna parte de la memoria o del deseo del corazón que acaba de fallar, siente que la muerte también le ha atacado. Se trata de una puñalada a traición. Y la traición es una ofensa que, cuando nos sacude, se lleva por delante muchos recuerdos de madrugadas de bronce, de cielos azules con sus soles duros en las cimas de la montaña, de jilgueros silbando y lagartijas escondiéndose bajo las piedras, de nieve, de viento y de baile vertical contra las rocas.

Caminos de agua.

Javi Gandaki

La Muerte, esa tropa de búfalos de la noche, no tiene compasión. Tampoco con aquellos que amaban a ese corazón que terminó por extenuarse. Es posible reconocer a sus dueños, dado que el rostro se tiñe con la ceniza del dolor. Ese es el maquillaje que caracteriza a la gente que siente la montaña cuando uno de ellos se despide antes de tiempo, recordándonos que el destino es un canalla. Ese es uno de los rasgos de la identidad de grupo de los hombres y mujeres de la montaña: una desaparición es una devastación compartida.

A esto es a lo que se conoce como elegía: una herida ardiendo rodeada de la inmensidad del espacio, de un vacío sideral que resulta un descanso, porque ese vacío es amor.

Grieta en la nieve.

Javi Gandaki

Es probable que una suma de pequeños desastres hayan sido determinantes en el triunfo de la Dama Negra envenenando ese corazón que dejó de latir. Quizá se trata de la misma oscuridad que, tras un suceso de este calado, busca responsabilizar a los guías benévolos. Entonces se extienden entre quienes, en lugar de compartir el duelo, maldicen los errores, expresiones que hablan de ineptitud o de responsabilidad civil. Algo de ponzoña sobrevuela el debate, algo un tanto sucio, como un trago de gasolina de bajo octanaje. ¿De verdad es el momento para llenar los oídos con unas ideas tan ásperas? ¿Por qué acuden, pues, a la montaña quienes reaccionan con un sentido tan prosaico ante ese hachazo invisible? ¿Tan necesario es invocar al enfado?

Quien se reúne con la montaña, con el paisaje, portando unos sentimientos dispuestos a trazar líneas que harían un buen papel en la escala Richter, quienes saben que para disfrutar de la vida hay que estar preparado para la tortura, poseen, aunque sea escondida, esa certeza que enunció Buda: el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es optativo. Por eso los poetas inventaron la elegía. Por eso, porque nos ayuda a sobrevivir a esta certeza, el momento de la elegía es este, es ahora. Y este ahora se repetirá constantemente, recordándonos cuál es nuestro deseo real, qué es aquello tan auténtico que todo el mundo busca: nuestro último anhelo es que en la meta nos aguarde el descanso, el reposo.

accidentes de montaña, guia de montaña

12345 (6 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Comentarios sobre  Por qué la elegía

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 15 de abril de 2013 a las 8:49

    Estoy anonadado con la muerte de Paco Elvira. Era un hombre estupendo, sabio, bondadoso, inteligente y sensato. Una muerte incomprensible.
    Lo conocí hace unos 20 años cuando ambos fotografiábamos un baile de debutantes en el Palacio Imperial de Viena. Luego coincidí con él en unas pocas ocasiones más.
    Cada día recibía un email suyo con la entrada de su blog, el mejor que hasta ahora he conocido; por eso lo seguía, cada entrada era una lección de fotografía, de un tema social, de un viaje, de gastronomía, de amistad y de más cosas.
    Murió en el macizo de Garraf el sábado 30 de Marzo. Había ido a hacer unas fotos. Se despeñó. No se sabe como. Se encontró su cuerpo debajo del acantilado en una zona de difícil acceso.
    Se ha ido sin mi abrazo, sin el de otros muchos, infinitos amigos, y, sobretodo, del de su mujer y del de su querida hijita. Merece una elegía y desde luego mi recuerdo hasta que yo desaparezca.
    Cada mañana al abrir correo no está su mail. Me falta. Supongo que muchos de aquí lo conocíais.

    Por Francisco
    • 15 de abril de 2013 a las 13:08

      Un abrazo, Francisco. Y toda nuestra solidaridad, aunque sabemos que nada alcanzará a cubrir ese vacío.

      Por Ricardo Martinez Llorca