GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Por qué la elegía

La desaparición de alguien en la montaña nos lleva a reflexionar acerca de la necesidad de entonar una elegía. Dada la tristeza, se trata de un momento para la poesía, no para buscar responsabilidades civiles ni censurar la ineptitud o los errores de los guías.

11 de abril de 2013

Entonar una elegía es invocar una censura contra el destino. Es protestar respetando esos silencios que son más callados que el silencio auténtico, que la pura ausencia de sonido.

De repente, un corazón que ha luchado latido a latido acaba por rendirse. Hasta ese momento, la materia que regaba el corazón, con todo aquello de lo que estamos hechos –el agua de las lágrimas, las bocanadas de las sonrisas, las marcas de salvación que son los besos, los abrazos, los desencuentros, la belleza que supimos fraguar a nuestro alrededor, la frase que repetíamos cuando nos sabíamos enamorados– ha sido esclava de una sola causa, que era el amor a la vida.Cuando uno ha compartido su memoria o su deseo con alguna parte de la memoria o del deseo del corazón que acaba de fallar, siente que la muerte también le ha atacado. Se trata de una puñalada a traición. Y la traición es una ofensa que, cuando nos sacude, se lleva por delante muchos recuerdos de madrugadas de bronce, de cielos azules con sus soles duros en las cimas de la montaña, de jilgueros silbando y lagartijas escondiéndose bajo las piedras, de nieve, de viento y de baile vertical contra las rocas.

Caminos de agua.

Javi Gandaki

La Muerte, esa tropa de búfalos de la noche, no tiene compasión. Tampoco con aquellos que amaban a ese corazón que terminó por extenuarse. Es posible reconocer a sus dueños, dado que el rostro se tiñe con la ceniza del dolor. Ese es el maquillaje que caracteriza a la gente que siente la montaña cuando uno de ellos se despide antes de tiempo, recordándonos que el destino es un canalla. Ese es uno de los rasgos de la identidad de grupo de los hombres y mujeres de la montaña: una desaparición es una devastación compartida.

A esto es a lo que se conoce como elegía: una herida ardiendo rodeada de la inmensidad del espacio, de un vacío sideral que resulta un descanso, porque ese vacío es amor.

Grieta en la nieve.

Javi Gandaki

Es probable que una suma de pequeños desastres hayan sido determinantes en el triunfo de la Dama Negra envenenando ese corazón que dejó de latir. Quizá se trata de la misma oscuridad que, tras un suceso de este calado, busca responsabilizar a los guías benévolos. Entonces se extienden entre quienes, en lugar de compartir el duelo, maldicen los errores, expresiones que hablan de ineptitud o de responsabilidad civil. Algo de ponzoña sobrevuela el debate, algo un tanto sucio, como un trago de gasolina de bajo octanaje. ¿De verdad es el momento para llenar los oídos con unas ideas tan ásperas? ¿Por qué acuden, pues, a la montaña quienes reaccionan con un sentido tan prosaico ante ese hachazo invisible? ¿Tan necesario es invocar al enfado?

Quien se reúne con la montaña, con el paisaje, portando unos sentimientos dispuestos a trazar líneas que harían un buen papel en la escala Richter, quienes saben que para disfrutar de la vida hay que estar preparado para la tortura, poseen, aunque sea escondida, esa certeza que enunció Buda: el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es optativo. Por eso los poetas inventaron la elegía. Por eso, porque nos ayuda a sobrevivir a esta certeza, el momento de la elegía es este, es ahora. Y este ahora se repetirá constantemente, recordándonos cuál es nuestro deseo real, qué es aquello tan auténtico que todo el mundo busca: nuestro último anhelo es que en la meta nos aguarde el descanso, el reposo.

accidentes de montaña, guia de montaña

12345 (6 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Comentarios sobre  Por qué la elegía

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 15 de abril de 2013 a las 8:49

    Estoy anonadado con la muerte de Paco Elvira. Era un hombre estupendo, sabio, bondadoso, inteligente y sensato. Una muerte incomprensible.
    Lo conocí hace unos 20 años cuando ambos fotografiábamos un baile de debutantes en el Palacio Imperial de Viena. Luego coincidí con él en unas pocas ocasiones más.
    Cada día recibía un email suyo con la entrada de su blog, el mejor que hasta ahora he conocido; por eso lo seguía, cada entrada era una lección de fotografía, de un tema social, de un viaje, de gastronomía, de amistad y de más cosas.
    Murió en el macizo de Garraf el sábado 30 de Marzo. Había ido a hacer unas fotos. Se despeñó. No se sabe como. Se encontró su cuerpo debajo del acantilado en una zona de difícil acceso.
    Se ha ido sin mi abrazo, sin el de otros muchos, infinitos amigos, y, sobretodo, del de su mujer y del de su querida hijita. Merece una elegía y desde luego mi recuerdo hasta que yo desaparezca.
    Cada mañana al abrir correo no está su mail. Me falta. Supongo que muchos de aquí lo conocíais.

    Por Francisco
    • 15 de abril de 2013 a las 13:08

      Un abrazo, Francisco. Y toda nuestra solidaridad, aunque sabemos que nada alcanzará a cubrir ese vacío.

      Por Ricardo Martinez Llorca