GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

Histórico noticias



Porque necesitamos una lápida donde depositar flores

‘Como si masticaras piedras’ viaja a la República Sprska varios años después del genocidio de Bosnia. Escrito por Wojciech Tochman, es un libro demoledor hasta el escándalo, porque nos recuerda de forma contundente las tragedias que hemos olvidado.

28 de mayo de 2015
Evstafiev, Bosnia.

Mikhail Evstafiev, Wikipedia.

El ejemplo sencillo al que recurren los psicólogos es devastador, pero puede llegar a ser insuficiente. Para representar los efectos del duelo, recurren a la anécdota del niño que vive en una casa desolada. El abuelo murió la noche anterior de un infarto y hoy toda la familia viste de luto y hasta el azul del cielo parece más oscuro. Pasa el día y el niño no alcanza a ver las lágrimas, dado que los adultos tienden a creer que proteger al niño equivale a no compartir el dolor con él, a esconder lo que no debe ser escondido. Al menos esa es la conclusión a la que llega el niño. Al finalizar el día, la familia vuelve a reunirse a la hora de la cena y una de las sillas, la única que tenía un dueño fijo, el abuelo que apoyaba los riñones en un cojín, está vacía. Es entonces cuando los padres le explican al niño que el abuelo ha muerto, que se ha ido a un sitio muy lejos, a reunirse con otros seres queridos en un campo de amapolas que crecen en el anverso de las nubes. El niño mira extrañado a los padres, porque conoce perfectamente lo que es la muerte. Un año antes, sin ir más lejos, falleció el canario que nunca fue sustituido por otro pájaro, y así el salón se quedó con el único ruido de los telediarios. Cuando los padres ya no saben cómo consolar a un niño, que no es consuelo lo que necesita, éste les replica: “Vale, está bien. Lo entiendo perfectamente. Entiendo que el abuelo ha muerto. Lo que no entiendo es que no venga a cenar”.

Wojciech Tochman (Cracovia, 1969) es un periodista polaco que no está dispuesto a dejar a los niños que fuimos sin esa pesadilla que necesitamos conocer: que lo peor de la muerte es que la gente desaparece. Al mismo tiempo, decide que lo peor del genocidio es que también desaparezcan de la memoria del mundo. En este Como si masticaras piedras, viaja a la República Sprska, en Bosnia, varios años después de que tuviera lugar algunas de las matanzas más sangrientas del siglo pasado. Desgarros familiares, crueldad en las violaciones, torturas infernales, regocijo en el asesinato indiscriminado… Todo ello deja un rastro en lo supervivientes, alguno de ellos único miembro vivo de toda una familia. Al margen de los terremotos de desolación que será desde entonces cada año vivido como un dardo de fuego en el interior de las almas de estas personas, Tochman presta atención a la necesidad de encontrar un remanso donde, si no hay paz, exista al menos la posibilidad de desahogarse llorando. Y para ello necesitan una lápida.

Tochman no sólo relata retazos del terror que expresan los vivos; también acompaña a la doctora forense Ewa Klonowski durante su trabajo desenterrando, limpiando, encajando huesos y luego encargando pruebas de ADN para certificar las identificaciones de los cadáveres. El libro es de una contundencia tan lúcida como desgarradora. Tochman despelleja lo que va a relatar de todo lo innecesario, hasta de su propia presencia. Depura la atrocidad con frases breves, con párrafos cortos, con la clarividencia que da el llegar a una conclusión tras tanto viajar a la desolación. Si con dos palabras basta para decir de qué calidad inhumana es un duelo, un odio, una locura, un asesinato, no buscará la tercera para decir nada más. Como si masticaras piedras es un libro de viajes demoledor hasta el escándalo, porque nos recuerda lo que hemos olvidado y nos hace sentir salvajes en ese olvido. Por esa razón debemos leerlo.

Como si masticaras piedras, guerras, libros de viaje, viaje a sarajevo, W. L. Tochman

12345 (4 votos. Media: 3,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Porque necesitamos una lápida donde depositar flores

Comentarios sobre  Porque necesitamos una lápida donde depositar flores

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.