GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

Histórico noticias



Puentes

Los puentes son maravillosos miradores de los horizontes en donde sentimos formar parte del espacio. El puente  representa el esfuerzo por seguir adelante; es lo que une a los otros con nosotros. Tendamos puentes, bajemos el puente levadizo y adentrémonos en el otro lado.

13 de febrero de 2017

Escribe Marilyn Monroe en sus diarios, en sus horas bajas, en sus peores momentos, lo siguiente:

“Ay, maldita sea, me gustaría estar muerta absolutamente no existente―, ausente de aquí, de todas partes. ¿Pero cómo lo haría? Siempre hay puentes, el puente de Brooklyn, pero me encanta ese puente (todo se ve hermoso desde su altura y el aire es tan limpio). Al caminar parece tranquilo, a pesar de tantísimos coches que van como locos por la parte de abajo. Así que tendrá que ser algún otro puente, uno feo y sin vistas, salvo que me gustan en especial todos los puentes. Tienen algo y además nunca he visto un puente feo.”

Ponte Vecchio en Florencia

Carlos Muñoz Gutiérrez.

Sí, tal vez no exista un puente feo. ¿Y qué será ese algo, que Marilyn Monroe dice, que tienen los puentes? En efecto, toda ciudad tiene su puente, o, mejor, deberíamos decir que todo río a su paso por una ciudad tiene su puente. El puente de Brooklyn en New York, el Golden Gate de San Francisco, el puente 25 de Abril (el día de la revolución de los claveles) de Lisboa, el Pont Neuf (que resulta ser el puente más antiguo que conecta el Sena) en París, el Ponte Vecchio de Florencia, el Tower Bridge en Londres y tantos otros que conectan las riberas de los ríos de tantas ciudades. Ahí, desde los romanos, donde hay un puente hay algo que visitar, para cruzarlo lentamente mirando a un lado y a otro las aguas que por debajo transcurren plácida o apresuradamente, ajenas a lo que sobre ellas nos libran de tener que sumergirnos para continuar nuestro camino, para visitar algo que de un modo tan drástico separan. Tal vez ese algo, que Marilyn intuía, que poseen los puentes sea una vía de salvación. No es extraño que no quisiera arrojarse desde un puente para dejar de ser existente. Los puentes, al salvar el vacío que abren las aguas, que en su fluir constante hunden sus orillas cada vez más profundamente, traen la salvación de aquel que debe cruzar al otro lado. Porque en el fondo lo que un puente ofrece es siempre el otro lado, que sin él resulta inaccesible, lejano, distante. El otro lado, lo ajeno y extranjero, siempre perturba y amenaza, siempre amedrenta; así que el puente comunica y vincula, permite que el otro lado desconocido e intransitable forme parte de nosotros. El puente es lo que une a los otros con nosotros. Tender puentes, tendamos puentes, es la metáfora de la comunicación, de establecer vínculos fluidos y sencillos, de conectar territorios, de enlazar a sus gentes, de mezclar sus costumbres y culturas. El puente de la ciudad herzegovina de Mostar, sobre el río Neretva, construido por arquitectos turcos en el siglo XVI y destruido en la guerra de los Balcanes de 1993, es hoy, tras su reconstrucción en 2004, símbolo de reconciliación entre bosnios y herzegovinos.

Puentes de Londres, Cuenca y San Francisco

Carlos Muñoz Gutiérrez.

Pero los puentes son también artefactos de expansión colonial y de dominación. Los romanos tendieron puentes para facilitar el avance imperial de las tropas en sus campañas expansivas. Se inicia construyendo una cabeza de puente y tras ella la invasión avanzará con la rapidez que el puente como vía franca facilita. Como todo lo humano, los puentes tienen también dos caras, la buena y la mala, la que permite el acceso del amigo y la que utilizará el enemigo para una penetración ágil en el territorio a invadir. Porque los puentes son enclaves significados de los territorios, edificaciones estratégicas que hay que proteger o destruir. Aunque nunca queda claro cuándo habrá que hacer una cosa u otra. “Al enemigo, puente de plata”. Quizá el puente nos libre de la amenaza y permita la huida de los agresores. Y si no, destruyamos los puentes tras nuestra huida para obstaculizar nuestra persecución. Puntos débiles y sensibles para unir o para separar, los puentes recuerdan demasiadas batallas que ya es hora de olvidar.

También son elementos del espacio en la medida en que dan continuidad al tránsito. No hay nada más bienvenido que un puente, un vado, una palanca que facilite cruzar el río que corta nuestro camino y nos pone en dificultades. De puente a puente y tiro porque me lleva la corriente. Nuestros ojos buscan en el horizonte la posibilidad del puente cuando un río interrumpe nuestra marcha, cuando su cauce y sus aguas tumultuosas impiden cruzarlo a pecho descubierto y hay tanto que agradecer a sus constructores, si lo dispusieron para seguir caminando. Aunque sea frágil e inseguro, como esos puentes colgantes que conectan los terribles ríos de las más altas montañas o improvisados para sortear grietas en glaciares.

Puente improvisado para sortear una grieta en el glaciar del Baltoro, Pakistán

Carlos Muñoz Gutiérrez.

Los puentes, de este modo, representan el esfuerzo por seguir adelante, tal vez ya solo como pasos como cuando disponemos una fila de piedras que sobresalgan de las aguas en donde ir pisando y evitar la incómoda situación de mojarse los pies. Demandan equilibrio, pero el puente es la manifestación patente del equilibrio, porque se sostiene en el vacío haciendo lleno a éste. Supera colgante el abismo y nos asombran sus arquitecturas, prodigios de la técnica humana por colonizar los territorios, por facilitar la marcha, por comunicar riberas. Y como tales producciones llaman al esmero artístico, a la innovación técnica y estética, a la belleza que Marilyn encontraba en los puentes, porque desde ellos sentimos que una dificultad ha quedado superada y nos ofrece una visión imposible sin su soporte. Los puentes son maravillosos miradores de los horizontes en donde sentimos formar parte del espacio. Estamos dentro de aquello que miramos, estamos inmersos en nuestras miradas porque estamos colocados en el mismo plano del espacio que contemplamos. Estamos entre, de nuevo entre, siempre entre, porque desde el medio aparece lo valioso. Tal vez Marilyn tenía razón: no hay puente feo, aunque dependerá de la intención con que lo crucemos que aquello que une nos acerque o nos distancie.

Tendamos puentes, bajemos el puente levadizo y adentrémonos en el otro lado.

Puentes, Reflexión sobre el paisaje

12345 (2 votos. Media: 4,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Carlos Muñoz Gutiérrez

Comentarios sobre  Puentes

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.