GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

Histórico noticias



¡Queremos tanto al Principito!

En ‘Aviones de papel’, Montse Morata pone mucho oficio y una buena escritura al servicio de una causa justa: reconocer la vida y obra de Antoine de Saint Exupéry más allá de El Principito, ese libro que tanto queremos. Una de aquellas pocas biografías que merece la pena ser leídas.

9 de mayo de 2016

Que lo esencial es invisible a los ojos, que sólo se ve con el corazón lo que de verdad merece la pena ser visto, es una de las grandes mentiras de la historia de la literatura e incluso de la filosofía. Pero una de esas mentiras a las que es imposible no tener cariño. Que lo escribiera Saint Exupéry, que era aviador en un tiempo en que no era posible volar con un ojo vago, que era escritor en la época en que se escribía a pluma sobre cuadernos con tapas de cuero, resulta de lo más paradójico. Y si uno, además, ha leído toda su obra y no sólo El Principito, sabrá que para este hombre la mirada lo era todo, que de su punto de vista, de su perspectiva, era de donde venían las ideas que sugería, más que enunciarlas. Que descubría a través de la mirada, porque ésta era la puerta del alma o el alma, y su punto de vista le orientaba en el mar de sargazos que es la vida, para definir un sentido de la justicia que sólo es creíble si tiene la dosis justa de ingenuidad. O eso, o no hay poesía. Esa mirada era una herramienta a través de la que conocía el planeta, una puerta de entrada y salida, que le llevó a concluir que, por encima de todo, hay que ser sencillo. En eso radicaba su proyecto ético y estético, su humanismo, su escritura, su vuelo, su vida.

Libros de viajeEstas conclusiones sobre Saint Exupéry, que ya intuíamos, son las que persigue Montse Morata en esta biografía crítica del escritor francés. Morata escribe bien, muy bien, aunque en ocasiones su música debería variar un tono, al tiempo que varía la actitud de Saint Exupéry en el episodio que menciona. No plantea ninguna estructura arriesgada, pero sí se permite, cuando es conveniente, los saltos temporales sin que perdamos el hilo cronológico de la vida de adulto de Saint Exupéry, que es la que ocupa casi toda la obra. Y esos saltos temporales generalmente tienen por destino la infancia, el niño que seguía siendo. Porque la infancia es algo que siempre nos está ocurriendo, aunque sea porque siempre nos ocurre su ausencia. Y así va desgranando esa vida llena de pequeñas cosas comunes, sin pretensiones de hipérbole, que llevó el autor de El Principito y Tierra de los hombres, esas que nos hacen felices o desdichados, que, en nuestro país, a quien más puede recordar es a Antonio Machado. Estas dos obras son a las que más recurre Morata para establecer puentes entre las dos creaciones de Saint Exupéry: su literatura y su vida. Porque era una de esas personas que tenía la impresión de no encajar en el mundo, de ser una pieza de otro puzle, y por tanto la necesidad de inventarse. Algo frecuente en las personas a las que les afecta tanto la reacción de los demás. A su socorro llegaron las experiencias atravesando los Andes en plena tormenta, o quedar varado en medio del Sáhara, la Guerra Civil española y su activismo en la Segunda Guerra Mundial.

Pero esos registros pertenecen a la gran historia. Esta biografía nos habla del hombre que disfrutaba en las tertulias, del soñador que hubiera deseado que cocinar una tortilla fuera algo lírico, de ese buscador de hombres y, en consecuencia, de ese poso de tristeza. La relación emocional con los animales que mantuvo durante su niñez, su patria, será su refugio en los tiempos del cólera. Lo que de pequeño significó el juego, de mayor lo sustituyó un hedonismo empeñado en ser compatible con la generosidad. Y con el perfeccionismo a la hora de escribir. Su formación literaria sería algo así como la formación pictórica de Rousseau, el Aduanero. Manteniéndose al margen de la vida cultural, inventando su propia obra. En una época en la que se imponía la musculatura de la prosa de autores como Malraux, Saint Exupéry se empeñaba en ser legible. Ninguna de sus analogías es difícil de reconocer. Eso es lo que nos descubre Morata sobre Saint Exupéry. Eso y su camaradería, su amistad, cómo disfrutaba idealizando, observando que la aventura verdadera será la aventura poética. Y que la libertad real es la del pensamiento, pero su expresión está en el movimiento. De ahí que volar diera sentido a su vida.

Antoine de Saint-Exupéry, aviacion, Aviones de papel, Biografía, libros de viaje, Montse Morata

12345 (2 votos. Media: 4,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  ¡Queremos tanto al Principito!

Comentarios sobre  ¡Queremos tanto al Principito!

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.