Azímut

29 de mayo de 2017
“Venecia quizá se aferra más a uno por no tener polvo que por cualquier otro ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Hijos del Nilo

XAVIER ALDEKOA

Editorial: PENINSULA
Lugar: BARCELONA
Año: 0
Páginas: 312
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
El Nilo siempre ha tenido quien le escriba y ha dado relatos magníficos. Los dos nilos, blanco y azul  de Alan Moorehead y las páginas que le ha dedicado Javier Reverte son algunos clásicos, pero el periodista Xavier Aldecoa vuelve  a recorrer sus orillas con otro  propósito: el del cronista a la búsqueda de pequeñas historias que nos  desvelen a  nosotros, los lectores, las circunstancias actuales  de los pueblos asentados en sus orillas. Como nos dice el autor "el Nilo sigue siendo cuna del mestizaje de las grandes culturas africanas y mediterráneas de ayer y hoy", y por ello todos somos hijos de sus aguas, todos  compartimos la lucha contra sus dictaduras, contra la desigualdad y los mismos anhelos de libertad y progreso.
Noticias en la Línea
  • Los tesoros de la Hispanic Society

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Hispanic Society of America posee la mayor colección estadounidense de cartas náuticas y atlas manuscritos mediterráneos del XVI y XVII, y la cuarta colección del mundo. Obras de arte como el grandioso Mapamundi de Giovanni Vespucciun, un plano indígena de Tequaltiche o un Manual de instrucciones náuticas y astronómicas para uso de la Universidad de Mareantes que pueden verse ―entre otras muchísimas joyas― en el Museo del Prado hasta el próximo 10 de septiembre. Piezas únicas ...[Leer más]

  • Las maletas de Walter Benjamin

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Salir de casa como un llegar de lejos; descubrir ese mundo en que se vive..." Walter Benjamin abandona París en mayo de 1940. Ya tiene el visado para entrar a Estados Unidos, pero la única manera de salir de Francia es de forma clandestina a través de las montañas. Así es como el escritor llega a Portbou, cruzando los Pirineos con una maleta donde, se cree, llevaba sus Tesis de la Filosofía de la Historia. En ellas se han inspirado los artistas que han participado en este proyecto ...[Leer más]

  • Watkins, el paisaje de Estados Unidos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición fotográficaDicen que Abraham Lincoln firmó una ley para proteger Yosemite después de ver las fotografías que tomó Carleton Watkins. Unas fotografías que también fascinaron a su amigo Joaquín Sorolla —"Amigo buenísimo mío. Hoy llegaron a mi poder las hermosas fotografías de California, un acicate enérgico. ¡Hay que pintar América!"— y que también nos han fascinado a nosotros. Pueden verse en la Casa América de Madrid hasta el 20 de julio.

  • Los caminos de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    África existía mucho antes de que los occidentales la descubrieran y colonizaran. Una obviedad que a veces conviene recordar con exposiciones como la que puede verse hasta el 12 de noviembre en el Museo Quai  Branly de París.  Esculturas, piezas de orfebrería y marfil, pinturas rupestres como las de Oued Djerat... atestiguan que el comercio panafricano y extrafricano comenzó hace milenios, a través de rutas fluviales, terrestres y marítimas. Ahí están, como ejemplo, las porcelanas ...[Leer más]

  • Mujeres del Congo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La violencia sexual contra las mujeres es en la República Democrática del Congo un arma de guerra. Así lo denuncian las fotógrafas Isabel Muñoz y Concha Casajús en una exposición que puede verse hasta el 18 de junio en el Museo Nacional de Antropología. Cada retrato cuenta una historia en su mirada: la de Charlotte Luttala, madre adoptiva de once niños abandonados; la de Eugenie Bitondo, viuda víctima de una violación colectiva; o la de Mayuma Byantabo: sus hijos murieron ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte




Realidad y deseo

A partir de su vida personal, a caballo entre Nueva York y Mumbai, Mehta construye una hermosa reflexión sobre lo que supone vivir en una gran ciudad, y lo que debería suponer. Entre la realidad y el deseo, que es el relato que hacemos de ella, se mueve ‘La vida secreta de las ciudades’.

27 de marzo de 2017

Cuenta, hacia el final de esta reflexión que nadie debería perderse, Suketu Mehta (Calcuta, 1963) que durante las inundaciones que tuvieron lugar en Bombay hace unos años, la gente cooperó para salvarse unos a otros. A la par, coteja la situación con el Nueva Orleans durante y después del Katrina, arrasado por hordas de delincuentes. La situación se asemeja al gran apagón de Nueva York, en el que se produjeron miles de actos de vandalismo y hasta demasiadas violaciones, en tanto que, durante el gran apagón del Cairo, la gente permaneció en calma. La actitud de los habitantes de Bombay o del Cairo nos recuerda a los principios de cooperación y moral que, recientemente, Sebastian Junger defendía como los que definen una tribu. En Bombay la gente se comportó como miembros de una tribu, en tanto que en Nueva Orleans como ciudadanos de un Estado. Los habitantes de Nueva Orleans esperaban que el Estado viniera a solucionarles los problemas, en tanto que los indios sabían que, o confiaban en el vecino, o eran víctimas seguras del terror de los fenómenos naturales. Dicho de otro modo, en una ciudad en la que hasta hace bien poco las castas dividían en horizontal a la gente, en una ciudad de más de veinte millones de habitantes, todavía existe el concepto tribu. Ese es el que hace que Mehta sea un habitante de dos ciudades: Nueva York y Bombay.

Pero antes nos ha llenado la ciudad con pequeñas historias. En primer lugar, con las vidas de los nuevos habitantes, que son los que han construido las urbes tan desproporcionadas. Y estos son, a la fuerza, inmigrantes. El que migra está sujeto al engaño. Así pues, la mentira es parte fundacional de la ciudad. O al menos de la ciudad impresionista, frente a la ciudad estadística. Mehta habla de los escribientes que en Bombay sirven a los inmigrantes analfabetos para dirigir cartas a sus familias. Los clientes son prostitutas, por ejemplo, que crean personajes de teleoperadoras. El anonimato de la ciudad les permite inventar el personaje. Pero en la ciudad también viven teleoperadoras, con lo cual coexisten dos ciudades, la de la ley y la ilegal. Mehta sostiene que quienes evaden, violan o sortean la ley llevan la delantera. Al fin y al cabo, la ciudad se ha asociado al pecado con mucha frecuencia. Tanta como lo rural al recuerdo. Pero las prostitutas o los que limpian alcantarillas siguen luchando por alcanzar las promesas de la ciudad, que son su relato y su ruptura de tabúes.

Mehta se detiene en el fenómeno de la migración a la ciudad y su afección sobre el mundo. Dado que la mayoría de los migrantes actuales son mujeres, el planeta se está llenando de niños huérfanos. Y se pregunta cómo se recompone el migrante del desplazamiento, si es que esta reinvención es posible. Es entonces cuando recurre a la literatura. Si algo explica a las ciudades mejor que la estadística, es la novela y las complejidades morales de la novela. El escritor atiende al choque de civilizaciones, a la política comercial y a los asuntos amorosos o la canción preferida del personaje. Y elige un paradigma de ciudad repleta de conflictos, que son las ciudades brasileñas, donde la delincuencia está a la orden del día, hasta el punto de que si no es por ella, por los cabecillas de las delincuencia, la ciudad caería en el desorden.

La vida secreta de las ciudades. Suketu Mehta.

Pero la ciudad, o al menos la ciudad que cada uno de nosotros concibe, es en realidad la gente. O la ausencia de gente. De hecho, a su juicio, las ciudades que lideran el estado de bienestar ―Canberra, Ginebra, Calgary― son mortalmente aburridas. Carecen de inmigrantes, de pobres que cooperarán en caso de que un fenómeno natural les lleve a la ruina. Incluso carecen de la exclusión por exceso de éxito, algo que puede suceder en Nueva York, donde el parque de viviendas de la zona de moda se dispara en el mercado inmobiliario. Con todas estas premisas sobre la mesa, Mehta explica la razón que le ha llevado a convertirse en lo que él denomina como un interlocal, alguien que vive entre dos ciudades: Nueva York y Bombay. Porque vivir siempre en Luxemburgo, sin ir más lejos, debe ser mortalmente aburrido.

inmigracion, La vida secreta de las ciudades, libros de viaje, literatura de viaje, Suketu Mehta, viaje a mumbai, viaje a nueva york

12345 (2 votos. Media: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Realidad y deseo

Comentarios sobre  Realidad y deseo

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.