GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Reflexiones sobre el Paisaje: Descampados

El Descampado es un espacio despoblado en el interior de las poblaciones humanas. Una oportunidad para que el mundo natural recupere sus posesiones arrebatadas. Rápidamente vemos un proceso de colonización de plantas oportunistas iniciando una tímida batalla. Al final, el descampado gana.

24 de junio de 2019

Todos tenemos alguna experiencia, algún recuerdo, algún acto secreto, juegos infantiles, temores nocturnos, encuentros inesperados en los descampados que pueblan nuestras ciudades.

El Descampado o escampado, que parece que puede también decirse de este modo, es un espacio despoblado en el interior de las poblaciones humanas. No es naturaleza, no es un terreno en barbecho, ni un erial porque su explotación agrícola haya sido abandonada; no, es la resultante bien de un proceso de urbanización no concluido bien de la ruina de las ruinas que el abandono de su uso ha producido. Encontramos descampados allí donde la ciudad se expande, pero también allí donde envejece. Como tal, es una oportunidad para que el mundo natural recupere sus posesiones arrebatadas por la expansión humana. Rápidamente vemos un proceso de colonización de plantas oportunistas, las más resistentes, la vanguardia que se enfrenta a las situaciones más hostiles y adversas y cuya supervivencia es improbable y puesta en peligro por los movimientos inmobiliarios, desarrollos urbanísticos o por cualquier otra ocurrencia de índole social que le pueda surgir a sus propietarios. Porque todo descampado tiene un dueño.

Descampado en la ciudad

Individual o social, entonces, el descampado está a merced de la imaginación humana. Bien es cierto que todo está a nuestra merced, pero el descampado lo está a la voluntad de cualquiera. Porque, aunque con dueño, es un lugar sin cuidado, descuidado y abierto a todo tipo de usos. Uno puede tirar su basura y pronto se convertirá en una escombrera, convertirlo en patio de recreo, hacer realidad los deseos más secretos, los vicios más perversos, los actos más viles. Porque todos saben que es un lugar descuidado y disponible a la voluntad de cualquiera, produce temor y desconfianza, son trayectos a evitar y no es extraño encontrarlos vallados para evitar que materialicemos nuestros deseos. Aunque pronto las vallas se integran en la ruina de ruinas y de poco sirven.

En términos metafísicos, podríamos decir que es un agujero en el continuo habitable, un hueco, una nada que interrumpe la vida urbana.

Hasta el nombre es equívoco o, sencillamente, incorrecto. Desurbanizado, despoblado, incluso campado, serían palabras que refieren mejor el hecho de encontrar un campo dejado a su suerte, sin nada, en el interior del espacio que los hombres habitan. Más que paisaje, parece un no lugar, de esos que nos descubrió Marc Augé; pero los no lugares nos acompañan tan intensamente como nuestros lugares más familiares o cotidianos, quizá más inconscientemente, más silenciosamente; pero su persistencia en nuestras vidas puede resultar desde traumatizante hasta excitante. Porque el descampado no tiene más uso, hasta que sea urbanísticamente recuperado, que el que la imaginación le concede. Por eso son barómetros sociológicos muy interesantes sobre a qué se dedican los seres humanos cuando sus obligaciones o actividades en los lugares de trabajo o de labor ya han cesado o cuando su lugar de residencia se vuelve sombrío o agobiante.

Descampado convertido en parking

El descampado es un síntoma, pero no queda nada claro de qué, es un síntoma polisémico. Para el niño que juega es el síntoma de una ciudad sin dotación de parques infantiles; para los amantes que dan cita a su amor secreto es síntoma de esa precariedad que todo amante tiene cuando el amor empieza y se debe mantener en secreto. Para el que añade deterioro al deterioro, no es más que un guarro; pero para el criminal que esconde su crimen o para el delincuente que lo perpetra es un lugar idóneo. Nos descubre nuestros miedos más persistentes, pues el miedo es siempre más un miedo al miedo que la constancia de una amenaza real que debe disipar el miedo e iniciar la acción, porque cuando nadie hay, ningún daño puede provocarse, pero cuando nadie hay, la posible aparición entre las sombras en las noches silenciosas de alguien es lo que dispara el temor. La imaginación que piensa amenazas es la peor combinación que puede darse con el descampado. Por lo demás, es más frecuente que se conviertan en aparcamientos improvisados de coches que delatan la expansión irrefrenable de estos artefactos que las calles ya no pueden albergar o que sus conductores no pueden pagar un espacio en donde depositar su vehículo una vez que los motores se paran o en retretes de perros, cuando sus dueños los sacan a pasear a ese espacio cercano y descuidado. Ruina a la ruina, desperdicio al desperdicio, y entre esto una naturaleza tímida que inicia una batalla, una nueva batalla ya eterna entre la vida social humana y la vida en una guerra interminable por el territorio, como son siempre las guerras y en las que, paradójicamente, los descampados ganan. Al final, el descampado es el vencedor de alguna guerra declarada por rivales que no supieron detenerla.

descampados, reflexiones sobre el paisaje

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Carlos Muñoz Gutiérrez

Comentarios sobre  Reflexiones sobre el Paisaje: Descampados

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.