GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Reflexiones sobre el Paisaje: El Bosque II

Un bosque es un misterio, un mito donde los pájaros cantan y los líquenes avanzan asentándose en el territorio sin pausa. Un laberinto mágico donde el viento, las orquídeas y las abejas forman parte de una compleja red de relaciones en la que se pierde el horizonte.

1 de febrero de 2013

Tomamos un camino, un camino de bosque, pronto se estrecha en sendero, pronto se pierde devorado por la vegetación. Estamos perdidos en un bosque, como vaticinábamos. No hay horizonte, todo es espesura poblada por infinidad de relaciones de elementos variables y, sin embargo, ante nuestros ojos se muestra una calma tensa, nada se mueve y la imagen nos ofrece una quietud de años, quizá siglos.

Bosque-nuboso-de-Costa-Rica

Carlos Muñoz Gutiérrez.

Sin embargo, los líquenes avanzan sin pausa, el musgo tapiza más extensión de piedras y de troncos, la humedad pudre las ramas desprendidas de los troncos y un sonido nos alerta. El canto de un pájaro, una piña que cae del pino, un incremento de la velocidad del viento hace crujir las copas de los árboles. No aterra, pero inquieta. Muchos elementos variables moviéndose a velocidades variables, intercambian flujos, signos, encuentros: un bosque, un acontecimiento.

El encuentro de algunos de estos elementos produce vida; el de otros, muerte. Una vida, una muerte, acontecimientos singulares felices o fatídicos entre elementos. Siempre entre. Lo que se produce es siempre en el medio, en el devenir de uno en el otro, en un momento del tiempo, súbita o progresivamente, de una vez por todas o una vez más. Un bosque es fundamentalmente una compleja red de relaciones que se extiende en todas direcciones y a velocidades diversas. Desde las raíces de los árboles y de las plantas que lo constituyen hasta sus copas que buscan la luz que les vincula y condiciona.

El bosque es acción. No sólo la acción que contiene, por la que el pito real encuentra su insecto en el tronco del pino cuando persevera en su repetida acción de horadar la madera, una vez más. Ni tampoco cuando el búho se abalanza sobre el pequeño ratón o sobre la musaraña, imprevisto, a la máxima velocidad, en la oscuridad de la noche, desde la más profunda de las alturas. La última vez para la musaraña, una vez más para el búho; vida para éste, muerte para aquel.

Carlos Muñoz Gutiérrez.

El bosque es la acción de todos estos movimientos y estrategias, pero también del lento y constante avance de la humedad y de la corrupción, de la luz y del viento, de las bacterias que pueblan el suelo y de los insectos que revolotean el aire. Más allá de la lucha por la supervivencia que mostraría el bosque como escenario de las sangrientas batallas de sus pobladores, el bosque es la red viva autopoiética en donde se producen simbiosis y alianzas. Un bosque, un acontecimiento, en donde ocurren muerte y vida, es, en un nivel superior, en su potencia, una vida misma.

Hace ya un año y unos meses (el 22 de noviembre de 2011) que Lynn Margulis nos dejó. La microbióloga, que entró en la escena de la biología académica dominada por los neodarwinistas, propuso, para su tiempo, teorías que fueron calificadas de absurdas o casi bromas para la comunidad académica del momento. No sólo se permitía revisar lo que había adquirido el carácter de axioma, el darwinismo; sino que en su repaso de los procesos evolutivos decía cosas tales como que las células eucariotas son el resultado del proceso de fagocitación de una célula procariota por otra (endosimbiosis serial). La evolución ya no era la lucha por la supervivencia que, de modo progresivo y constante , hacía evolucionar a las poblaciones hasta ajustarse al filtro de la selección natural, sino que, en determinados momentos, explosiones de creatividad hacían emerger una realidad nueva que debería examinarse ante la exigencia del medio. Una célula se comió a otra y,  en vez de digerirla y engordar, comprendieron que podían ponerse a trabajar juntas, dividir funciones, abarcar más campo y sobrevivir mejor. De repente, algo nuevo había sucedido, un nuevo ser resultante de la relación de otros. Un todo mayor que las partes que lo conformaron.

Orquídea

Carlos Muñoz Gutiérrez.

Así, el viento lleva una semilla de orquídea al hueco de un árbol, anida y crece a merced del agua que recoge la oquedad, de la luz que arriba alcanza y abajo se debilita hasta su sombra. Y pronto abre la flor que se exhibe a la abeja. La orquídea, una planta epifita que se apoya en el árbol, aparenta una imagen de abeja en su aparato reproductor y la abeja copula con la flor. Se produce un devenir-abeja de la orquídea y un devenir-orquídea de la abeja. La abeja deviene una parte del aparato reproductivo de la orquídea y la orquídea deviene órgano sexual para la abeja. Hay también evoluciones a-paralelas de dos seres que no tienen absolutamente nada que ver el uno con el otro. El bosque es el conjunto de todos estos devenires, de todas estas evoluciones a-paralelas, de simbiosis y parasitismos, de representaciones e imitaciones, de velocidades absolutas y de lentos e imperceptibles avances.

Como en la ciudad, en el bosque cada ser busca convertir la tierra en territorio. Unos anidan entre las ramas de los árboles y emiten sus cantos territoriales; otros, como el cuco, se aprovechan del nido y del cuidado ajeno para sacar adelante a sus crías,  y las ardillas habitan los huecos que los pitos trabajosamente producen. Plantas trepadores se sirven de troncos bien firmes, y en un abrazo los estrangulan hasta su muerte. Por ellas ascienden legiones de hormigas que recolectan las sustancias que han de alimentar a su reina en las profundidades de la tierra, donde han edificado su territorio. Y la lluvia, si es que las nubes no lo impiden, se desliza entre las hojas conformando un hilo que crecerá en arroyo y, por el medio, engordará su cauce y devendrá río. Porque, en los bosques nubosos del trópico, no hace falta que llueva para que la humedad se extienda y fertilice la tierra.

Carlos Muñoz Gutiérrez.

Un bosque es un todo en donde se organizan sus partes en una cadena sin comienzo ni fin, en un laberinto. Y aquí, perdidos en el laberinto, entiendo que no se desvela una presencia: se padece, se combate, se experimenta. Te sobresalta el ataque depredador o te acuna el canto del pájaro. Un bosque escapa a su representación, y por eso es el origen del mito, de la magia, del misterio.

Un bosque es un misterio.

Bosque, reflexiones sobre el paisaje

12345 (2 votos. Media: 3,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Carlos Muñoz Gutiérrez

Comentarios sobre  Reflexiones sobre el Paisaje: El Bosque II

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.