GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Se prohíbe ir al Polo Sur… en patinete

Los adelantos técnicos hacen más accesible la repetición de algunas de las más grandes gestas de la exploración, acometidas por hombres tan legendarios como Amundsen o Scott. Pero quizá haya que reflexionar sobre el sentido de algunas expediciones polares en la actualidad.

2 de marzo de 2015

Hace poco rememoramos en su centenario la legendaria carrera que protagonizaron Amundsen y Scott por alcanzar el Polo Sur. Fue tal la dureza de aquella gesta que hasta casi cincuenta años después nadie se atrevió a volver a intentarlo. Y ese envite lo realizó nada menos que Edmund Hillary, el conquistador del Everest, junto a Vivian Fuchs, otro de los grandes de la exploración antártica.

 

Nuevos tiempos, nuevos medios

Pero desde entonces, con los adelantos técnicos en materiales, equipos, comunicaciones y transporte, las cosas han cambiado mucho. El peso de víveres y equipamiento se ha reducido tanto que ya no son necesarios muchos hombres y animales para garantizar la logística; uno mismo puede tirar de un pequeño trineo cargado con todo lo necesario para dos meses de travesía.

Además, tenemos comunicaciones vía satélite, GPS para saber dónde estamos, mapas detallados y fotos precisas de las dificultades geográficas, pronósticos meteorológicos, transportes para dejarnos depósitos de comida… y sobre todo, si las cosas se ponen difíciles, posibilidad de ser rescatados (aunque la Antártida no es la Sierra de Madrid: un rescate allí no es siempre factible y, por supuesto, implica grandes riesgos).

En cualquier caso, todo lo anterior no merma la grandeza de la aventura que supone tratar de alcanzar el Polo Sur, sobre todo si se hace siguiendo un procedimiento similar al de aquellos pioneros, es decir, esquiando y cargando. Porque ahora, por si alguien no lo sabe, te pueden llevar en avión hasta el Polo Sur, hacerte una foto allí, y regresar en avión. Lo único que necesitas es estar dispuesto a gastarte unos cuarenta mil euros.

¿Sólo para unos pocos?

Personalmente, y aunque he estado en la Antártida media docena de veces, no soy de ese grupo de puristas que claman porque aquel inmenso continente sea un territorio completamente cerrado, donde únicamente puedan acceder científicos para realizar sus investigaciones. Creo que, con las limitaciones necesarias –que no vienen al caso ahora comentar– debe estar abierto a otras personas.

Por lo tanto, me produce una emoción especial cuando sale una nueva expedición dispuesta a recorrer casi mil kilómetros, a veces en solitario, para alcanzar tan mítico lugar. Sin ser exhaustivo, me gustaría recordar a los españoles Chus Lago y Albert Bosch, que hicieron ese recorrido en solitario, o Ramón Larramendi, que cruzó la Antártida en un trineo tirado por el viento.

También al grupo de ciegos que llegaron al Polo Sur hace un par de años y los diferentes grupos que repitieron la marcha de Amundsen y Scott el año de su centenario. Los seres humanos somos así y nos gustan ese tipo de desafíos que ya no reportan nada a la historia de la exploración, pero que nos enriquecen como personas. En definitiva, no seré yo quien levante mi pluma para anatemizar estas aventuras.

Trineo cometa en la Antártida.

Tierras Polares.

 

Con los vehículos más peregrinos

Sin embargo, algo dentro de mí parece rechinar cuando una expedición se enfrenta al mismo desafío de alcanzar ese punto del planeta, pero pretende arrogarse un mérito adicional, para lo cual aduce que será la primera vez en realizar tal recorrido sirviéndose de algo distinto a todo lo hasta ahora utilizado.

Como, por ejemplo, en la pasada temporada, cuando una holandesa (madre, actriz y directora) decidió llegar al Polo Sur en… tractor. Sí, en tractor, como uno de esos con los que trabajan nuestros agricultores sus campos, aunque acondicionado para la ocasión.

O cuando, hace un par de años, tres expediciones distintas decidieron llegar al Polo Sur en… bicicleta. En este caso, la aventura dio lugar a una polémica considerable, dado que la primera en llegar, una británica, no lo hizo manejando una bicicleta sino en un triciclo; al que le siguió un español que, aunque sí llegó en bicicleta, realizó una considerable parte del trayecto utilizando esquíes; finalmente, el tercero en llegar, un norteamericano, sí lo hizo íntegramente pedaleando.

 

¿Aventura deportiva o excentricidad?

Personalmente, no tengo nada en contra con que cada uno haga lo que quiera con tal de que no moleste al prójimo. Por mí, cada cual es muy libre de poder elegir el método de transporte que mejor se adapte a su personalidad, y no me importa que lleguen al Polo en patinete, a la pata coja, sobre zancos o calzando madreñas.

Aunque sí me molesta un poco la notoriedad que quieren conseguir con ello y que, en algunos casos, deja de ser una aventura deportiva personal para convertirse en un espectáculo publicitario o circense. Así la llamada “chica del tractor”, como lógicamente se la conoce a la holandesa, hizo todo el recorrido acompañada por siete personas, la mayor parte a cargo de las filmaciones que la iban a inmortalizar.

Quizá la culpa de estas excentricidades las tengamos todos nosotros, porque prestamos demasiada atención a estas actividades que, más que emular las odiseas de aquellos grandes exploradores, son una pantomima publicitaria de sus protagonistas y sus patrocinadores.

Estoy seguro de que si los medios de comunicación, entre los que ahora mismo me incluyo, no se hicieran eco de este tipo de noticias, los patrocinadores dejarían de facilitarle los medios para hacer este tipo de actividades que tienen más de lucimiento personal que de aventura deportiva.

Ah, se me olvidaba: Estoy organizando la “Primera travesía de la Antártida bailando la conga”. Lo digo por si alguien quiere apuntarse.

edmund hillary, exploraciones polares, polo Sur, roald amundsen, robert falcon scott, viaje a la antartida

12345 (9 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Javier Cacho

Comentarios sobre  Se prohíbe ir al Polo Sur… en patinete

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.