GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Secretos modernos de faraón

Desde el hotel Old Cataract, Agatha Christie tomaba notas para su novela ‘Muerte en el Nilo’ y Howard Carter anunció al mundo el descubrimiento de la tumba de Tutankamón. El zar Nicolás II, Winston Churchill o Margaret Tatcher fueron otros de sus históricos huéspedes.

15 de septiembre de 2016

Las tierras altas de Kenia, el subcontinente indio del virreinato con mosquitera y, sobre todo, el Valle del Nilo bajo ventiladores de aspa. Tres fueron los aposentos geográficos que al imperio colonial británico le vinieron como anillo al dedo, no sólo a la hora de importar materias primas y comerciar, sino en cuanto al modus vivendi de sus lores allí desplazados, a cuerpo de bwana, marajá y faraón, respectivamente.

La inversión del Reino Unido en vías férreas, acantonamientos militares, mercaderes y espías sigue dando buenos réditos en Egipto. A diferencia de lo que hicieron España y Portugal en sus dominios de ultramar, Gran Bretaña no mandó misioneros al país de los faraones para abrir trocha en son de paz y explotación. Fueron sus arqueólogos los encargados de manejar la fe y la mística nativas a favor de inventario, desenterrando el antiguo culto a Isis y Osiris. Gracias a ellos, a día de hoy hace caja el British Museum y Egipto tiene Londres como capital, en cuanto a riqueza patrimonial.

Por las mismas, sería un error, aquí y ahora, buscar lo más singular de la estética victoriana en la city, entre hooligans y gentlemen. La arquitectura monumental del viejo Londres, a principios del siglo pasado, también viajó por su parte a Egipto, hasta entrar en conserva. El Sofitel Legend Old Cataract da buena cuenta de ello. No en vano, eleva su impecable estatura a orillas del Nilo, frente a la isla Elefantina, que divinizó los poderes fluviales de la catarata y la inundación para fertilizar cuencas agrícolas, atribuyéndoselos al panteón de Khnum.

Viaje a Egipto. Hoteles históricos

Dicen las lenguas que las dinastías faraónicas hallaban límite a su civilización, con el rompeolas de los bancos graníticos a su curso, en latitud norte, no lejos de donde se edificó el Old Cataract el año 1899. Allí terminaba el fértil valle del río sagrado, dando paso al desierto nubio. Muy lógico tal razonamiento de la leyenda si consideramos que, corriente a favor, llegaban enseres, invenciones y tecnología de utillaje al Mediterráneo, mucho antes de que Alejandro Magno y los césares lo navegaran con estandartes y escudería. También los mandarines de la China tachaban de barbarie cuanto existía extramuros de su Gran Muralla. Es más, puede que así se explique por qué tanto mandatario mundial se alojó en las suites reales del Old Cataract, por momentos palacio de su majestad Faruq, rey de Egipto y el Sudán, soberano de Kordorfan, Darfur y Nubia, de 1936 a 1952. El Agha Khan, el Zar Nicolás de Rusia, Winston Churchill y el duque de Connaught, entre otros, se dejaron querer por los protocolos finiseculares del hotel cuando la revolución industrial europea del siglo XIX llevó el refinamiento a lejanos confines de sus metrópolis. La maquinaria de vapor ya se las arreglaba sola para trasladar maîtres, vajillas de porcelana y pomos de nácar que abriesen puertas al lujo allende los mares. Qué no llegó en vagones y sibilantes trasbordadores a las profundidades celestiales de Egipto, entendiendo por celestial el cielo del mejor paladar.

Dos artistas de los sentidos, con escuela de gusto galo, asumieron la responsabilidad de trasladar el aura del Old Catract a nuestros días. La interiorista Sybille de Margerie, a la hora de soterrar, disimular o camuflar los cables de la high-tech de última generación en su apariencia siempre señorial. Mandos a distancia, wifi y sensores eléctricos, aparte de las instalaciones de su spa. Jean Claude Ellena, a cargo de sus nuevos aromas, evocadores de antiguos y futuros esplendores al patentar allí su fragancia de alta perfumería, con el rótulo “Jardin sur le Cero”. Se necesitaban semejantes puestas a punto para explicar que Agatha Christie tomase notas en su terraza un siglo atrás, la novela Muerte en el Nilo en la cabeza, sin saber que su adaptación al cine no se apartaría de tan magníficas localizaciones frente al Nilo.

La atmósfera cautivadora del lugar bien puede llevarte a morir de bienestar o de recuerdos ajenos en una interminable siesta, tras la mano de sus chefs para la cocina oriental y antes del té bajo puntualidad y servicio british. La presa de Asuán, en cuya región se ubica este sofitel, se vuelve toda una sorpresa en tiempos de hotel-boutique. Añade lustre y profundidad de campo al hospedaje funcional de la cadena. Te atrapa, presa de recuerdos nunca vividos y siempre deseados. Tal vez por eso Lord Carnavon y Carter anunciaron al mundo —desde su sunset terrace, la misma frecuentada por Agatha Christie— el descubrimiento de la tumba de Tutankamón.

De cualquier forma, alojada en el Old Cataract, la novelista de serie negra poseía terraza privada en su apartamento de ciento sesenta y cinco metros cuadrados, hoy denominado Suite Agatha Christie, con el escritorio original que poseía. Cincuenta metros cuadrados mide la Suite Aga Khan, con vistas a las falucas del Nilo y a los jardines privados del hotel. Ochenta, la de Wiston Churchill. Las ocho suites incluidas en las ciento treinta y dos habitaciones del hotel lucen mobiliario francés en el baño. Tres plantas eleva en granito rosa este baluarte bon vivant sobre su promontorio, plantas a las que se accede en ascensor de madera conducido por un botones de origen nubio. Todo un viaje en el tiempo, rumbo al séptimo cielo.  Lo demás, el elegante swing de su piano bar, el gin tonic del Promenade y las brazadas en su piscina cubierta o descubierta no suman sino enteros a semejante sensación. Un estado de gracia que encuentra tenedor y cuchillo en el Restaurante 1902, bajo arcadas orientalistas, para metabolizarlo todo. El cielo, en efecto, lo ha de ser del paladar.

agatha christie, asuán, hoteles historicos, old cataract hotel, viaje a egipto

12345 (7 votos. Media: 4,86 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Maurilio de Miguel

Libros relacionados con  Secretos modernos de faraón

Comentarios sobre  Secretos modernos de faraón

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.