GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

Histórico noticias



Self-service entre hospitalarias ruinas

El hotel Granada de Maracaibo alojó a figuras de la talla de Carlos Gardel, Libertad Lamarque, Mario Moreno “Cantinflas”, el boxeador Joe Luis y a tantas otras leyendas del deporte y la farándula. Declarado Patrimonio Cultural en 1990, las ruinas del inmueble han caído en el olvido.

22 de octubre de 2019

Los tiempos modernos no conocieron la piedad hacia el Hotel Granada, pese a la ampliación de su capacidad y mejora del servicio. Venía de alojar a los magnates petroleros de entreguerras y sus hijos le certificaron la defunción. Mandaba en los años sesenta de Maracaibo, una nueva generación hi-tech de alojamientos. Quien a hierro mata a hierro muere…Tres años había durado el Dalis Hotel, capricho de la millonaria norteamericana que le dio nombre, antes de ser remodelado y rebautizado como Hotel Granada en 1935. Servio Tulio Faria fue su primer gestor, imaginando una clientela de postín, en la confluencia de la carretera La Unión y la Avenida Bella Vista, rumbo a las playas de El Milagro.

Algunas de las ampliaciones con que el Hotel Granada trató de mantenerse à la page se atribuyen a Leon Jerome Hoet, ingeniero belga sin prejuicios a la hora del eclecticismo, mezclando geometrías orientalistas y balaustradas con columnas de capitel jónico. Los detalles modernistas, art decó, neomudéjar y mediterráneo se ensamblan en sus frisos, revoques y arcadas con total naturalidad, la misma con la que su escalera central comunica cuatro pisos. Sesenta y siete habitaciones había en ellos, ocupadas a cada tanto por el petrodólar de pajarita, cuando no por celebridades con mucha pegada, como los boxeadores norteamericanos Rocky Marciano y Joe Louis. Además, el hotel hizo sitio de honor a la actriz Libertad Lamarque, la “novia de América”. Así mismo se lo hizo a la cantante veracruzana Toña la Negra y a Mario Moreno “Cantinflas”.

También la época de esplendor en el Hotel Granada vio llegar al milonguero Hugo del Carril, preludio de una visita mucho más importante, la del mismísimo Carlitos Gardel, el Zorzal Criollo, todo un fenómeno de masas en Venezuela hacia 1935. Un centenar de personas se apretaban en el hotel aquellos días, al límite de su capacidad, con su excelente comedor siempre a tope, una fuente de soda caraqueña que no multiplicaba tentempiés, café panorámico y tertulias en la biblioteca del hall. El Morocho del Abasto, el rey del tango, Gardel para más señas, tenía suite reservada inicialmente en el Hotel Victoria, junto al compositor Alfredo Le Pera y los guitarristas Guillermo Barbieri y Santiago Riverol. Pero los cuatro cambiaron su residencia al Granada, sobre la marcha, más señorial que el Victoria. A los zapatos de la popularidad había que sacarles siempre buen brillo. Y, puestos a ser populares, que lo fueran los precios de la entrada a sus recitales en los teatros Metro y Baralt, a tres, cuatro, cinco y no más de seis bolívares. Así redoblaba Gardel sus baños de masas… Razonamiento tales dieron lugar a que el cirujano Romer Ángel Arapé García compusiera la milonga que reza Gardel en el Hotel Granada, todo un acontecimiento, milonga destinada a la interpretación coral de la Sociedad Dramática de Maracaibo.

Viaje a Maracaibo, Venezuela

Aún el hotel presentaba movimiento vip en los años cincuenta, bajo la gestión de los hermanos Kristoff, Milán, Antonio y Esteban, que se prolongó hasta que en 1961 bajó definitivamente el telón. Eran días de jazz y café bohemio entre sus bambalinas, sus lámparas parisinas en primera línea de iluminación, mobiliario  europeo en sus habitaciones y piezas de bronce ornamental en los espacios comunes. Nada que se conservara en 1990, cuando el inmueble hotelero se declaró Patrimonio Cultural. Su inclusión en semejante inventario se ratificó en el 2004, al ser actualizado por parte del Fondo Nacional para la Investigación Científica y Técnica. Aun así, el detalle no sirvió nunca para rehabilitar el edificio con fondos públicos, tres décadas después de clausurar sus servicios. Para entonces, por supuesto, nada de valor quedaba en sus interiores. Incluso había dado techo provisional a familias sin recursos, mientras eran realojadas en casas de protección oficial. Por tanto, se aceleró el deterioro de sus instalaciones, tal como señala Pedro Romero, profesor de la facultad de Arquitectura de la Universidad del Zulia y experto en Patrimonio Cultural. Después, el docente añade: “Hablamos de un tipo de edificación muy apreciada y está presente en la memoria colectiva. Por tanto, cuando se atenta contra ella, apuntando incluso la posibilidad de derrumbarla, hay una fuerte reacción social. Así se salvó de desaparecer el hotel Granada, a pesar  del abandono”. Y es que no faltaron planes municipales para borrarlo del mapa, con los primeros compases del siglo XXI, planes que de inmediato pecaron de impopulares y se descartaron.

Abandono de toda iniciativa demolición o restauración sobre el abandono. Suele ser el detonante que enseguida dispara la imaginación popular. El hotel Granada en pie ya no parecía de este mundo y, en consecuencia, corrieron de boca en boca fantasías sobre él, originadas por los relatos de quienes buscaban aún en sus escombreras algo de valor olvidado. El uno juró que en su sótano el fantasma de un crupier se le vino encima, invitándole a jugar en la ruleta, como en los buenos tiempos del hotel y su Lucky Bar. Otro escuchó risas de mujer o vio el servicio de desayuno recién puesto en alguna de sus mesas desvencijadas. Un tercero había oído la voz de Gardel y aseguraba que no provenía de ningún gramófono o transistor. Ya se sabe que cada día canta mejor. En fin… Y no faltaron los que creen que en el hotel defenestrado se terminaron practicando sesiones de vudú, a tenor de las muñecas desmembradas que alguien halló dentro. La leyenda continúa.

Quien tuvo, retuvo. En cualquier caso, algún secreto dejó el Granada en el aire. Un vigor y sentido de la posesión para con sus vistas al lago Maracaibo y su intimidad bajo sábanas, que ha impedido ningún negociado nuevo en su feudo. Cuesta creer que ningún trust codiciara su planta. Granada no fue tomada en Venezuela. Al menos de 1961 a esta parte.

La bloguera Liz Patino escribe: “Vivo cerca y crecí observando cómo se deterioraba el hotel (…) El año que yo nací, en 1992, lo habitaban personas para llevar a cabo ritos satánicos (…) También alcohólicos y drogadictos. Una vez violaron a una niña dentro, razón por la que se sellaron sus puertas y ventanas. Pero no duró mucho vacío. En 1996 residieron en el hotel personas sin hogar. Recuerdo de niña pasar delante y ver a esas personas viviendo dentro. Al poco se incendió el lugar y fue de nuevo desalojado”. A tenor de cuanto Liz Patino dice saber sobre el hotel Granada, podría escribirse la reseña de sus años bajo régimen de autoservicio. Pronto las habladurías saldrían de nuevo al paso y acabarían mandando en la crónica, cómo no, los seres más terribles, custodiados por espectros capaces de mantener alejada a la propia policía. Estamos en tierras del realismo mágico.

Una vez la bloguera Patino describe cuanto en el barrio se comentaba sobre el hotel, durante su infancia, se arma de valor, lo visita linterna en mano y, claro, la travesura da paso a la emoción y la emoción a percepciones extrasensoriales que ella también anota. Imposible resistir la tentación. Fenómenos paranormales en el Hotel Granada. Pero… ¿cuándo fue normal el ambiente en el hotel mientras atendía los caprichos de divos y potentados?

hoteles historicos, maracaibo, viaje a venezuela

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Maurilio de Miguel

Comentarios sobre  Self-service entre hospitalarias ruinas

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.