GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Sobre el sentido del viaje

Hoy apenas es posible viajar para conocer algo nuevo, pues no queda rincón del globo del que no tengamos noticia, del que no hayamos visto un reportaje o leído algún libro. Precisamente sobre la literatura de los libros de viaje trata el ensayo de Patricia Almarcegui premiado por la Junta de Castilla y León.

12 de mayo de 2014

Es este ensayo, premiado por la Junta de Castilla y León, un libro sobre el viaje y, especialmente, sobre literatura y viajes. En la introducción, Patricia Almarcegui nos dice que, una vez expuestas sus ideas, las va a aplicar para comprender la experiencia de tres viajeros: Ruy González de Clavijo (siglo XV), Lady Mary Wortley Montagu (siglo XVIII ) y Annemarie Scwarzenbach (siglo XX).
Una cita de Levi-Strauss en Tristes Trópicos ya indica la dificultad que conllevan los libros de viajes: Ya no se puede viajar a ningún sitio. Todos han sido visitados. Así que todo viaje, por primero y único que sea para nosotros, es siempre un viaje repetido, un viaje que, más que hacerse, se rehace. Y eso también tiene mucho interés. Pero hay que saber dárselo. Y este libro de Patricia Almarcegui es una reflexión sobre el sentido y la forma del viaje, y una cierta ayuda para comprender y comprenderse mejor en ese trance de viajar en el siglo XXI.

 

El sentido del viaje​

Las partes reflexivas y teóricas del libro describen el viaje desde la perspectiva y operaciones que se depositan en la mente de un viajero en la medida que vive esas experiencias: ideas, memoria, sensaciones…
Un viaje, dice Almarcegui, es desplazamiento; es decir, una acción. El viajero la experimenta y necesita interpretarla. Eso lo convierte en una narración que puede ser implícita, en la mente del que viaja, o explícita, en forma de relato.
En el libro describe la experiencia del viaje y los dos componentes, materiales y afectivos, de ese desplazamiento, que son el alejamiento y el extrañamiento. Por tanto, iremos asistiendo a lo largo de sus páginas a una descripción de la experiencia hacia el mundo y hacia sí mismo que necesariamente va viviendo el viajero. A partir de aquí, va mostrando los numerosos procedimientos de análisis y de defensa que los viajeros ponen en marcha frente a la experiencia del otro, de la alteridad que supone un viaje.
Las categorías rotundas no sirven bien para describir la experiencia viajera. Hoy apenas es posible viajar para conocer algo nuevo. Tan solo es posible reconocer. No queda rincón del globo del que no tengamos noticia o experiencia, del que no hayamos visto un reportaje o leído algún libro.

Si nos centramos ahora en la literatura de viajes, observaremos que ni siquiera la diferencia entre realidad y ficción está clara. Los viajes se viven y se recuerdan. Se escribe siempre sobre esa experiencia que hemos vivido; se escribe con la memoria. Pero eso es más fácil de decir que de precisar. ¿Qué es la memoria? Desde luego, no un cajón, no un depósito objetivo de recuerdos. Es una creación, una construcción que se renueva cada vez que recordamos. Con lo que toda memoria de viajes, toda autobiografía, es un relato, una ficción. Y eso no es que sea un problema, pero sí algo a tener en cuenta para comprenderlas.

Libros.

Brad Hammonds, Flickr.

En la literatura de viajes se tiende a sustituir el concepto de verdad, propio de la Ilustración, por una versión postmoderna que se apoya nada menos que en Heródoto. Almarcegui recuerda cómo para él la verdad en un relato de viaje puede ser transgredida en aras de ofrecer una descripción más viva e interesante. Después de todo, eso es lo que se espera de un libro de viaje, y no un acta notarial.
Patricia Almarcegui describe la relación en función de cuatro operaciones: mirada, observación, visión y ojos bien abiertos, que se van adquiriendo gradualmente y que van dando una profundidad cada vez mayor al viajero y su experiencia. Pero sin hacerse muchas ilusiones. Ryszard  Kapuscisnski afirma que uno nunca visita un país o una cultura; visita una zona acotada y específica, ve unas gentes, y no otras, desde fuera y en un momento de su existencia y de la del propio viajero. Realidades muy parciales. “En realidad, salvo por el nombre geográfico, África no existe”, dice en su libro Ébano.
Es notable observar que, al igual que la física del siglo XX introduce al observador en los experimentos que analiza, los libros de viajeros también introducen en la narración al escritor que está narrando.​
Muchos de los libros de los últimos años se preguntan y pretender ilustrar “cómo viajar mejor”. En ese sentido, son libros de autoayuda.

 

Las formas del viaje​

En las formas del viaje, Patricia Almarcegui describe los diversos estilos de lenguaje en el que se han venido escribiendo los libros. Desde las hagiografías que elogian gestas y héroes a la actualidad y su distanciamiento. Es una parte del libro que ofrece numerosas pistas y lecturas posibles. Algunas son bien conocidas; otras, novedosas, al menos para este comentarista.
En el texto observamos las nuevas formas del lenguaje que van apareciendo: desde la más típica descripción pura hasta la del relator de experiencias o viajes de otros, pasando por el estilo del corresponsal.
El propio contenido del lenguaje, sus palabras, sus formas verbales, sus adjetivos, también cambian. El lenguaje oscila entre la observación y la narración. Una veces más hacia un polo y otras más hacia el otro. Los libros de la Edad Media tienden a ser descriptivos; generan en el lector imágenes visuales muy intensas y coloristas. A medida que transcurren los siglos, los relatos se hacen menos objetivos, menos sensuales y dramáticos. Al llegar el Renacimiento, los autores parecen buscar una mayor claridad y precisión. Se trata de escribir de forma racional y replicable, en un estilo más científico. Sólo a partir del siglo XIX, afirma la autora, el relato se libera.

Patricia Almarcegui va presentando numerosas obras en las que la descripción  del viaje deja de ser lineal y centrada en el tiempo para  privilegiar el espacio. Con una novedad añadida que compacta toda la literatura del siglo XX: aparece el espacio íntimo, personal… el viaje vivido desde dentro y para dentro.
Una última observación de la autora es relevante al llegar al análisis de los libros más actuales. Se trata de la presencia de la, a veces, llamada “intertextualidad”. En los textos de viaje se empieza a hacer referencia, o se dialoga, con  otros libros y autores de viajes del presente o de la antigüedad. Incluso los hay que se insertan directamente en esa tradición. El mismo Kapuscinski tiene uno sobre los viajes de Heródoto.
Una observación me parece relevante sobre la forma de este ensayo: está adecuadamente trufado de referencias bibliográficas. Ni muchas ni pocas. No interrumpen la lectura hasta hacerla casi imposible, como ocurre en algunos textos con pretensiones académicas.
¿Defectos de este libro? Sí, creo que tiene dos. Tal vez impuestos por la necesidad de plegarse a un ensayo que era presentado a un premio.
Me ha parecido percibir una fusión de los conceptos de “el otro” y de “alteridad” que, a mi modo de ver, son diferentes, y también me parece observar un cierto apiñamiento de los conceptos y experiencias del viajero. Se echa en falta orden y jerarquía en los importantes conceptos que va desgranando.
En conjunto, el libro de Patricia Almarcegui, el análisis que se realiza  y la descripción de los tres viajeros mencionados antes es una interesante y sobria descripción de los aspectos intelectuales más relevantes al arte de viajar. La inclusión al final de la bibliografía citada a lo largo de libro permite acudir a los autores e ideas que más hayan gustado al lector.
Una buena aportación a añadir al placer de la literatura de viajes o, como es el caso de este libro,  a la literatura acerca de la literatura de viajes.

el sentido del viaje, libros de viaje, literatura de viajes, patricia almarcegui

12345 (3 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Rafael Manrique

Libros relacionados con  Sobre el sentido del viaje

  • EL SENTIDO DEL VIAJE (En papel) PATRICIA ALMARCEGUI
    JUNTA DE CASTILLA Y LEON

Comentarios sobre  Sobre el sentido del viaje

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 14 de mayo de 2014 a las 18:13

    Interesantes reflexiones en un momento en el que escribir de viajes parece algo tan normal cuando en realidad se trata de algo realmente complicado. No sólo desde un punto de vista teórico, si no también práctico. La democratización del viaje ha traído consigo una popularización de la escritura que degrada, de alguna manera, los trabajos literarios y/o periodistíticos sobre una materia tan polifacética como ésta. Y justo ahora las revistas del sector reclaman textos cada vez más… ¿Racionales? Ortopédicos, diríamos nosotros, quizá llevados por la pasión hacia ese hibridismo entre Literatura y Periodismo al que muchos autores españoles han aportado relatos contundentes y soberbios. Habrá quien prefiera documentarse hasta el más mínimo detalle antes de llegar al destino y quien prefiera dejar cierto margen al descubrimiento y rellenar los huecos que hayan podido quedar, o contrastar sus experiencias, a la vuelta. En cualquier caso, hay que intentar que lo “sabido” antes de partir no eclipse la realidad con la que uno se encuentra pues ni uno ni otra, siguiendo la reflexión del maestro polaco, son verdades absolutas en sí mismas. Incluso dependerán de las experiencias previas y la capacidad de asombro de cada uno de nosotros. El esfuerzo es constantes a pesar de que la sobreinformación mengüe el descubrimiento.

    Por Viajes de Primera
  • 11 de abril de 2019 a las 14:33

    Thanks , I have recently been searching for info about this topic for ages and yours is the best I’ve found out till now. But, what concerning the bottom line? Are you sure about the source?

    http://sc2.nibbits.com/community/u/sandrapeterspartner/

    Por Click That Link