Azímut

17 de noviembre de 2018
“Nunca se encontrará invento más bello, más sencillo o más económico que los de la ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Imagen de la India

JULIAN MARIAS

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 112
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Finales de los cincuenta. ¿Quién sabía algo de India? Los hippies españoles, que veinte años después aparecieron por ahí, aún no habían nacido, pero era el país con el que había soñado Julián Marías desde niño y la ocasión le llevó hasta ese fascinante país gracias a un congreso de Filosofía. Marías abre los ojos de par en par. Todo le interesa, todo le conmueve y en ese primer acercamiento ya da cuenta de manera sencilla, como un viajero más, de los grandes temas que conforman una sociedad tan compleja y distinta. Un texto que no ha perdido la frescura con la que fue escrito y que podría pertenecer a un viajero sensible de hoy día.
Noticias en la Línea
  • Los últimos bosques vírgenes de Europa

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Aunque parezca imposible, quedan lugares salvajes que la actividad humana no ha perturbado todavía. Un equipo internacional de investigadores, dirigidos por la Universidad de Humboldt en Berlín, ha elaborado un estudio y un mapa donde se muestran los bosques primarios conservados en el continente: más de 1,37 millones de hectáreas, repartidas en 34 países diferentes, entre ellos España; concretamente, en Pirineos y la cornisa cantábrica. Algunos ejemplos son  la reserva Natural ...[Leer más]

  • Asurbanipal, el rey del mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El rey Asurbanipal fue el hombre más poderoso de la tierra en el siglo VII a.C. Se describió a sí mismo como "rey del mundo", y su gobierno marcó el punto más alto del imperio asirio, que se extendía desde las orillas del Mediterráneo oriental hasta las montañas del oeste, con la ciudad de Nínive (ahora en el norte de Irak) como capital. Allí se encontraba la primera biblioteca creada con la ambición explícita de albergar todo el conocimiento bajo un mismo techo, con tesoros como ...[Leer más]

  • Caravana negra

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Uno de los rebaños de oveja merina negra más grandes del mundo, sus pastores y ocho artistas van a protagonizar entre el 4 y el 6 de noviembre una trasitinerancia que les llevará a recorrer pastos de La Serena y La Siberia extremeña. Una iniciativa insólita para vincular cultura y naturaleza conmemorando los 25 años de la aprobación de la Ley de las Vías Pecuarias. El hato de creadores lo forman el director de cine Agustín Villaronga, la ilustradora Carla Berrocal, el pintor Ángel...[Leer más]

  • Meiji, esplendores del Japón imperial

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Museo Nacional de Artes Plásticas Guimet celebra el 150 aniversario de la Restauración Meiji (1868-1912) exhibiendo hasta el 14 de enero de 2019 obras maestras de esa era. Fueron cuarenta años de modernización y acercamiento a Occidente durante los cuales, sin embargo, el pueblo japonés supo preservar su cultura y tradiciones. Tras la apertura de los puertos de Japón en la década de 1850, el comercio con Europa y América creció tan rápido que las japonerías invadieron los ...[Leer más]

  • Festival Liternatura

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “¿No tienen las montañas, las olas y los cielos otro significado, salvo el que le otorgamos conscientemente, cuando las usamos como emblemas del pensamiento?” Seguro que las palabras de Ralph Waldo Emerson resonarán en el primer festival de literatura y naturaleza que se celebra en el MUHBA Vil·la Joana de Barcelona los próximos 20 y 21 de octubre, con el objetivo de visibilizar una tendencia editorial en alza como es el Nature Writting. Presentación de libros, conferencias, ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros de viaje




Sobre Rusia, entonces y ahora

‘Viaje a Rusia’, de Joseph Roth; ‘Rusia en 1931’, de César Vallejo, y ‘Diario de Rusia’, de John Steinbeck, son algunos de los libros que debe meter en su maleta todo viajero que se pasee por la Plaza Roja de Moscú o visite el Museo del Hermitage en San Petersburgo.

1 de agosto de 2013

Nunca antes había estado en Rusia, ni en la actual ni en la perteneciente a la URSS. De hecho, mi primera incursión en las antiguas repúblicas soviéticas fue el año pasado, en un inolvidable viaje por Uzbekistán del que volví fuertemente impactada por muy diferentes razones que hoy no vienen al caso. Lo que decía: nunca me había decidido a poner pie en el imperio del este. Primero fue por causa de mi temor a una muy posible decepción ante un país socialista (vamos, mejor leer que verlo con mis propios ojos). Más tarde, un dogmatismo recalcitrante me hizo ignorar esa enorme (en todos los sentidos) parte del mundo (en castigo ¿propio?, ¿ajeno?) por haber sus dirigentes caído en el revisionismo más vergonzoso (sobran los comentarios).

¿Cómo no haber paseado la Plaza Roja, cómo no caer en éxtasis en el Hermitage? Era realmente una deuda conmigo misma de saldo obligado. Así que de este año no va a pasar: tengo que conocer Moscú y San Petersburgo, me dije deslumbrada aún por Xiva, Bujara y Samarkanda. Pero el año pasó y yo seguía sin cumplir mi compromiso. En fin, dispuesta a romper el maleficio ruso, hace un par de meses planifiqué el viaje con suficiente antelación para realizarlo con el deshielo, no quería yo contemplar esas ciudades en estado de congelación y encogimiento.

Una parte de la preparación correspondió al asunto de los libros, y así releí  las estupendas, agudas y emocionadas páginas de Joseph Roth en su Viaje a Rusia; también las entusiastas de Rusia en 1931 de un enardecido César Vallejo, y llevé en la mochila el Diario de Rusia con texto de Steinbeck y fotos de Robert Cappa. No pude haber elegido mejor compañía, además de la muy activa que me proporcionó el grupo de amigos que se sumó a mi idea y al plan.

Os cuento: Deseosos de conocer de primerísima mano qué estaba pasando en Rusia, el famoso autor de Las uvas de la ira y el no menos famoso fotógrafo consiguieron que el New York Harold Tribune les encargara un gran reportaje sobre esas repúblicas tan temidas y satanizadas en los Estados Unidos de la postguerra. Así, durante cuarenta días del verano de 1947, de finales de julio a principios de septiembre, estos dos artistas emprendieron su recorrido partiendo de Moscú, visitando Kiev, Stalingrado, y distintas poblaciones campesinas de Georgia.

Plaza Roja, Moscú.

Adam Baker, Flickr,

En mi viaje real yo tan sólo conocí, y muy superficialmente, San Petersburgo y Moscú, pero los comentarios de Steinbeck, las imágenes de Capa sobre estas tierras, esos hombres y mujeres afectados por los horrores de una guerra aún tan próxima, pero deseosos de emprender una vida nueva, me ayudaron a entender algo más lo poco y epidérmico que mis sentidos alcanzaban a percibir.

Claro, yo me encontré con dos ciudades en brutal desarrollo, las más potentes de la muy potente Rusia, un San Petersburgo perfectamente cuidado, un escenario majestuoso a mayor gloria de los zares que miraban (¿y sigue mirando?) por encima del hombro al occidente europeo, una población penetrada por las aguas bálticas y las del Neva, el orgullo de sus gobernantes (Putin, por cierto es de Petrogrado, así la cuida). Moscú me pareció inabarcable y poderosa, no me atrevo más que a dejarme llevar por mi asombro provinciano ante sus avenidas como autopistas, el tráfico infernal, el imparable crecimiento de la capital y la hermosura fina y rotunda de las catedrales del Kremlin. Nada que ver con 1947, nada comparable con el viaje en coches destartalados de Steinbeck y Capa conociendo granjas, comités, viviendas, sociedades literarias y metiéndose en la vida diaria todo lo podían. Pero, lo aseguro, sus referencias siguen siendo valiosas, y, por mi parte, les agradezco de corazón su esfuerzo por mirar, entender y mostrarnos lo que veían y entendían.

Es un libro inteligente, perspicaz, generoso y genialmente divertido. En el prólogo, sus editores anglosajones subrayan el subjetivismo de ambos autores. No estoy de acuerdo: no hay una visión más objetiva que la que pone encima de la mesa su punto de vista, la que muestra la realidad (en palabras o en imágenes) según la contempla, y tanto el uno como el otro no dudan en descubrirnos sus dudas, sus perplejidades, también sus emociones. Es tratar a los lectores como mayores de edad.  Gracias de nuevo.

john steinbeck, libros de viaje, viaje a rusia

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ana Puértolas

Libros relacionados con  Sobre Rusia, entonces y ahora

Comentarios sobre  Sobre Rusia, entonces y ahora

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.