GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

  • Dibujando entre leones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición de Francisco Hernández en el Museo Nacional de Ciencias NaturalesEl ilustrador y pintor naturalista Francisco Hernández viajó al parque nacional de Etosha, en Namibia, con un objetivo claro: adentrarse en la naturaleza africana y dibujar su fauna y su flora, siguiendo el lento pero imparable peregrinaje de miles de mamíferos en busca del más preciado elemento: el agua. Sus dibujos, bocetos y pinturas pueden verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales hasta el 1 de septiembre.

  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

Histórico noticias



Sobre Rusia, entonces y ahora

‘Viaje a Rusia’, de Joseph Roth; ‘Rusia en 1931’, de César Vallejo, y ‘Diario de Rusia’, de John Steinbeck, son algunos de los libros que debe meter en su maleta todo viajero que se pasee por la Plaza Roja de Moscú o visite el Museo del Hermitage en San Petersburgo.

1 de agosto de 2013

Nunca antes había estado en Rusia, ni en la actual ni en la perteneciente a la URSS. De hecho, mi primera incursión en las antiguas repúblicas soviéticas fue el año pasado, en un inolvidable viaje por Uzbekistán del que volví fuertemente impactada por muy diferentes razones que hoy no vienen al caso. Lo que decía: nunca me había decidido a poner pie en el imperio del este. Primero fue por causa de mi temor a una muy posible decepción ante un país socialista (vamos, mejor leer que verlo con mis propios ojos). Más tarde, un dogmatismo recalcitrante me hizo ignorar esa enorme (en todos los sentidos) parte del mundo (en castigo ¿propio?, ¿ajeno?) por haber sus dirigentes caído en el revisionismo más vergonzoso (sobran los comentarios).

¿Cómo no haber paseado la Plaza Roja, cómo no caer en éxtasis en el Hermitage? Era realmente una deuda conmigo misma de saldo obligado. Así que de este año no va a pasar: tengo que conocer Moscú y San Petersburgo, me dije deslumbrada aún por Xiva, Bujara y Samarkanda. Pero el año pasó y yo seguía sin cumplir mi compromiso. En fin, dispuesta a romper el maleficio ruso, hace un par de meses planifiqué el viaje con suficiente antelación para realizarlo con el deshielo, no quería yo contemplar esas ciudades en estado de congelación y encogimiento.

Una parte de la preparación correspondió al asunto de los libros, y así releí  las estupendas, agudas y emocionadas páginas de Joseph Roth en su Viaje a Rusia; también las entusiastas de Rusia en 1931 de un enardecido César Vallejo, y llevé en la mochila el Diario de Rusia con texto de Steinbeck y fotos de Robert Cappa. No pude haber elegido mejor compañía, además de la muy activa que me proporcionó el grupo de amigos que se sumó a mi idea y al plan.

Os cuento: Deseosos de conocer de primerísima mano qué estaba pasando en Rusia, el famoso autor de Las uvas de la ira y el no menos famoso fotógrafo consiguieron que el New York Harold Tribune les encargara un gran reportaje sobre esas repúblicas tan temidas y satanizadas en los Estados Unidos de la postguerra. Así, durante cuarenta días del verano de 1947, de finales de julio a principios de septiembre, estos dos artistas emprendieron su recorrido partiendo de Moscú, visitando Kiev, Stalingrado, y distintas poblaciones campesinas de Georgia.

Plaza Roja, Moscú.

Adam Baker, Flickr,

En mi viaje real yo tan sólo conocí, y muy superficialmente, San Petersburgo y Moscú, pero los comentarios de Steinbeck, las imágenes de Capa sobre estas tierras, esos hombres y mujeres afectados por los horrores de una guerra aún tan próxima, pero deseosos de emprender una vida nueva, me ayudaron a entender algo más lo poco y epidérmico que mis sentidos alcanzaban a percibir.

Claro, yo me encontré con dos ciudades en brutal desarrollo, las más potentes de la muy potente Rusia, un San Petersburgo perfectamente cuidado, un escenario majestuoso a mayor gloria de los zares que miraban (¿y sigue mirando?) por encima del hombro al occidente europeo, una población penetrada por las aguas bálticas y las del Neva, el orgullo de sus gobernantes (Putin, por cierto es de Petrogrado, así la cuida). Moscú me pareció inabarcable y poderosa, no me atrevo más que a dejarme llevar por mi asombro provinciano ante sus avenidas como autopistas, el tráfico infernal, el imparable crecimiento de la capital y la hermosura fina y rotunda de las catedrales del Kremlin. Nada que ver con 1947, nada comparable con el viaje en coches destartalados de Steinbeck y Capa conociendo granjas, comités, viviendas, sociedades literarias y metiéndose en la vida diaria todo lo podían. Pero, lo aseguro, sus referencias siguen siendo valiosas, y, por mi parte, les agradezco de corazón su esfuerzo por mirar, entender y mostrarnos lo que veían y entendían.

Es un libro inteligente, perspicaz, generoso y genialmente divertido. En el prólogo, sus editores anglosajones subrayan el subjetivismo de ambos autores. No estoy de acuerdo: no hay una visión más objetiva que la que pone encima de la mesa su punto de vista, la que muestra la realidad (en palabras o en imágenes) según la contempla, y tanto el uno como el otro no dudan en descubrirnos sus dudas, sus perplejidades, también sus emociones. Es tratar a los lectores como mayores de edad.  Gracias de nuevo.

john steinbeck, libros de viaje, viaje a rusia

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ana Puértolas

Libros relacionados con  Sobre Rusia, entonces y ahora

Comentarios sobre  Sobre Rusia, entonces y ahora

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.