Azímut

17 de enero de 2019
“La naturaleza se complace con la simplicidad”. Isaac Newton.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Imagen de la India

JULIAN MARIAS

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 112
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Finales de los cincuenta. ¿Quién sabía algo de India? Los hippies españoles, que veinte años después aparecieron por ahí, aún no habían nacido, pero era el país con el que había soñado Julián Marías desde niño y la ocasión le llevó hasta ese fascinante país gracias a un congreso de Filosofía. Marías abre los ojos de par en par. Todo le interesa, todo le conmueve y en ese primer acercamiento ya da cuenta de manera sencilla, como un viajero más, de los grandes temas que conforman una sociedad tan compleja y distinta. Un texto que no ha perdido la frescura con la que fue escrito y que podría pertenecer a un viajero sensible de hoy día.
Noticias en la Línea
  • Esto-ha-sido Bamiyan

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los budas gigantes de Bamiyan saltaron a la fama tras su demolición el 11 de marzo de 2001 (exactamente seis meses antes que la catástrofe de las Torres Gemelas de Nueva York). Pero los talibanes se equivocaron al pensar que la explosión de cientos de minas acabarían con estas estatuas milenarias, porque su sombra pervive, como muestra el trabajo del artista plástico Pascal Convert, que ha fotografiado con drones y cámaras robóticas los nichos monumentales que las detonaciones dejaron, ...[Leer más]

  • Personas que migran, objetos que migran… desde Senegal

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Senegaleses que han migrado y residen en Madrid cuentan cómo es su país de origen a través de objetos y relatos exhibidos hasta el 10 de marzo en el Museo Nacional de Antropología. La idea del proyecto es dar voz y protagonismo a los integrantes de otras culturas, en especial a aquellos que se han venido a vivir con nosotros, fomentando el respeto a la diversidad cultural. En definitiva, dejar hablar y escuchar a los Otros para darnos cuenta de que en realidad no somos tan diferentes, sino ...[Leer más]

  • Dos camellos y un santo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cuenta la leyenda que la ciudad santa de Abu Mena fue milagrosamente redescubierta por un pastor egipcio, cuando observó cómo una de sus ovejas enfermas se curaba revolcándose por la tierra y el agua que rezumaba del lugar. El mismo remedio se le aplicó a personas enfermas que, evidentemente, sanaron como la oveja, extendiéndose así la reputación del emplazamiento, hasta el punto que la mismísima hija del emperador Constantino, aquejada de lepra, acudió allí en busca de remedio. ...[Leer más]

  • La Morada de las Nieves

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El fotógrafo y montañero Fernando Ezquerro viajó entre 2007 y 2014 a todos los rincones de la cordillera himaláyica para retratar los antiguos reinos de Nepal, Ladakh, Zanskar, Mustang, Sikkim, Tíbet y Bután. Su trabajo puede verse hasta el 26 de mayo en una exposición del Museo Nacional de Antropología que irá cambiando durante los siete meses que dure la muestra. Las imágenes van acompañadas por piezas budistas de la colección museística, vídeos y efectos visuales, sonoros y...[Leer más]

  • Habitar el Mediterráneo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Mediterráneo es mezcla y confrontación de lenguas, culturas y religiones desde los inicios de la historia. El Mediterráneo son ciudades destruidas y reconstruidas, aglomeraciones de vacaciones ilusorias y campos de refugiados. El Mediterráneo es escenario de costumbres y modos de vida que a unos les deja respirar y a otros constriñe. El Mediterráneo es el mar de fondo de una exposición abierta al público en el Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) hasta el 14 de abril, con obras de...[Leer más]

Histórico noticias

Libros de viaje




Sobre Rusia, entonces y ahora

‘Viaje a Rusia’, de Joseph Roth; ‘Rusia en 1931’, de César Vallejo, y ‘Diario de Rusia’, de John Steinbeck, son algunos de los libros que debe meter en su maleta todo viajero que se pasee por la Plaza Roja de Moscú o visite el Museo del Hermitage en San Petersburgo.

1 de agosto de 2013

Nunca antes había estado en Rusia, ni en la actual ni en la perteneciente a la URSS. De hecho, mi primera incursión en las antiguas repúblicas soviéticas fue el año pasado, en un inolvidable viaje por Uzbekistán del que volví fuertemente impactada por muy diferentes razones que hoy no vienen al caso. Lo que decía: nunca me había decidido a poner pie en el imperio del este. Primero fue por causa de mi temor a una muy posible decepción ante un país socialista (vamos, mejor leer que verlo con mis propios ojos). Más tarde, un dogmatismo recalcitrante me hizo ignorar esa enorme (en todos los sentidos) parte del mundo (en castigo ¿propio?, ¿ajeno?) por haber sus dirigentes caído en el revisionismo más vergonzoso (sobran los comentarios).

¿Cómo no haber paseado la Plaza Roja, cómo no caer en éxtasis en el Hermitage? Era realmente una deuda conmigo misma de saldo obligado. Así que de este año no va a pasar: tengo que conocer Moscú y San Petersburgo, me dije deslumbrada aún por Xiva, Bujara y Samarkanda. Pero el año pasó y yo seguía sin cumplir mi compromiso. En fin, dispuesta a romper el maleficio ruso, hace un par de meses planifiqué el viaje con suficiente antelación para realizarlo con el deshielo, no quería yo contemplar esas ciudades en estado de congelación y encogimiento.

Una parte de la preparación correspondió al asunto de los libros, y así releí  las estupendas, agudas y emocionadas páginas de Joseph Roth en su Viaje a Rusia; también las entusiastas de Rusia en 1931 de un enardecido César Vallejo, y llevé en la mochila el Diario de Rusia con texto de Steinbeck y fotos de Robert Cappa. No pude haber elegido mejor compañía, además de la muy activa que me proporcionó el grupo de amigos que se sumó a mi idea y al plan.

Os cuento: Deseosos de conocer de primerísima mano qué estaba pasando en Rusia, el famoso autor de Las uvas de la ira y el no menos famoso fotógrafo consiguieron que el New York Harold Tribune les encargara un gran reportaje sobre esas repúblicas tan temidas y satanizadas en los Estados Unidos de la postguerra. Así, durante cuarenta días del verano de 1947, de finales de julio a principios de septiembre, estos dos artistas emprendieron su recorrido partiendo de Moscú, visitando Kiev, Stalingrado, y distintas poblaciones campesinas de Georgia.

Plaza Roja, Moscú.

Adam Baker, Flickr,

En mi viaje real yo tan sólo conocí, y muy superficialmente, San Petersburgo y Moscú, pero los comentarios de Steinbeck, las imágenes de Capa sobre estas tierras, esos hombres y mujeres afectados por los horrores de una guerra aún tan próxima, pero deseosos de emprender una vida nueva, me ayudaron a entender algo más lo poco y epidérmico que mis sentidos alcanzaban a percibir.

Claro, yo me encontré con dos ciudades en brutal desarrollo, las más potentes de la muy potente Rusia, un San Petersburgo perfectamente cuidado, un escenario majestuoso a mayor gloria de los zares que miraban (¿y sigue mirando?) por encima del hombro al occidente europeo, una población penetrada por las aguas bálticas y las del Neva, el orgullo de sus gobernantes (Putin, por cierto es de Petrogrado, así la cuida). Moscú me pareció inabarcable y poderosa, no me atrevo más que a dejarme llevar por mi asombro provinciano ante sus avenidas como autopistas, el tráfico infernal, el imparable crecimiento de la capital y la hermosura fina y rotunda de las catedrales del Kremlin. Nada que ver con 1947, nada comparable con el viaje en coches destartalados de Steinbeck y Capa conociendo granjas, comités, viviendas, sociedades literarias y metiéndose en la vida diaria todo lo podían. Pero, lo aseguro, sus referencias siguen siendo valiosas, y, por mi parte, les agradezco de corazón su esfuerzo por mirar, entender y mostrarnos lo que veían y entendían.

Es un libro inteligente, perspicaz, generoso y genialmente divertido. En el prólogo, sus editores anglosajones subrayan el subjetivismo de ambos autores. No estoy de acuerdo: no hay una visión más objetiva que la que pone encima de la mesa su punto de vista, la que muestra la realidad (en palabras o en imágenes) según la contempla, y tanto el uno como el otro no dudan en descubrirnos sus dudas, sus perplejidades, también sus emociones. Es tratar a los lectores como mayores de edad.  Gracias de nuevo.

john steinbeck, libros de viaje, viaje a rusia

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ana Puértolas

Libros relacionados con  Sobre Rusia, entonces y ahora

Comentarios sobre  Sobre Rusia, entonces y ahora

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.