Azímut

19 de febrero de 2018
“¿Hay acaso placer mayor que, sentado en las largas noches de invierno junto a la ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

En el silencio

WADE DAVIS

Editorial: PRE-TEXTOS
Lugar: VALENCIA
Año: 0
Páginas: 1148
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
La triste epopeya de  George Mallory,  el mejor alpinista de Gran Bretaña en su momento,  y el inexperto Sandy Irvine, por conquistar el Everest ha sido contada de mil maneras y ha dado pie a excelentes relatos. Lo que nos ha gustado de esta monumental reconstrucción de aquella escalada es el prolijo esfuerzo de su autor por desvelarnos el contexto que la alentó. La servidumbre de intereses de la expansión colonial de Gran Bretaña, la dominación de Asia, la necesidad de dar esperanza y horizontes a una generación rota tras la I Guerra Mundial. Si la montaña siempre ha ofrecido un tesoro de simbolismo de altura, el Everest significaba la cumbre de cualquier ambición. Mucho más que un relato de montaña, desde luego.
Noticias en la Línea
  • Museo íbero de Jaén

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Más de veinte siglos después de que los romanos acabasen con los últimos pueblos íberos de la Península Ibérica, ha abierto las puertas en Jaén el único museo del mundo dedicado por entero a esta cultura. La primera exposición temporal ―titulada La dama, el príncipe, el héroe y la diosa― presta especial atención a aquellas mujeres duras que en su día describió Estrabón: "[…] se han visto y se han contado muchas otras cosas de todos los pueblos de Iberia en general, pero ...[Leer más]

  • Muchos caminos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Camino de Santiago. Exposición Si  no se mirase otra cosa que el camino, demasiado pronto dejaría uno de ser peregrino... Con tal de prorrogar el errar, recomendamos hacer un alto en el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC) y (se sea peregrino o no) visitar una exposición que, hasta el próximo 2 de septiembre, reflexiona sobre la realidad paisajística, antropológica, cultural, histórica y religiosa de la ruta jacobea con ochenta y ocho obras de artistas nacionales e internacionales.

  • Beethoven en Viena

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Durante las tres décadas que el compositor alemán pasó en Viena, cambió de alojamiento casi dos veces al año. Una de sus viviendas, la de la calle Probusgasse 6 de Heiligenstadt (un barrio del distrito 19), ha sido ampliada y convertida en un nuevo Museo Beethoven. El músico se trasladó a lo que entonces era un pueblecito en el campo para descansar su oído en la naturaleza, siguiendo indicaciones médicas. Precisamente fue allí donde, en 1802 redactó el Testamento de ...[Leer más]

  • Infinito artificial

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "La infinidad tiene una tendencia a llenar la mente con aquella especie de horror delicioso que es el efecto más genuino y la prueba más verdadera de lo sublime". Lo dijo Edmund Burke, y lo ilustra Fernando Maselli en una exposición fotográfica que puede verse hasta el 15 de abril en el Museo Universidad de Navarra. El fotógrafo argentino tuvo que realizar cursos de alpinismo y entrenar durante un año para adentrarse en parajes de alta montaña, donde pasó varios días retratando los ...[Leer más]

  • Un levantino camino del Este

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Lotfia El Nadi fue la primera mujer árabe piloto; obtuvo su licencia en 1933, junto al enojo inicial de su padre (luego el hombre se acostumbró; incluso dejó que le llevara de paseo en avión). Forma parte de la historia de Egipto tanto como el rey Faruk I, el antiguo presidente Gamal Abdel Nasser, la cantante Umm Kulthum o la actriz Faten Hamama; personajes que el artista y diseñador textil Chant Avedissian retrata en su serie Iconos del Nilo a modo de modernos jeroglíficos. Buena ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Trieste. Viaje a un no-lugar

“Hay momentos en mi vida en los que Trieste se presenta con tal exactitud en mi inconsciente que, dondequiera que esté, me siento transportada hasta allí. Es una sensación comparable a esos instantes arcanos de quietud… en los que se dice que ha pasado un ángel”. Jan Morris.

24 de julio de 2017

La ciudad de Trieste es hoy la capital de la región italiana de Friuli-Venecia-Julia, una región creada a su medida, de apenas sesenta y siete kilómetros cuadrados. Pero a pesar de su entidad administrativa, ha sido casi siempre definida como un no-lugar, como una especie de limbo. Un no-lugar que, paradójicamente, o precisamente por eso, ha atraído a escritores, a artistas y, por supuesto, ha sido codiciado por los imperios y los estados.

La escritora Jan Morris nos describe con pormenor y detalle la ciudad, su historia, su pasado y su presente, su vida cotidiana, en un relato en que entrelaza hábilmente sus paseos y descubrimientos de hoy. Morris la conoce desde el fin de la Segunda Guerra mundial, cuando fue arrebatada a los alemanes por las fuerzas yugoslavas de Tito y por las tropas británicas y neozelandesas, de las que Morris formaba parte. Tras unos años indecisos y conflictivos como Territorio Libre de Trieste, solo será en 1975 cuando se alcance el acuerdo definitivo de partición entre Yugoslavia e Italia.

La antigua Tergeste romana fue el puerto mediterráneo del Imperio Austrohúngaro hasta que, tras  el atroz desmembramiento de éste en 1918, sea entregada a Italia. De los siglos XVIII y XIX datan los mejores edificios y su urbanismo más bello, que contrasta con la banalidad de los suburbios anodinos, ese envilecimiento estético que parece haberse adueñado de todas las antiguas ciudades europeas. La desaparición de los puertos industriales y comerciales que estaban integrados y eran parte de la ciudad la ha privado de esa pátina popular y marginal que tuvo (como ha sucedido en Barcelona y Málaga, con sus viejos puertos convertidos hoy en zonas de ocio). La caída de los imperios ha hecho su estrago en esta ciudad que hoy es solamente italiana.

Jan Morris

Bajo esa globalización superficial de los comercios y establecimientos de todo tipo, iguales en todas partes, Morris sabe descubrir la personalidad de Trieste, todavía vigente en sus rincones y sus señas de identidad. Sin nostalgia alguna, inmisericorde y objetiva, nos habla de esta ciudad que es un residuo de lo que fue una Europa de ciudades más que de naciones, de ciudades hanseáticas, de emporios multiculturales ajenos al nacionalismo, donde hallaban cobijo personas de toda condición, raza y religión. Era una ciudad de la Mitteleuropa, eslava, austríaca e italiana, en el Mediterráneo. Lo mejor de ella es deudor, en cierto modo, de esa época de ciudades casi Estado, como fueron Beirut, Tánger o Alejandría, focos de cultura y de arte hasta que fueron aplastadas y desaparecieron por la presión de gobiernos uniformizadores.

Ha sido una ciudad de exilios, melancólica, introvertida, con una especie de hipocondría endémica, nos dice Morris, un destino de destierros voluntarios. Hasta el rey pretendiente Carlos VII de España se refugiará allí tras el fin de las guerras carlistas (el museo Cerralbo de Madrid guarda muchos documentos  de ese exilio). En otro orden más prosaico, no deja de ser casi una ironía histórica que esta ciudad tan insegura, a caballo de dos países, haya sido siempre un centro de compañías de seguros, como la veterana Lloyd.

Quizá fueron los escritores, nativos y extranjeros, los que más imprimieron de significado a la ciudad, como Italo Svevo o Umberto Saba (y otros más olvidados pero no menos interesantes, como Quarantotti Gambini), y hasta el padre de Natalia Ginzburg. Y de los extranjeros, por supuesto y bien conocido, James Joyce, pero también John McCourt, Richard Burton, Rilke y sin olvidar a Stendhal, al compositor Gustav Mahler, al arqueólogo Wincklemann o a Sigmund Freud. Hoy está plenamente representada, conspicua en el mapa cultural europeo gracias al ensayista y escritor triestino Claudio Magris, que es precisamente de cultura germana e italiana.

Jan Morris aprovecha su relato, entre histórico y actual, para atacar al nacionalismo, ese “patriotismo en estado salvaje” que terminaría desfigurando una ciudad que fue crisol de razas y culturas y brillaba con luz propia. “La falsa pasión de la nación-Estado convertía mi Europa conceptual en una quimera; y por motivos de nacionalidad, la ciudad que me rodeaba aquel día, lejos de formar parte de un poderoso todo ideal, estaba debilitada en su soledad”. El nacionalismo esloveno e italiano ―era una ciudad “a redimir”, como puso de manifiesto Gabriele D’Annunzio―, le irán borrando su pasado.

La escritora y viajera sigue la línea conductora de sus otras obras, como Presencia de España. No se contenta con la descripción, sino que evoca otros tiempos y nos los trae al presente, incluso a su Gales actual. Este es un libro denso, más cerebral, si se puede decir, que sentimental, con mucha información, un libro actual. Es un ensayo o una meditación además de relato de viajes, que nos hace reflexionar sobre el sentido actual de Europa, de la cultura, de sus pueblos y de los ciclos históricos.

jan morris, libros de viaje, literatura de viaje, trieste, viaje a italia

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Libros relacionados con  Trieste. Viaje a un no-lugar

Comentarios sobre  Trieste. Viaje a un no-lugar

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 13 de noviembre de 2017 a las 11:47

    Se me había olvidado decir que Stendhal detestaba Trieste. Curioso. Tuvo quizá malas experiencias allí.

    Por Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye