Azímut

21 de junio de 2018
“Solo después de que las mujeres empiecen a sentirse en esta tierra como en su ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Cómo yo atravesé África

ALEXANDRE SERPA PINTO

Editorial: EL VIENTO
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 368
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Nos vamos a aquellas décadas prodigiosas, las de las grandes expediciones coloniales a África Central en la segunda mitad del XIX. Antes, como ahora, los relatos de aquellos exploradores, que se adentraban en el continente negro, suscitaban pasiones lectoras y verdadera exaltación. Si además se unía una prosa atractiva y buena capacidad de observación, el éxito estaba asegurado. Este relato del portugués Serpa Pinto, a los territorios entre las colonias portuguesas de Angola y Mozambique gozó en su tiempo de un éxito notable.
Noticias en la Línea
  • Artistas rusos alrededor del mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El viaje refresca, agudiza y enriquece la percepción del mundo, despierta pensamientos y sentimientos latentes y da a luz a otros nuevos. El viaje puede encender la llama creativa, incluso entre aquellos que en la vida ordinaria no están inclinados a acciones extremas. Esto les ocurrió a los artistas rusos que protagonizan con sus obras la exposición La mirada viajera, en el Museo Ruso de Málaga. Pintores y dibujantes como Alexander Golovín, Zinaida Serebriakova, Iliá Repin, Yuri ...[Leer más]

  • Ciclo de cine neozelandés

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Además de ser plató de superproducciones como la trilogía de El Señor de los anillos, el Hobbit o Las Crónicas de Narnia, Nueva Zelanda es un país con una potente industria cinematográfica, aunque sus películas no siempre resulten fácil de ver fuera de sus fronteras. Casa Asia y el Círculo de Bellas Artes han organizado un ciclo para dar a conocer el cine kiwi, con films como A Flickering Truth, premiado en el Asian Film Festival de Barcelona, que se proyectarán durante el mes ...[Leer más]

  • Los mapas de Ammassalik

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Uno de los souvenirs que el explorador danés Gustav Holms se trajo en 1884 de Ammassalik, en la costa este de Groenlandia, fueron unos mapas grabados sobre tallas de madera en 3D, con información práctica sobre fiordos, ensenadas, islas... No se ha encontrado artilugio parecido en ningún otro poblado inuit. Más que para navegar, se cree que los tunumiit los empleaban para ilustrar y acompañar sus narraciones orales. Actualmente, dos de estos artefactos se conservan en el Museo Nacional de ...[Leer más]

  • Un respiro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Nairy Baghramian es una de las grandes exponentes de la escultura contemporánea. Nació en Isfahán, pero lleva treinta y cinco de sus cuarenta y siete años años viviendo en Berlín; por eso rehuye de la etiqueta de artista iraní, "por respeto a los artistas que trabajan allí, que son quienes sufren las dificultades y la censura". Es la primera vez que su trabajo puede verse en España, con un proyecto instalado en el Palacio de Cristal del Parque del Retiro hasta el 14 de octubre, que ...[Leer más]

  • Avifauna perdida

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El 40% de las más de 11.000 especies de aves que habitan el planeta están en retroceso poblacional y una de cada ocho en situación de amenaza; entre ellas, algunas tan populares como la tórtola europea, el frailecillo atlántico, el loro gris o el búho nival, según un informe de BirdLife International. En este contexto, Artimalia ha organizado una exposición dedicada a los pájaros extinguidos, desde el siglo XIX hasta nuestros días, Un llamamiento a la conservación desde el ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte




Trieste. Viaje a un no-lugar

“Hay momentos en mi vida en los que Trieste se presenta con tal exactitud en mi inconsciente que, dondequiera que esté, me siento transportada hasta allí. Es una sensación comparable a esos instantes arcanos de quietud… en los que se dice que ha pasado un ángel”. Jan Morris.

24 de julio de 2017

La ciudad de Trieste es hoy la capital de la región italiana de Friuli-Venecia-Julia, una región creada a su medida, de apenas sesenta y siete kilómetros cuadrados. Pero a pesar de su entidad administrativa, ha sido casi siempre definida como un no-lugar, como una especie de limbo. Un no-lugar que, paradójicamente, o precisamente por eso, ha atraído a escritores, a artistas y, por supuesto, ha sido codiciado por los imperios y los estados.

La escritora Jan Morris nos describe con pormenor y detalle la ciudad, su historia, su pasado y su presente, su vida cotidiana, en un relato en que entrelaza hábilmente sus paseos y descubrimientos de hoy. Morris la conoce desde el fin de la Segunda Guerra mundial, cuando fue arrebatada a los alemanes por las fuerzas yugoslavas de Tito y por las tropas británicas y neozelandesas, de las que Morris formaba parte. Tras unos años indecisos y conflictivos como Territorio Libre de Trieste, solo será en 1975 cuando se alcance el acuerdo definitivo de partición entre Yugoslavia e Italia.

La antigua Tergeste romana fue el puerto mediterráneo del Imperio Austrohúngaro hasta que, tras  el atroz desmembramiento de éste en 1918, sea entregada a Italia. De los siglos XVIII y XIX datan los mejores edificios y su urbanismo más bello, que contrasta con la banalidad de los suburbios anodinos, ese envilecimiento estético que parece haberse adueñado de todas las antiguas ciudades europeas. La desaparición de los puertos industriales y comerciales que estaban integrados y eran parte de la ciudad la ha privado de esa pátina popular y marginal que tuvo (como ha sucedido en Barcelona y Málaga, con sus viejos puertos convertidos hoy en zonas de ocio). La caída de los imperios ha hecho su estrago en esta ciudad que hoy es solamente italiana.

Jan Morris

Bajo esa globalización superficial de los comercios y establecimientos de todo tipo, iguales en todas partes, Morris sabe descubrir la personalidad de Trieste, todavía vigente en sus rincones y sus señas de identidad. Sin nostalgia alguna, inmisericorde y objetiva, nos habla de esta ciudad que es un residuo de lo que fue una Europa de ciudades más que de naciones, de ciudades hanseáticas, de emporios multiculturales ajenos al nacionalismo, donde hallaban cobijo personas de toda condición, raza y religión. Era una ciudad de la Mitteleuropa, eslava, austríaca e italiana, en el Mediterráneo. Lo mejor de ella es deudor, en cierto modo, de esa época de ciudades casi Estado, como fueron Beirut, Tánger o Alejandría, focos de cultura y de arte hasta que fueron aplastadas y desaparecieron por la presión de gobiernos uniformizadores.

Ha sido una ciudad de exilios, melancólica, introvertida, con una especie de hipocondría endémica, nos dice Morris, un destino de destierros voluntarios. Hasta el rey pretendiente Carlos VII de España se refugiará allí tras el fin de las guerras carlistas (el museo Cerralbo de Madrid guarda muchos documentos  de ese exilio). En otro orden más prosaico, no deja de ser casi una ironía histórica que esta ciudad tan insegura, a caballo de dos países, haya sido siempre un centro de compañías de seguros, como la veterana Lloyd.

Quizá fueron los escritores, nativos y extranjeros, los que más imprimieron de significado a la ciudad, como Italo Svevo o Umberto Saba (y otros más olvidados pero no menos interesantes, como Quarantotti Gambini), y hasta el padre de Natalia Ginzburg. Y de los extranjeros, por supuesto y bien conocido, James Joyce, pero también John McCourt, Richard Burton, Rilke y sin olvidar a Stendhal, al compositor Gustav Mahler, al arqueólogo Wincklemann o a Sigmund Freud. Hoy está plenamente representada, conspicua en el mapa cultural europeo gracias al ensayista y escritor triestino Claudio Magris, que es precisamente de cultura germana e italiana.

Jan Morris aprovecha su relato, entre histórico y actual, para atacar al nacionalismo, ese “patriotismo en estado salvaje” que terminaría desfigurando una ciudad que fue crisol de razas y culturas y brillaba con luz propia. “La falsa pasión de la nación-Estado convertía mi Europa conceptual en una quimera; y por motivos de nacionalidad, la ciudad que me rodeaba aquel día, lejos de formar parte de un poderoso todo ideal, estaba debilitada en su soledad”. El nacionalismo esloveno e italiano ―era una ciudad “a redimir”, como puso de manifiesto Gabriele D’Annunzio―, le irán borrando su pasado.

La escritora y viajera sigue la línea conductora de sus otras obras, como Presencia de España. No se contenta con la descripción, sino que evoca otros tiempos y nos los trae al presente, incluso a su Gales actual. Este es un libro denso, más cerebral, si se puede decir, que sentimental, con mucha información, un libro actual. Es un ensayo o una meditación además de relato de viajes, que nos hace reflexionar sobre el sentido actual de Europa, de la cultura, de sus pueblos y de los ciclos históricos.

jan morris, libros de viaje, literatura de viaje, trieste, viaje a italia

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Libros relacionados con  Trieste. Viaje a un no-lugar

Comentarios sobre  Trieste. Viaje a un no-lugar

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 13 de noviembre de 2017 a las 11:47

    Se me había olvidado decir que Stendhal detestaba Trieste. Curioso. Tuvo quizá malas experiencias allí.

    Por Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye