Azímut

GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Imagen de la India

JULIAN MARIAS

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 112
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Finales de los cincuenta. ¿Quién sabía algo de India? Los hippies españoles, que veinte años después aparecieron por ahí, aún no habían nacido, pero era el país con el que había soñado Julián Marías desde niño y la ocasión le llevó hasta ese fascinante país gracias a un congreso de Filosofía. Marías abre los ojos de par en par. Todo le interesa, todo le conmueve y en ese primer acercamiento ya da cuenta de manera sencilla, como un viajero más, de los grandes temas que conforman una sociedad tan compleja y distinta. Un texto que no ha perdido la frescura con la que fue escrito y que podría pertenecer a un viajero sensible de hoy día.
Noticias en la Línea
  • Yōkai, iconografía de lo fantástico

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los yōkai (monstruos japoneses) son las criaturas mitológicas por excelencia de la fantasía nipona, nacidas del temor a la Naturaleza, de la necesidad de explicar lo inexplicable y del poder de la imaginación. Además de los protagonistas de una exposición que hasta el 23 de septiembre puede verse en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde se exhiben rollos horizontales ilustrados emakimono, grabados ukiyo-e, pequeñas cajas inro, kimonos y un largo etcétera que nos...[Leer más]

  • IndiaIndie

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Un pintalabios bajo mi burka es la película que el gobierno indio trató de vetar por resultar “demasiado orientada hacia las mujeres" y por mostrar "escenas de sexo contagiosas”. Pero la tozudez de su directora, Alankrita Shrivastava, ganó la batalla a la censura y, finalmente, su historia de liberación feminista pudo proyectarse en las salas de su país. El film es uno de los que podrán verse en IndiaIndie, la muestra de cine independiente que Casa India ha programado del 10 al 14 de ...[Leer más]

  • Wanderlust

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «Errar perezosamente por el bosque y por el campo; tomar esto y aquello, tan pronto una flor como una rama; coger las hierbas al ocaso, observar mil y mil veces las mismas cosas y siempre con el mismo interés...» Jean-Jacques Rousseau era uno de aquellos románticos del XVIII para quienes el deambular por la naturaleza representaba una forma a la vez sensorial y física de apropiarse del mundo y encontrarse con uno mismo. Una exposición en la Antigua Galería Nacional de Berlín nos ...[Leer más]

  • Allá lejos y hace tiempo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Antes de que la madurez y el viaje transoceánico lo alejaran de la tierra donde nació y lo llevaran a Inglaterra, hogar de sus primitivos orígenes familiares, William Henry Hudson había pasado lo que años más tarde llamaría la época más feliz de su vida en Argentina. Así lo reflejó hace ahora cien años en Far Away and Long Ago. A History of my Early Life (1918), vagabundeando por sus antiguas querencias de infancia como ya lo había hecho en otros de sus textos (Días de ocio en la ...[Leer más]

  • El mundo visto desde Asia

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Todo es cuestión de perspectiva. Basta con cambiar nuestra posición sobre el plano para que el mundo en el que vivimos parezca otro completamente distinto. Los primeros cartógrafos budistas colocaban el Himalaya en el ombligo del universo, allá donde se localizaba Jerusalén para un europeo. Tampoco parece la misma Tierra aquella que exploró el almirante Zheng He (1371-1433) o el monje Xuanzang (602-664) en su célebre peregrinación hacia el Oeste. Así, durante siglos los mappae mundi ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Trípoli a velocidad de ruleta y Grand Prix

El Grand Prix de Trípoli se interrumpió para siempre con la Segunda Guerra Mundial, tras quince años recorriendo el circuito del lago de sal Mallaha. Sin embargo, la fiesta de los extranjeros residentes en la capital libia siguió en el hotel Uaddan hasta el toque de queda de Gadafi.

13 de septiembre de 2018

No es difícil imaginar cómo vivían las élites en el puerto de Trípoli durante los años treinta, a tenor de sus affiches, el cartelismo y la filatelia colorida que nos ha dejado. Pura estética de la dolce vita… Hasta los anuncios de la lotería tenían allí su encanto vogue. El Grand Prix de Trípoli se asemejaba en glamour al que aún ostenta el de Montecarlo. Sus pilotos de fórmula 1 sobre bólidos italianos se alojaban en el Uaddan, donde cada noche se agitaba la coctelera, con mañas de prestidigitador capaz de repartir fortuna, fiestas y parties privados a la orden del día. Y es que todas terminaban en el casino del albergo, iconográfico en cualquier estampa de la ciudad que se pretendiese descriptiva y sugerente.

De “joya para la moderna arquitectura africana” se calificó por entonces el albergo, una vez que la prensa americana comparó sus prestaciones y elegancia con las del mismísimo Waldorf Astoria neoyorkino. Será porque a todos se les antojaba su ambiente tan irrepetible y único como el emblema que lucía el establecimiento: una cabra. Uaddan es el nombre popular en la zona para la gran oveja de Berbería, perseguida por los cazadores furtivos hasta el límite de su extinción. Y, por lo demás, terminaban locos como cabras quienes seguían sin descanso el ritmo desenfrenado de bailes y mascaradas que el albergo proponía, con vistas a la ensenada. Quinientas butacas tenía, además, para proyecciones de cinematógrafo y funciones de teatro. Lo nunca visto en el norte de África.

Su diseño corrió por cuenta del arquitecto italiano Florestano di Fausto, asistido por Stefano Gatti-Casazza. Pero la pasarela de ídolos deportivos en la que al poco se convirtió sobrepasó, con mucho, los altos vuelos que su firma técnica y facultativa le otorgaba. Tras sus victorias en el Grand Prix, el piloto de carreras Hermman Lang trajo a todo el establishment de la escudería Mercedes-Benz. Otros pilotos abonados al albergo, como Guiseppe Farina y Achile Varzi, lograron también la pool-position en el circuito, haciendo valer los motores Alfa Romeo y demostrando que entre nazis y fascistas andaba el veloz juego por aquellos años treinta.

Hotel y Casino Uaddan. Libia.

Le conferían mucha exclusividad a tan sofisticado albergo sus cincuenta habitaciones contadas, más el hecho de que solo abriera las puertas durante el invierno, la temporada alta para el desplazamiento vacacional de las clases altas europeas. En su libro titulado Arquitectura y turismo en la colonia italiana de Libia: un modernismo ambivalente, Brian McLaren pone en valor la tradición manior con que el albergo Uaddan se concibió, incorporando en la visión mediterránea de su diseño los hallazgos de la local obra civil: la decoración geométrica de sus patios, un minarete de uso profano, el estudio y práctica de las corrientes refrescantes de aire por galerías y corredores… Todo en aras del confort, la higiene y la racionalidad, a lo que en el Uaddan se añadían balconadas señoriales, unos baños romanos de mármol, el barbero, el servicio de lavandería y –¡oh bendiciones del progreso!– la conexión telefónica.

Pese a disponer de palacio en Trípoli, como buen gobernador del dolce far niente, el mariscal Italo Balbo supervisó y probó las instalaciones del albergo Uaddan en persona, al objeto de que allí se tratase a los pilotos del Grand Prix a cuerpo de rey, disponible y transparente siempre su gran piscina, lujos a todo detalle y con cenas teatralizadas para sus invitados. No en vano, acababan de fusionarse la Italia Cirenaica y Tripolitana en la colonia del actual territorio libio: una buena extensión de kilómetros costeros que hiciera despegar el turismo, dejando divisas. Los inicios del Grand  Prix a bombo y platillo, en 1925, se saldaron con dos muertos en carrera. Por eso enseguida se optó por variar su circuito, que ya no sería todoterreno, mimando además con trato de gran hotel a los pilotos intrépidos que competirían sobre cuatro ruedas. Estrellas del deporte a las que no se pretendía engordar camino del matadero, pero sobre las que pendía una espada de Damocles. De 1933 a 1938 se adscribió la prueba automovilística a la “fórmula libre”, liberándola de restricciones en cuanto al peso y motores de los vehículos contrincantes. Una decisión que a la postre la convirtió en la más rápida y espectacular del mundo, antes incluso del pistoletazo de salida en boxes. De ahí que el famoso piloto Dick Seaman calificase el Grand Prix de Tripoli como el “Ascot de las carreras a motor”, en referencia al prestigio y glamour del hipódromo británico. Ya el presidente del club automovilístico de Trípoli, Edigio Sforzini, había logrado en 1933 reeditar el Gran Prix, suspendido dos años antes por falta de público, alicientes y dinero. ¿Alicientes de emoción extra para el público? Sí, los resultados de la carrera se asociaron a premios de lotería muy sustanciosos, mucho más que las cuantías otorgadas a los vencedores de la prueba.

El Grand Prix de Trípoli se interrumpió para siempre en 1940, con la Segunda Guerra Mundial, tras quince años recorriendo el circuito del lago de sal Mallaha. Sin embargo, la fiesta de los extranjeros residentes en Trípoli siguió en el Uaddan, hasta el toque de queda impuesto por Gadafi en 1969, que durante la década siguiente nacionalizó toda empresa privada. Por fortuna de casino, digámoslo así, su golpe militar llegó después de que Rita Pavone cantase allí, se le diera una cena de homenaje a Sofía Loren en 1957, lo visitase el cantante de rock and roll Little Tony y el melódico napolitano Peppino di Capri, ambos como artistas de escenario.

El Uaddan abrió sus puertas en 1936, acometió restauraciones y ahora se adscribe a la cadena Intercontinental Hotels. Lejos queda la época dorada de sus suntuosas salas, con bola festiva de Nochevieja; sus madrugadas interminables de sábado y sus celebraciones de boda burguesa por todo lo alto. Y si ha logrado mantener su nivel hasta nuestros días, vino a ser, en bastante medida, gracias al dinero que la comunidad hebrea radicada en Trípoli se dejó en su casino. Los fines de semana adquiría el tono despreocupado del amateur que prueba fortuna a la ruleta, dándose por satisfecho, al perder, con haber pasado el rato, en un grito de emociones. Pero el jugador judío desafiaba a la suerte a diario, como buen profesional del dinero.

hoteles historicos, viaje a libia

12345 (2 votos. Media: 3,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Maurilio de Miguel

Comentarios sobre  Trípoli a velocidad de ruleta y Grand Prix

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.