Azímut

21 de junio de 2018
“Solo después de que las mujeres empiecen a sentirse en esta tierra como en su ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Cómo yo atravesé África

ALEXANDRE SERPA PINTO

Editorial: EL VIENTO
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 368
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Nos vamos a aquellas décadas prodigiosas, las de las grandes expediciones coloniales a África Central en la segunda mitad del XIX. Antes, como ahora, los relatos de aquellos exploradores, que se adentraban en el continente negro, suscitaban pasiones lectoras y verdadera exaltación. Si además se unía una prosa atractiva y buena capacidad de observación, el éxito estaba asegurado. Este relato del portugués Serpa Pinto, a los territorios entre las colonias portuguesas de Angola y Mozambique gozó en su tiempo de un éxito notable.
Noticias en la Línea
  • Artistas rusos alrededor del mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El viaje refresca, agudiza y enriquece la percepción del mundo, despierta pensamientos y sentimientos latentes y da a luz a otros nuevos. El viaje puede encender la llama creativa, incluso entre aquellos que en la vida ordinaria no están inclinados a acciones extremas. Esto les ocurrió a los artistas rusos que protagonizan con sus obras la exposición La mirada viajera, en el Museo Ruso de Málaga. Pintores y dibujantes como Alexander Golovín, Zinaida Serebriakova, Iliá Repin, Yuri ...[Leer más]

  • Ciclo de cine neozelandés

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Además de ser plató de superproducciones como la trilogía de El Señor de los anillos, el Hobbit o Las Crónicas de Narnia, Nueva Zelanda es un país con una potente industria cinematográfica, aunque sus películas no siempre resulten fácil de ver fuera de sus fronteras. Casa Asia y el Círculo de Bellas Artes han organizado un ciclo para dar a conocer el cine kiwi, con films como A Flickering Truth, premiado en el Asian Film Festival de Barcelona, que se proyectarán durante el mes ...[Leer más]

  • Los mapas de Ammassalik

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Uno de los souvenirs que el explorador danés Gustav Holms se trajo en 1884 de Ammassalik, en la costa este de Groenlandia, fueron unos mapas grabados sobre tallas de madera en 3D, con información práctica sobre fiordos, ensenadas, islas... No se ha encontrado artilugio parecido en ningún otro poblado inuit. Más que para navegar, se cree que los tunumiit los empleaban para ilustrar y acompañar sus narraciones orales. Actualmente, dos de estos artefactos se conservan en el Museo Nacional de ...[Leer más]

  • Un respiro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Nairy Baghramian es una de las grandes exponentes de la escultura contemporánea. Nació en Isfahán, pero lleva treinta y cinco de sus cuarenta y siete años años viviendo en Berlín; por eso rehuye de la etiqueta de artista iraní, "por respeto a los artistas que trabajan allí, que son quienes sufren las dificultades y la censura". Es la primera vez que su trabajo puede verse en España, con un proyecto instalado en el Palacio de Cristal del Parque del Retiro hasta el 14 de octubre, que ...[Leer más]

  • Avifauna perdida

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El 40% de las más de 11.000 especies de aves que habitan el planeta están en retroceso poblacional y una de cada ocho en situación de amenaza; entre ellas, algunas tan populares como la tórtola europea, el frailecillo atlántico, el loro gris o el búho nival, según un informe de BirdLife International. En este contexto, Artimalia ha organizado una exposición dedicada a los pájaros extinguidos, desde el siglo XIX hasta nuestros días, Un llamamiento a la conservación desde el ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte




Tumbas etruscas

Leer ‘Tumbas etruscas’ sirve para descubrir con la mirada de D.H. Lawrence una civilización casi olvidada en la historia y la cultura de la península itálica. El novelista y viajero descubre las raíces del genio latino; un mundo aún hoy mal conocido, tapado literalmente por la grandeza de la expansiva Roma.

28 de abril de 2016

David Herbert Lawrence es conocido sobre todo por sus novelas. Pero también fue un gran viajero con la cultura necesaria para apreciar las tierras que pisaba y los pueblos que encontraba. Lawrence descubre el mundo etrusco, aún hoy mal conocido, tapado literalmente por la expansiva Roma. Una descripción meramente arqueológica de la cultura etrusca echaría para atrás a más de un lector, pero este libro es muy diferente. A través de los frisos y las tumbas, nos cuenta de una civilización singular, con raíces probablemente en Asia Menor, de su armonía y equilibrio, de su inocencia primigenia, no pretenciosa como la griega o la romana. Comparada con la naturalidad etrusca, Lawrence considera la belleza griega como algo “prefabricado”. Naturalidad que no les impidió crear un arte genial e inventar el arco y la bóveda, que los romanos usurpan como suyos.

Los etruscos eran el pueblo más fuerte en los tiempos de la fundación de Roma, hacia el siglo VI a.C. No formaban un Estado sino una federación de ciudades que compartían cultura y lengua, que ocupaba más o menos la Toscana moderna y la isla de Elba. La estirpe de los primeros reyes de Roma tiene orígenes etruscos, como prueba el apelativo de la “gran Roma de los Tarquinios”. En 396 a.C., en su deseo de expansión, los romanos toman y aniquilan la ciudad de Veii, Veis o Veies, a sólo quince kilómetros al noroeste de Roma, acabando con la civilización etrusca, aunque su impronta permaneciera. Lawrence ve en Giotto la energía soterrada del antiguo arte etrusco, espontáneo, vital y sensual y no oculta un cierto desdén hacia los imperialistas romanos, para él guiados principalmente por la codicia. Efectivamente, la caída de los etruscos constituyó un botín y un saqueo extraordinario, además de destruir una civilización armoniosa, más igualitaria y muy creativa.

Tumbas etruscas, D.H. Lawrence

El viaje lo realiza en los primeros años del fascismo, en trenes y carretas, llegando a pueblos sencillos bajo el sol, a veces asolados por la malaria, a plazas desiertas, escuetas como esas imágenes del cine realista de la postguerra. Era mucho antes de que el turismo depredador de los sesenta hubiera transformado el país. Aprovecha para hablarnos de personas –con simpatía a veces, como Albertino, el chaval de catorce años, diligente y amable, dickensiano–, de hermosas lavanderas y, con una condescendencia muy inglesa, nos expone el contraste de ese pueblo pobre, adocenado, casi entontecido, con sus ancestros, tan gallardos, tan artísticos. Lo que demuestra, para él, el error de considerar que la historia siempre avanza, de que el progreso es casi mecánico y es la ley fundamental de la historia. La vieja Etruria ha desaparecido y el pueblo es un fantasma de lo que fue, aún más chocante cuando se ven sus magníficas tumbas. También nos habla de paisajes, de flores que, como buen inglés, aprecia y conoce (en inglés el libro se titula Etrurian places, lugares).

D. H. Lawrence escribió novelas trascendentales en la literatura del siglo XX –tuvo que editar clandestinamente en Florencia El amante de Lady Chatterley, vetado por la censura inglesa–, rompiendo el corsé victoriano. Amaba el mundo clásico y no era un improvisador; sus páginas sobre los etruscos le sirven para cantar la sensualidad despejada de toda culpa, la unión del arte y la vida. Los romanos, dice, lo consideraban un pueblo “depravado” y por eso, dice con ironía, lo destruyeron. Encomia ese genio inicial, esa civilización risueña, que acogía otras culturas (griegos y fenicios) y que fue arrasada por la racionalidad romana. Una Etruria que tenía una religión simbólica, con animales heráldicos (hasta el pez, luego símbolo cristiano), que creía en los augurios y en los arúspices, como hoy –dice Lawrence– creemos en la psicología y la economía política.

Al describir los frescos de las tumbas, el autor se nos revela, se nos descubre, conocemos cómo es, cuáles son sus preferencias. Como buen libro de viaje, la personalidad del autor se transparenta. Es un viajero que disfruta de la historia, la cultura, los paisajes y todo con buen humor. En los frescos ve mucho más que ese arqueólogo alemán, insensible, científico, que se encuentra en Tarquinia y que describe con gracia pero sin piedad. Sin ápice de nostalgia, con sinceridad, pues, como se sabe, la insinceridad, la nostalgia y la melancolía son los tres principales impedimentos para narrar un viaje o un país.

Leer Tumbas etruscas, además de para aprender sobre esa civilización casi olvidada, nos servirá de estímulo para recorrer esas tierras con otra mirada, no sólo atendiendo al Renacimiento o a la civilización romana, y descubrir esas raíces del genio latino. Un itinerario histórico necesario para comprender mejor la cultura de la península itálica.

D.H. Lawrence, libros de viaje, literatura de viajes, tumbas etruscas, viaje a italia

12345 (2 votos. Media: 3,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Libros relacionados con  Tumbas etruscas

Comentarios sobre  Tumbas etruscas

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.