Azímut

GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Imagen de la India

JULIAN MARIAS

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 112
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Finales de los cincuenta. ¿Quién sabía algo de India? Los hippies españoles, que veinte años después aparecieron por ahí, aún no habían nacido, pero era el país con el que había soñado Julián Marías desde niño y la ocasión le llevó hasta ese fascinante país gracias a un congreso de Filosofía. Marías abre los ojos de par en par. Todo le interesa, todo le conmueve y en ese primer acercamiento ya da cuenta de manera sencilla, como un viajero más, de los grandes temas que conforman una sociedad tan compleja y distinta. Un texto que no ha perdido la frescura con la que fue escrito y que podría pertenecer a un viajero sensible de hoy día.
Noticias en la Línea
  • Yōkai, iconografía de lo fantástico

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los yōkai (monstruos japoneses) son las criaturas mitológicas por excelencia de la fantasía nipona, nacidas del temor a la Naturaleza, de la necesidad de explicar lo inexplicable y del poder de la imaginación. Además de los protagonistas de una exposición que hasta el 23 de septiembre puede verse en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde se exhiben rollos horizontales ilustrados emakimono, grabados ukiyo-e, pequeñas cajas inro, kimonos y un largo etcétera que nos...[Leer más]

  • IndiaIndie

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Un pintalabios bajo mi burka es la película que el gobierno indio trató de vetar por resultar “demasiado orientada hacia las mujeres" y por mostrar "escenas de sexo contagiosas”. Pero la tozudez de su directora, Alankrita Shrivastava, ganó la batalla a la censura y, finalmente, su historia de liberación feminista pudo proyectarse en las salas de su país. El film es uno de los que podrán verse en IndiaIndie, la muestra de cine independiente que Casa India ha programado del 10 al 14 de ...[Leer más]

  • Wanderlust

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «Errar perezosamente por el bosque y por el campo; tomar esto y aquello, tan pronto una flor como una rama; coger las hierbas al ocaso, observar mil y mil veces las mismas cosas y siempre con el mismo interés...» Jean-Jacques Rousseau era uno de aquellos románticos del XVIII para quienes el deambular por la naturaleza representaba una forma a la vez sensorial y física de apropiarse del mundo y encontrarse con uno mismo. Una exposición en la Antigua Galería Nacional de Berlín nos ...[Leer más]

  • Allá lejos y hace tiempo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Antes de que la madurez y el viaje transoceánico lo alejaran de la tierra donde nació y lo llevaran a Inglaterra, hogar de sus primitivos orígenes familiares, William Henry Hudson había pasado lo que años más tarde llamaría la época más feliz de su vida en Argentina. Así lo reflejó hace ahora cien años en Far Away and Long Ago. A History of my Early Life (1918), vagabundeando por sus antiguas querencias de infancia como ya lo había hecho en otros de sus textos (Días de ocio en la ...[Leer más]

  • El mundo visto desde Asia

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Todo es cuestión de perspectiva. Basta con cambiar nuestra posición sobre el plano para que el mundo en el que vivimos parezca otro completamente distinto. Los primeros cartógrafos budistas colocaban el Himalaya en el ombligo del universo, allá donde se localizaba Jerusalén para un europeo. Tampoco parece la misma Tierra aquella que exploró el almirante Zheng He (1371-1433) o el monje Xuanzang (602-664) en su célebre peregrinación hacia el Oeste. Así, durante siglos los mappae mundi ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Tumbas etruscas

Leer ‘Tumbas etruscas’ sirve para descubrir con la mirada de D.H. Lawrence una civilización casi olvidada en la historia y la cultura de la península itálica. El novelista y viajero descubre las raíces del genio latino; un mundo aún hoy mal conocido, tapado literalmente por la grandeza de la expansiva Roma.

28 de abril de 2016

David Herbert Lawrence es conocido sobre todo por sus novelas. Pero también fue un gran viajero con la cultura necesaria para apreciar las tierras que pisaba y los pueblos que encontraba. Lawrence descubre el mundo etrusco, aún hoy mal conocido, tapado literalmente por la expansiva Roma. Una descripción meramente arqueológica de la cultura etrusca echaría para atrás a más de un lector, pero este libro es muy diferente. A través de los frisos y las tumbas, nos cuenta de una civilización singular, con raíces probablemente en Asia Menor, de su armonía y equilibrio, de su inocencia primigenia, no pretenciosa como la griega o la romana. Comparada con la naturalidad etrusca, Lawrence considera la belleza griega como algo “prefabricado”. Naturalidad que no les impidió crear un arte genial e inventar el arco y la bóveda, que los romanos usurpan como suyos.

Los etruscos eran el pueblo más fuerte en los tiempos de la fundación de Roma, hacia el siglo VI a.C. No formaban un Estado sino una federación de ciudades que compartían cultura y lengua, que ocupaba más o menos la Toscana moderna y la isla de Elba. La estirpe de los primeros reyes de Roma tiene orígenes etruscos, como prueba el apelativo de la “gran Roma de los Tarquinios”. En 396 a.C., en su deseo de expansión, los romanos toman y aniquilan la ciudad de Veii, Veis o Veies, a sólo quince kilómetros al noroeste de Roma, acabando con la civilización etrusca, aunque su impronta permaneciera. Lawrence ve en Giotto la energía soterrada del antiguo arte etrusco, espontáneo, vital y sensual y no oculta un cierto desdén hacia los imperialistas romanos, para él guiados principalmente por la codicia. Efectivamente, la caída de los etruscos constituyó un botín y un saqueo extraordinario, además de destruir una civilización armoniosa, más igualitaria y muy creativa.

Tumbas etruscas, D.H. Lawrence

El viaje lo realiza en los primeros años del fascismo, en trenes y carretas, llegando a pueblos sencillos bajo el sol, a veces asolados por la malaria, a plazas desiertas, escuetas como esas imágenes del cine realista de la postguerra. Era mucho antes de que el turismo depredador de los sesenta hubiera transformado el país. Aprovecha para hablarnos de personas –con simpatía a veces, como Albertino, el chaval de catorce años, diligente y amable, dickensiano–, de hermosas lavanderas y, con una condescendencia muy inglesa, nos expone el contraste de ese pueblo pobre, adocenado, casi entontecido, con sus ancestros, tan gallardos, tan artísticos. Lo que demuestra, para él, el error de considerar que la historia siempre avanza, de que el progreso es casi mecánico y es la ley fundamental de la historia. La vieja Etruria ha desaparecido y el pueblo es un fantasma de lo que fue, aún más chocante cuando se ven sus magníficas tumbas. También nos habla de paisajes, de flores que, como buen inglés, aprecia y conoce (en inglés el libro se titula Etrurian places, lugares).

D. H. Lawrence escribió novelas trascendentales en la literatura del siglo XX –tuvo que editar clandestinamente en Florencia El amante de Lady Chatterley, vetado por la censura inglesa–, rompiendo el corsé victoriano. Amaba el mundo clásico y no era un improvisador; sus páginas sobre los etruscos le sirven para cantar la sensualidad despejada de toda culpa, la unión del arte y la vida. Los romanos, dice, lo consideraban un pueblo “depravado” y por eso, dice con ironía, lo destruyeron. Encomia ese genio inicial, esa civilización risueña, que acogía otras culturas (griegos y fenicios) y que fue arrasada por la racionalidad romana. Una Etruria que tenía una religión simbólica, con animales heráldicos (hasta el pez, luego símbolo cristiano), que creía en los augurios y en los arúspices, como hoy –dice Lawrence– creemos en la psicología y la economía política.

Al describir los frescos de las tumbas, el autor se nos revela, se nos descubre, conocemos cómo es, cuáles son sus preferencias. Como buen libro de viaje, la personalidad del autor se transparenta. Es un viajero que disfruta de la historia, la cultura, los paisajes y todo con buen humor. En los frescos ve mucho más que ese arqueólogo alemán, insensible, científico, que se encuentra en Tarquinia y que describe con gracia pero sin piedad. Sin ápice de nostalgia, con sinceridad, pues, como se sabe, la insinceridad, la nostalgia y la melancolía son los tres principales impedimentos para narrar un viaje o un país.

Leer Tumbas etruscas, además de para aprender sobre esa civilización casi olvidada, nos servirá de estímulo para recorrer esas tierras con otra mirada, no sólo atendiendo al Renacimiento o a la civilización romana, y descubrir esas raíces del genio latino. Un itinerario histórico necesario para comprender mejor la cultura de la península itálica.

D.H. Lawrence, libros de viaje, literatura de viajes, tumbas etruscas, viaje a italia

12345 (2 votos. Media: 3,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Libros relacionados con  Tumbas etruscas

Comentarios sobre  Tumbas etruscas

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.