Azímut

24 de noviembre de 2017
“Las naciones de la tierra se rigen eminentemente por el miedo: miedo de un tipo ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Flâneuse

Una paseante en París, Nueva York, Tokio, Venecia y Londres

Editorial: MALPASO EDICIONES
Lugar: ES
Año: 0
Páginas: 352
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa dura

COMPRAR
Hoy vamos con una revelación: las mujeres tienen piernas y las usan para caminar. Con ellas van y vienen, transitan los lugares, intervienen los espacios, desafían los mapas con su presencia. Baudelaire nos presentó a su flâneur, el hombre que se pasea sin involucrarse, pero Lauren Elkin nos presenta, a su vez, a la flâneuse, ella misma, una mujer que irrumpe caminando en los lugares en los que sí participa. "Donde el Flâneur mira, la flâneuse perturba y subvierte". Rescatar este hecho esencial, el de la voluntad de movimiento como afirmación de la individualidad, se mezcla en estas crónicas paseantes con el  de otras artistas cuyas huellas ya conocemos: de Martha Gellhorn, en los escenarios del mundo, a Sophie Calle en  París o Venecia, o George Sand o Agnès Varda, o tantas otras maestras en la subversión del movimiento.
Noticias en la Línea
  • Homenaje a Carmen de Burgos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “El deseo de los viajes es insaciable en Carmen…”, contaba sobre su pareja Ramón Gómez de la Serna. Una mujer que fue la primera periodista española en plantilla y la primera en escribir sus crónicas desde las trincheras. La Biblioteca Nacional de España celebra el 150 aniversario de su nacimiento con una muestra bibliográfica sobre la obra periodística y literaria de Colombine, que comprende relatos viajeros como los recogidos en Peregrinaciones (1916) o Mis viajes por Europa (...[Leer más]

  • Cartografías de lo desconocido

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Robert Louis Stevenson dijo en cierta ocasión que había oído hablar de unas criaturas extrañas a quienes no les interesaban los mapas, pero que no creía en su existencia. Nosotros tampoco, porque los mapas son objetos realmente fascinantes, la promesa de aquel viaje pendiente... Y en algunos casos, un tesoro de valor inestimable (y no solo para Long John Silver), como muestra una exposición en la Biblioteca Nacional de España, donde hasta el próximo 28 de enero pueden verse maravillas ...[Leer más]

  • Una arboleda, un punto de vista

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Hace unos años quise hacer un proyecto documental sobre ‘el paseo’ al más puro estilo Robert Walser. Deseaba practicar el arte de perderme con la cámara en un bosque. Aquella intención se transformó en un trabajo sobre el paisaje, también sobre la fotografía, entendidos uno y otro (la percepción del paisaje y la visión fotográfica) como alucinaciones provocadas por el cruce entre el mundo y el pensamiento. El vehículo que encontré para trasladarme de un universo al otro fue el ...[Leer más]

  • Los Archivos del Planeta

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En 1909, el banquero Albert Kahn visitó Japón en uno de sus tantos viajes de negocios, del que volvió con un montón de fotos. Fue entonces cuando se le ocurrió contratar con su fortuna a una legión de fotógrafos y enviarlos por todo el mundo para crear un inmenso archivo fotográfico y fílmico: 72.000 placas autocromas y 183.000 metros de película que registran paisajes y gentes de más de cincuenta países: Afganistán, Brasil, India, Israel, Cisjordania, China, Croacia, España, ...[Leer más]

  • El lenguaje de la belleza maya

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Los hombres andaban vestidos con camisetas de colores, cubiertos con sus mantas pintadas, con zarcillos en las orejas de oro, y patenas y otras joyas al cuello. Las mujeres, cubiertas las cabezas y pechos, y sus faldillas de la cinta abajo hasta los pies, curando siempre que dellos cosa no se les parezca..." Así describía Fray Bartolomé de las Casas a los indígenas mayas cuando se topó hace cinco siglos con ellos. Ahora habría qué ver la impresión que les causaron a la gente del Yucat...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Tumbas etruscas

Leer ‘Tumbas etruscas’ sirve para descubrir con la mirada de D.H. Lawrence una civilización casi olvidada en la historia y la cultura de la península itálica. El novelista y viajero descubre las raíces del genio latino; un mundo aún hoy mal conocido, tapado literalmente por la grandeza de la expansiva Roma.

28 de abril de 2016

David Herbert Lawrence es conocido sobre todo por sus novelas. Pero también fue un gran viajero con la cultura necesaria para apreciar las tierras que pisaba y los pueblos que encontraba. Lawrence descubre el mundo etrusco, aún hoy mal conocido, tapado literalmente por la expansiva Roma. Una descripción meramente arqueológica de la cultura etrusca echaría para atrás a más de un lector, pero este libro es muy diferente. A través de los frisos y las tumbas, nos cuenta de una civilización singular, con raíces probablemente en Asia Menor, de su armonía y equilibrio, de su inocencia primigenia, no pretenciosa como la griega o la romana. Comparada con la naturalidad etrusca, Lawrence considera la belleza griega como algo “prefabricado”. Naturalidad que no les impidió crear un arte genial e inventar el arco y la bóveda, que los romanos usurpan como suyos.

Los etruscos eran el pueblo más fuerte en los tiempos de la fundación de Roma, hacia el siglo VI a.C. No formaban un Estado sino una federación de ciudades que compartían cultura y lengua, que ocupaba más o menos la Toscana moderna y la isla de Elba. La estirpe de los primeros reyes de Roma tiene orígenes etruscos, como prueba el apelativo de la “gran Roma de los Tarquinios”. En 396 a.C., en su deseo de expansión, los romanos toman y aniquilan la ciudad de Veii, Veis o Veies, a sólo quince kilómetros al noroeste de Roma, acabando con la civilización etrusca, aunque su impronta permaneciera. Lawrence ve en Giotto la energía soterrada del antiguo arte etrusco, espontáneo, vital y sensual y no oculta un cierto desdén hacia los imperialistas romanos, para él guiados principalmente por la codicia. Efectivamente, la caída de los etruscos constituyó un botín y un saqueo extraordinario, además de destruir una civilización armoniosa, más igualitaria y muy creativa.

Tumbas etruscas, D.H. Lawrence

El viaje lo realiza en los primeros años del fascismo, en trenes y carretas, llegando a pueblos sencillos bajo el sol, a veces asolados por la malaria, a plazas desiertas, escuetas como esas imágenes del cine realista de la postguerra. Era mucho antes de que el turismo depredador de los sesenta hubiera transformado el país. Aprovecha para hablarnos de personas –con simpatía a veces, como Albertino, el chaval de catorce años, diligente y amable, dickensiano–, de hermosas lavanderas y, con una condescendencia muy inglesa, nos expone el contraste de ese pueblo pobre, adocenado, casi entontecido, con sus ancestros, tan gallardos, tan artísticos. Lo que demuestra, para él, el error de considerar que la historia siempre avanza, de que el progreso es casi mecánico y es la ley fundamental de la historia. La vieja Etruria ha desaparecido y el pueblo es un fantasma de lo que fue, aún más chocante cuando se ven sus magníficas tumbas. También nos habla de paisajes, de flores que, como buen inglés, aprecia y conoce (en inglés el libro se titula Etrurian places, lugares).

D. H. Lawrence escribió novelas trascendentales en la literatura del siglo XX –tuvo que editar clandestinamente en Florencia El amante de Lady Chatterley, vetado por la censura inglesa–, rompiendo el corsé victoriano. Amaba el mundo clásico y no era un improvisador; sus páginas sobre los etruscos le sirven para cantar la sensualidad despejada de toda culpa, la unión del arte y la vida. Los romanos, dice, lo consideraban un pueblo “depravado” y por eso, dice con ironía, lo destruyeron. Encomia ese genio inicial, esa civilización risueña, que acogía otras culturas (griegos y fenicios) y que fue arrasada por la racionalidad romana. Una Etruria que tenía una religión simbólica, con animales heráldicos (hasta el pez, luego símbolo cristiano), que creía en los augurios y en los arúspices, como hoy –dice Lawrence– creemos en la psicología y la economía política.

Al describir los frescos de las tumbas, el autor se nos revela, se nos descubre, conocemos cómo es, cuáles son sus preferencias. Como buen libro de viaje, la personalidad del autor se transparenta. Es un viajero que disfruta de la historia, la cultura, los paisajes y todo con buen humor. En los frescos ve mucho más que ese arqueólogo alemán, insensible, científico, que se encuentra en Tarquinia y que describe con gracia pero sin piedad. Sin ápice de nostalgia, con sinceridad, pues, como se sabe, la insinceridad, la nostalgia y la melancolía son los tres principales impedimentos para narrar un viaje o un país.

Leer Tumbas etruscas, además de para aprender sobre esa civilización casi olvidada, nos servirá de estímulo para recorrer esas tierras con otra mirada, no sólo atendiendo al Renacimiento o a la civilización romana, y descubrir esas raíces del genio latino. Un itinerario histórico necesario para comprender mejor la cultura de la península itálica.

D.H. Lawrence, libros de viaje, literatura de viajes, tumbas etruscas, viaje a italia

12345 (2 votos. Media: 3,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Libros relacionados con  Tumbas etruscas

Comentarios sobre  Tumbas etruscas

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.