Azímut

19 de febrero de 2018
“¿Hay acaso placer mayor que, sentado en las largas noches de invierno junto a la ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

En el silencio

WADE DAVIS

Editorial: PRE-TEXTOS
Lugar: VALENCIA
Año: 0
Páginas: 1148
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
La triste epopeya de  George Mallory,  el mejor alpinista de Gran Bretaña en su momento,  y el inexperto Sandy Irvine, por conquistar el Everest ha sido contada de mil maneras y ha dado pie a excelentes relatos. Lo que nos ha gustado de esta monumental reconstrucción de aquella escalada es el prolijo esfuerzo de su autor por desvelarnos el contexto que la alentó. La servidumbre de intereses de la expansión colonial de Gran Bretaña, la dominación de Asia, la necesidad de dar esperanza y horizontes a una generación rota tras la I Guerra Mundial. Si la montaña siempre ha ofrecido un tesoro de simbolismo de altura, el Everest significaba la cumbre de cualquier ambición. Mucho más que un relato de montaña, desde luego.
Noticias en la Línea
  • Museo íbero de Jaén

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Más de veinte siglos después de que los romanos acabasen con los últimos pueblos íberos de la Península Ibérica, ha abierto las puertas en Jaén el único museo del mundo dedicado por entero a esta cultura. La primera exposición temporal ―titulada La dama, el príncipe, el héroe y la diosa― presta especial atención a aquellas mujeres duras que en su día describió Estrabón: "[…] se han visto y se han contado muchas otras cosas de todos los pueblos de Iberia en general, pero ...[Leer más]

  • Muchos caminos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Camino de Santiago. Exposición Si  no se mirase otra cosa que el camino, demasiado pronto dejaría uno de ser peregrino... Con tal de prorrogar el errar, recomendamos hacer un alto en el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC) y (se sea peregrino o no) visitar una exposición que, hasta el próximo 2 de septiembre, reflexiona sobre la realidad paisajística, antropológica, cultural, histórica y religiosa de la ruta jacobea con ochenta y ocho obras de artistas nacionales e internacionales.

  • Beethoven en Viena

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Durante las tres décadas que el compositor alemán pasó en Viena, cambió de alojamiento casi dos veces al año. Una de sus viviendas, la de la calle Probusgasse 6 de Heiligenstadt (un barrio del distrito 19), ha sido ampliada y convertida en un nuevo Museo Beethoven. El músico se trasladó a lo que entonces era un pueblecito en el campo para descansar su oído en la naturaleza, siguiendo indicaciones médicas. Precisamente fue allí donde, en 1802 redactó el Testamento de ...[Leer más]

  • Infinito artificial

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "La infinidad tiene una tendencia a llenar la mente con aquella especie de horror delicioso que es el efecto más genuino y la prueba más verdadera de lo sublime". Lo dijo Edmund Burke, y lo ilustra Fernando Maselli en una exposición fotográfica que puede verse hasta el 15 de abril en el Museo Universidad de Navarra. El fotógrafo argentino tuvo que realizar cursos de alpinismo y entrenar durante un año para adentrarse en parajes de alta montaña, donde pasó varios días retratando los ...[Leer más]

  • Un levantino camino del Este

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Lotfia El Nadi fue la primera mujer árabe piloto; obtuvo su licencia en 1933, junto al enojo inicial de su padre (luego el hombre se acostumbró; incluso dejó que le llevara de paseo en avión). Forma parte de la historia de Egipto tanto como el rey Faruk I, el antiguo presidente Gamal Abdel Nasser, la cantante Umm Kulthum o la actriz Faten Hamama; personajes que el artista y diseñador textil Chant Avedissian retrata en su serie Iconos del Nilo a modo de modernos jeroglíficos. Buena ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Tumbas etruscas

Leer ‘Tumbas etruscas’ sirve para descubrir con la mirada de D.H. Lawrence una civilización casi olvidada en la historia y la cultura de la península itálica. El novelista y viajero descubre las raíces del genio latino; un mundo aún hoy mal conocido, tapado literalmente por la grandeza de la expansiva Roma.

28 de abril de 2016

David Herbert Lawrence es conocido sobre todo por sus novelas. Pero también fue un gran viajero con la cultura necesaria para apreciar las tierras que pisaba y los pueblos que encontraba. Lawrence descubre el mundo etrusco, aún hoy mal conocido, tapado literalmente por la expansiva Roma. Una descripción meramente arqueológica de la cultura etrusca echaría para atrás a más de un lector, pero este libro es muy diferente. A través de los frisos y las tumbas, nos cuenta de una civilización singular, con raíces probablemente en Asia Menor, de su armonía y equilibrio, de su inocencia primigenia, no pretenciosa como la griega o la romana. Comparada con la naturalidad etrusca, Lawrence considera la belleza griega como algo “prefabricado”. Naturalidad que no les impidió crear un arte genial e inventar el arco y la bóveda, que los romanos usurpan como suyos.

Los etruscos eran el pueblo más fuerte en los tiempos de la fundación de Roma, hacia el siglo VI a.C. No formaban un Estado sino una federación de ciudades que compartían cultura y lengua, que ocupaba más o menos la Toscana moderna y la isla de Elba. La estirpe de los primeros reyes de Roma tiene orígenes etruscos, como prueba el apelativo de la “gran Roma de los Tarquinios”. En 396 a.C., en su deseo de expansión, los romanos toman y aniquilan la ciudad de Veii, Veis o Veies, a sólo quince kilómetros al noroeste de Roma, acabando con la civilización etrusca, aunque su impronta permaneciera. Lawrence ve en Giotto la energía soterrada del antiguo arte etrusco, espontáneo, vital y sensual y no oculta un cierto desdén hacia los imperialistas romanos, para él guiados principalmente por la codicia. Efectivamente, la caída de los etruscos constituyó un botín y un saqueo extraordinario, además de destruir una civilización armoniosa, más igualitaria y muy creativa.

Tumbas etruscas, D.H. Lawrence

El viaje lo realiza en los primeros años del fascismo, en trenes y carretas, llegando a pueblos sencillos bajo el sol, a veces asolados por la malaria, a plazas desiertas, escuetas como esas imágenes del cine realista de la postguerra. Era mucho antes de que el turismo depredador de los sesenta hubiera transformado el país. Aprovecha para hablarnos de personas –con simpatía a veces, como Albertino, el chaval de catorce años, diligente y amable, dickensiano–, de hermosas lavanderas y, con una condescendencia muy inglesa, nos expone el contraste de ese pueblo pobre, adocenado, casi entontecido, con sus ancestros, tan gallardos, tan artísticos. Lo que demuestra, para él, el error de considerar que la historia siempre avanza, de que el progreso es casi mecánico y es la ley fundamental de la historia. La vieja Etruria ha desaparecido y el pueblo es un fantasma de lo que fue, aún más chocante cuando se ven sus magníficas tumbas. También nos habla de paisajes, de flores que, como buen inglés, aprecia y conoce (en inglés el libro se titula Etrurian places, lugares).

D. H. Lawrence escribió novelas trascendentales en la literatura del siglo XX –tuvo que editar clandestinamente en Florencia El amante de Lady Chatterley, vetado por la censura inglesa–, rompiendo el corsé victoriano. Amaba el mundo clásico y no era un improvisador; sus páginas sobre los etruscos le sirven para cantar la sensualidad despejada de toda culpa, la unión del arte y la vida. Los romanos, dice, lo consideraban un pueblo “depravado” y por eso, dice con ironía, lo destruyeron. Encomia ese genio inicial, esa civilización risueña, que acogía otras culturas (griegos y fenicios) y que fue arrasada por la racionalidad romana. Una Etruria que tenía una religión simbólica, con animales heráldicos (hasta el pez, luego símbolo cristiano), que creía en los augurios y en los arúspices, como hoy –dice Lawrence– creemos en la psicología y la economía política.

Al describir los frescos de las tumbas, el autor se nos revela, se nos descubre, conocemos cómo es, cuáles son sus preferencias. Como buen libro de viaje, la personalidad del autor se transparenta. Es un viajero que disfruta de la historia, la cultura, los paisajes y todo con buen humor. En los frescos ve mucho más que ese arqueólogo alemán, insensible, científico, que se encuentra en Tarquinia y que describe con gracia pero sin piedad. Sin ápice de nostalgia, con sinceridad, pues, como se sabe, la insinceridad, la nostalgia y la melancolía son los tres principales impedimentos para narrar un viaje o un país.

Leer Tumbas etruscas, además de para aprender sobre esa civilización casi olvidada, nos servirá de estímulo para recorrer esas tierras con otra mirada, no sólo atendiendo al Renacimiento o a la civilización romana, y descubrir esas raíces del genio latino. Un itinerario histórico necesario para comprender mejor la cultura de la península itálica.

D.H. Lawrence, libros de viaje, literatura de viajes, tumbas etruscas, viaje a italia

12345 (2 votos. Media: 3,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Libros relacionados con  Tumbas etruscas

Comentarios sobre  Tumbas etruscas

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.