Azímut

22 de octubre de 2017
“Explorando como curiosos y no como conquistadores”. Jules Verne.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

La montaña y el arte

Miradas desde la pintura, la música y la literatura

EDUARDO MARTINEZ DE PISON

Editorial: FORCOLA
Lugar: MADRID
Año: 0
Páginas: 616
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Cada vez que Eduardo Martínez de Pisón se pone al teclado, ya sabemos que nos regalará toda su inmensa erudición. En "El sentimiento de la montaña", libro escrito al alimón con Sebastián Álvaro, ya nos dejo un aperitivo, pero sus muchos seguidores sabíamos que el maestro, tarde o temprano, se pondría a la tarea de recopilar su asombrosa erudición montañesca como hecho cultural. Aquí tenemos el resultado: más de 600 páginas dedicadas a las cumbres como inspiración para la pintura y el arte, la música, la literatura y sin que falte un capítulo dedicado a las nuestras. Uno de esos libros que ya se quedan para siempre en la estantería y se convierten en imprescindibles.
Noticias en la Línea
  • Urbs beata Hierusalem

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los viajeros que se aventuraban por Tierra Santa en los siglos XVI y XVII no lo tenían nada fácil. En palabras de un alemán que acompañó a Ignacio de Loyola hasta Jerusalén, el peregrino debía llevar bien llenas tres bolsas: la del dinero, pues lo necesitaría a cada paso; la de la fe, para no dudar de nada que le contaran; y la de la paciencia, para sufrir todo tipo de ofensas. Una exposición en la Biblioteca Nacional de España muestra la magnífica colección de libros de ...[Leer más]

  • Geografía física y humana

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en La Casa EncendidaAnna Bella Geiger dibuja mapas ―territorios históricamente asignados a los hombres― para reflexionar sobre las políticas coloniales, los estereotipos culturales, las exclusiones y los discursos impuestos por la hegemonía. Su aspiración: crear una cartografía nueva donde las mujeres tengan esos espacios que les han sido negados. La obra de la artista brasileña puede verse en hasta el 7 de enero en La Casa Encendida de Madrid.

  • La irresistible atracción del Ártico

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Sociedad Geográfica EspañolaLa Sociedad Geográfica Española dedica el mes de octubre al Polo Norte, con conferencias sobre la historia y exploración de las regiones árticas, su importancia geopolítica en el siglo XXI, los problemas a los que se enfrenta con el cambio climático y la atracción que ejercen sus hielos sobre los viajeros de nuestro tiempo.Consultar los detalles de la programación aquí.

  • Ciclo de cine africano

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Casa ÁrabeQuien se perdiera el Festival de Cine Africano de Tarifa (FCAT) 2017 tiene la oportunidad de ver las películas proyectadas en el ciclo de otoño que ha programado Casa África en sus sedes de Madrid y de Córdoba. Entre ellas, El último de nosotros, del director Ala Eddine Slim, premiada como mejor largometraje: una ficción sin diálogos cuyo personaje principal recorre espacios infinitos para intentar cruzar de forma clandestina a Europa.

  • Literatura de viajes: escritoras viajeras

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Club de Lectura 'Una habitación propia', promovido por la concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Avilés, dedica su próximo ciclo a la literatura de viajes, con obras de las escritoras Martha Gellhorn (11 de septiembre), Vita Sackville-West (9 de octubre), Brigitte Reimann (13 de noviembre) y Ella Maillart (11 de diciembre), de quien se leerá El camino cruel. Las tertulias se desarrollarán a las 17.30 horas en el centro de Documentación de Mujeres, ubicado en la calle Fernando ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Ueli Steck y la galaxia

No medía dos metros ni movía montañas. Las subía porque en el único sitio de la montaña donde es seguro que da el sol es en la cima. El suizo Ueli Steck nos demostró que felicidad y locura son una misma cosa. La muerte del montañero suizo es mucho más que la muerte de una leyenda alpina.

15 de mayo de 2017

El deseo “de quitarme el esfuerzo involuntario de ser” es una triste expresión de un poeta triste, Fernando Pessoa. Rezar a un enfermo cuando uno quiere hablar de alguien que nació cuando ya se había puesto nombre a todas las galaxias, es una reacción común: la derrota que supone la desaparición de Hércules es el único mito que comparten todas las culturas. Ueli Steck, como Cástor y Pólux, como las Hespérides, como Andrómeda, se merece un trozo de universo a modo de lápida. La próxima galaxia debería llevar su nombre. Será, entonces, el momento de celebración, cuando hallamos diluido un tanto el duelo. Pero hoy, paseando por unas ciudades o por unas montañas a las que el sol no se queda pegado, sino que resbala, no nos queda más remedio que sentir que ser es un esfuerzo que otro eligió que hiciéramos. Y la única manera de librarnos del dolor es quitarnos ese esfuerzo por nuestra propia voluntad. Pero a Ueli no le hubiera hecho gracia que el sol resbalara sobre el dorso de los girasoles que somos, y que hoy nos cuesta alzar la cara para que el sol nos dé un día más de vida.

Ueli Steck

Lo ideal sería conocer al amado bajo un manzano, como le sucedió a San Juan de la Cruz, que no pudo ser héroe porque no nació en tiempos heroicos. Nació en tiempos oscuros y por eso fue poeta. Esta es una época loca y feliz para la mitad de los seres humanos que no mueren de hambre. Nuestro emblema serán unos locos felices, pero para ser loco y feliz no basta con esperar debajo de un manzano o pasear por las calles de una Lisboa triste. A la locura y a la felicidad, bien lo supo Alonso Quijano, hay que salir a buscarlas. Por el camino uno encontrará las flores de verbena, pero también conocerá lo que supone tener vísceras. En el documental Pura vida, que narra los últimos momentos de Iñaki Ochoa de Olza en el Annapurna, Ueli Steck asciende por encima de los siete mil metros con material y ropa de media montaña, porque su paquete térmico y especializado no había llegado. Su objetivo no era otro que llevar unas inyecciones de dexametasona y animar a Iñaki a que no abandonara esa decisión que había tomado, la de transformar el esfuerzo involuntario de ser en felicidad y locura, en amor bajo el manzano, en merecerse el nombre de una galaxia, en salir al monte para ganarse el derecho a sentir la luz del día como la sienten los girasoles. Ayer, en homenaje a Ueli, volví a ver Pura vida y supe de nuevo que el dolor solo se cura con agua salada: con el sudor, con las lágrimas, con el mar. Sin las armas del guerrero, Ueli no abandonó a su amigo, como Hércules no abandonaba a las criaturas hambrientas que iba encontrando a su paso. Hércules es el mito universal porque no consentía la injusticia, no porque derrotara a monstruos como la Hydra. La leyenda lo dice bien a las claras: tras volverse loco por culpa de un brebaje que le preparó Hera y asesinar en sueños a su familia, Hércules consagró su vida y su fuerza a defender a los pobres. Otra cosa son lo de las doce pruebas.

En eso, en las doce pruebas, Ueli Steck nos llevaba mucha ventaja: el Eiger, el Cervino y las Jorasses, pero también la cara sur del Annapurna, dan buena cuenta de ello. Lo que nos conmueve de la muerte de Ueli no es que le falte una de las doce pruebas para alcanzar a Hércules. Lo que nos conmueve es que ya nadie subirá miles de metros con botas y chaqueta de camping, en un tiempo récord, porque no consiente que un amigo muera solo. Tenía cientos de patrocinadores que le facilitaban su dedicación a la alta montaña, porque sus cualidades eran las de Hércules y eso le permitía acaparar páginas y páginas de revistas especializadas. Pero era uno de esos rostros en los que jamás nos hubiéramos fijado de encontrarnos con él por los senderos. No medía dos metros ni movía montañas. Las subía porque en el único sitio de la montaña donde es seguro que da el sol es en la cima. Nos enseñó la importancia del entrenamiento y la planificación a la hora de partir en una excursión segura. Pero si uno no quiere refugiarse en el esfuerzo involuntario del ser y montarse toda una vida existencialista alrededor de la maldición de haber nacido, sabe que no es el dueño del planeta y quedarse en su casa. De ahí que lo bonito de vivir sea salir a conocerlo. Vivimos en una época de locura y felicidad. Ueli Steck lo sabía y fue capaz de dar un paso más que los otros, al demostrarnos que locura y felicidad son una misma cosa. Al recordarle, pues, nos sobra una de las dos palabras. Yo elijo quedarme con felicidad.

alpinismo, Ueli Steck

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Ueli Steck y la galaxia

Comentarios sobre  Ueli Steck y la galaxia

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.