Azímut

17 de diciembre de 2018
“Yo nunca sabré quién soy, o cuál es el sentido de mi sino, uno ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Imagen de la India

JULIAN MARIAS

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 112
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Finales de los cincuenta. ¿Quién sabía algo de India? Los hippies españoles, que veinte años después aparecieron por ahí, aún no habían nacido, pero era el país con el que había soñado Julián Marías desde niño y la ocasión le llevó hasta ese fascinante país gracias a un congreso de Filosofía. Marías abre los ojos de par en par. Todo le interesa, todo le conmueve y en ese primer acercamiento ya da cuenta de manera sencilla, como un viajero más, de los grandes temas que conforman una sociedad tan compleja y distinta. Un texto que no ha perdido la frescura con la que fue escrito y que podría pertenecer a un viajero sensible de hoy día.
Noticias en la Línea
  • La Morada de las Nieves

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El fotógrafo y montañero Fernando Ezquerro viajó entre 2007 y 2014 a todos los rincones de la cordillera himaláyica para retratar los antiguos reinos de Nepal, Ladakh, Zanskar, Mustang, Sikkim, Tíbet y Bután. Su trabajo puede verse hasta el 26 de mayo en una exposición del Museo Nacional de Antropología que irá cambiando durante los siete meses que dure la muestra. Las imágenes van acompañadas por piezas budistas de la colección museística, vídeos y efectos visuales, sonoros y...[Leer más]

  • Habitar el Mediterráneo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Mediterráneo es mezcla y confrontación de lenguas, culturas y religiones desde los inicios de la historia. El Mediterráneo son ciudades destruidas y reconstruidas, aglomeraciones de vacaciones ilusorias y campos de refugiados. El Mediterráneo es escenario de costumbres y modos de vida que a unos les deja respirar y a otros constriñe. El Mediterráneo es el mar de fondo de una exposición abierta al público en el Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) hasta el 14 de abril, con obras de...[Leer más]

  • Ciudades milenarias

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mosul, Irak. Calles destruidas por los bombardeos, monumentos mutilados por Daesh. De la mezquita de al-Nuri, donde se proclamó el Estado Islámico, solo queda un pedazo de mirhab...  Este y otros tesoros torturados como el zoco de Alepo, el templo de Baalshamin en Palmira o el anfiteatro romano de Leptis Magna renacen de sus ruinas en el Instituto del Mundo Árabe de París, que reconstruye en 3D maravillas heridas de nuestro patrimonio mundial. Una exposición necesaria para comprender la...[Leer más]

  • Una ventana al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    National Geographic está de aniversario, cumple 130 años y lo celebra con una exposición que podrá verse hasta el 24 de febrero de 2019 en la Fundación Telefónica de Madrid. Más de un siglo de actividad divulgativa y exploradora se encuentran representados por objetos icónicos, fotografías, mapas y vídeos sobre algunas de las expediciones más emblemáticas auspiciadas por la entidad, como las primeras exploraciones polares, el descubrimiento del Machu Picchu por Hiram Bingham en ...[Leer más]

  • Los últimos bosques vírgenes de Europa

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Aunque parezca imposible, quedan lugares salvajes que la actividad humana no ha perturbado todavía. Un equipo internacional de investigadores, dirigidos por la Universidad de Humboldt en Berlín, ha elaborado un estudio y un mapa donde se muestran los bosques primarios conservados en el continente: más de 1,37 millones de hectáreas, repartidas en 34 países diferentes, entre ellos España; concretamente, en Pirineos y la cornisa cantábrica. Algunos ejemplos son  la reserva Natural ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros de viaje




Un museo en la estepa uzbeka

En Nukus hay un museo que nadie imaginaría en un lugar como este: el que fundó Igor Savitsky. El pintor ucraniano llegó a Uzbekistán en 1950 formando parte de una expedición arqueológica y, embrujado por la estepa, comenzó a coleccionar cuantas muestras de la cultura local encontró.

17 de septiembre de 2018

Nukus, Uzbekistán, es un lugar extraño.

Lo primero que me vino a la cabeza cuando llegamos fue que me encontraba en una de esas ciudades que soy incapaz de entender. Recordé las voces que hablaban de un centro de investigación de armas químicas del Ejército Rojo, de los desastres ecológicos en el mar de Aral y de que los pesticidas que libera su lecho seco provocan problemas respiratorios, altas tasas de cáncer y deformidades en los recién nacidos…

Dicen algunos viajeros que creen estar en medio de la nada, pero no están del todo en lo cierto. Como tampoco lo están quienes, ante las largas avenidas –espectralmente vacías–, llegan a sentirse muy solos o incluso intimidados. Tal vez, los primeros debieran pensar en la cercanía del río Amu Daria –el Oxus–, y en que desde la antigüedad miles de pasos han surcado estas llanuras. Los segundos, que en esta ciudad, aunque nadie lo crea, viven 270.000 personas.

Sea como sea, es fácil sentirse así en un lugar apartado. Recuerdo que, en algún momento, paseando, atravesamos un parque desierto, y que aquel vacío polvoriento me llenó de tristeza y de una sensación de desamparo… Puede que no fuera para tanto, y que todo se debiera a la vieja noria inmóvil, llena de herrumbre y aparentemente olvidada.

Poco después llegamos al museo que nos había traído hasta aquí y que casi nadie imaginaría en un lugar como este. Fue fundado por Igor Savitsky, que había venido en 1950 formando parte de una expedición arqueológica y que –embrujado por la gente y la cultura de la estepa– se quedó y comenzó a recoger y guardar, metódicamente, alfombras, trajes, joyas y cuantas muestras de la cultura local encontró. Además, desde finales de los cincuenta incluyó en su colección obras de artistas de la vanguardia rusa caídos en desgracia –Stalin había decidido que el realismo socialista sería el estilo oficial y único– y que estaban siendo destruidas o “desapareciendo”. Así es que el museo de Nukus debe de ser uno de los pocos lugares en el mundo en el que, paradojas de la vida, vanguardistas y realistas comparten casa.

Un museo en la estepa.

Recorrer sus salas me fascinó. Es un museo que quiere mostrar lo que tiene pero no organizar un espectáculo, y que permite pasear por sus pasillos casi a solas entre las pinturas de los Loppov, Bakulina, Vladimir Komarovsky o Aleksey Morgunov. Recuerdo especialmente Una calle del viejo Khiva, del propio Igor Savitsky, al que, por lo visto, el tiempo le alcanzaba para todo y a cuya figura habría que dedicar mucho más espacio.

Al salir a la calle pensé en cuánto me gusta tener un propósito –o una excusa– para acercarme a algún lugar. Tanto da que se trate de un museo, un concierto, una isla vacía o la placa que conmemora una batalla. En la escalinata me fijé en mis amigos, gracias a los que he recorrido medio mundo, y supe que –una vez más– solo hacíamos lo que mejor sabemos: Asomarnos a nuevos horizontes, estirar el tiempo, fantasear con detenerlo y dejar atrás el pasado.

En aquel instante pensé que Nukus me gustaba o que, al menos, me gustaba estar allí.

Concepto de Viaje, igor savitsky, museos, nukus, viaje a uzbekistan

12345 (2 votos. Media: 4,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jokin Azketa

Comentarios sobre  Un museo en la estepa uzbeka

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.