Azímut

21 de octubre de 2018
“Un derecho que pocos intelectuales se preocupan de reivindicar es el derecho a la errancia, ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Imagen de la India

JULIAN MARIAS

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 112
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Finales de los cincuenta. ¿Quién sabía algo de India? Los hippies españoles, que veinte años después aparecieron por ahí, aún no habían nacido, pero era el país con el que había soñado Julián Marías desde niño y la ocasión le llevó hasta ese fascinante país gracias a un congreso de Filosofía. Marías abre los ojos de par en par. Todo le interesa, todo le conmueve y en ese primer acercamiento ya da cuenta de manera sencilla, como un viajero más, de los grandes temas que conforman una sociedad tan compleja y distinta. Un texto que no ha perdido la frescura con la que fue escrito y que podría pertenecer a un viajero sensible de hoy día.
Noticias en la Línea
  • Festival Liternatura

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “¿No tienen las montañas, las olas y los cielos otro significado, salvo el que le otorgamos conscientemente, cuando las usamos como emblemas del pensamiento?” Seguro que las palabras de Ralph Waldo Emerson resonarán en el primer festival de literatura y naturaleza que se celebra en el MUHBA Vil·la Joana de Barcelona los próximos 20 y 21 de octubre, con el objetivo de visibilizar una tendencia editorial en alza como es el Nature Writting. Presentación de libros, conferencias, ...[Leer más]

  • Anaran

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Hay una tierra al norte, muy lejos... Una tierra donde los inviernos son largos y el sol no brilla. Los días son tan oscuros como la noche. La tierra yace bajo espesos mantos de nieve y el mar se encuentra cubierto de hielo. Vientos salvajes silban y aúllan . No hay árboles en la tierra, no hay barcos en el océano. Es la tierra del rey Helado. Una tierra de más de mil años, donde los icebergs son tan grandes como montañas. Y hace frío, frío, frío... " Northland. Cuento inuit. A ...[Leer más]

  • Asia y el Museo Naval

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los marinos españoles no eran solo magníficos pilotos y valerosos estrategas; eran también hombres cultos, con pasión científica y curiosidad infinita. Fueron ellos quienes, con los materiales que iban recopilando aquí y acullá, nutrieron la colección  del actual Museo Naval. Especialmente entre 1840 y 1880, muchos marineros destinados en Filipinas remitieron a España generosas piezas relacionadas con Asia, sobre todo procedentes de China, con las cuales se creó un exclusivo Gabinete ...[Leer más]

  • El diccionario de Marie

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Marie Wilcox es la última hablante fluida de wukchumni, un dialecto de la tribu homónima, en el sur de California. Pasó más de siete años trabajando en un diccionario que se publicó en 2014 y que continúa actualizando, como muestra este corto-documental. Se trata de la obra más completa que existe al respecto, ya que, como la mayoría de nativos norteamericanos, los Wukchumni no escribieron su idioma hasta hace poco (las primeras gramáticas documentadas datan del siglo XX). El libro ...[Leer más]

  • Yōkai, iconografía de lo fantástico

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los yōkai (monstruos japoneses) son las criaturas mitológicas por excelencia de la fantasía nipona, nacidas del temor a la Naturaleza, de la necesidad de explicar lo inexplicable y del poder de la imaginación. Además de los protagonistas de una exposición que hasta el 23 de septiembre puede verse en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde se exhiben rollos horizontales ilustrados emakimono, grabados ukiyo-e, pequeñas cajas inro, kimonos y un largo etcétera que nos...[Leer más]

Histórico noticias

Libros de viaje




Un museo en la estepa uzbeka

En Nukus hay un museo que nadie imaginaría en un lugar como este: el que fundó Igor Savitsky. El pintor ucraniano llegó a Uzbekistán en 1950 formando parte de una expedición arqueológica y, embrujado por la estepa, comenzó a coleccionar cuantas muestras de la cultura local encontró.

17 de septiembre de 2018

Nukus, Uzbekistán, es un lugar extraño.

Lo primero que me vino a la cabeza cuando llegamos fue que me encontraba en una de esas ciudades que soy incapaz de entender. Recordé las voces que hablaban de un centro de investigación de armas químicas del Ejército Rojo, de los desastres ecológicos en el mar de Aral y de que los pesticidas que libera su lecho seco provocan problemas respiratorios, altas tasas de cáncer y deformidades en los recién nacidos…

Dicen algunos viajeros que creen estar en medio de la nada, pero no están del todo en lo cierto. Como tampoco lo están quienes, ante las largas avenidas –espectralmente vacías–, llegan a sentirse muy solos o incluso intimidados. Tal vez, los primeros debieran pensar en la cercanía del río Amu Daria –el Oxus–, y en que desde la antigüedad miles de pasos han surcado estas llanuras. Los segundos, que en esta ciudad, aunque nadie lo crea, viven 270.000 personas.

Sea como sea, es fácil sentirse así en un lugar apartado. Recuerdo que, en algún momento, paseando, atravesamos un parque desierto, y que aquel vacío polvoriento me llenó de tristeza y de una sensación de desamparo… Puede que no fuera para tanto, y que todo se debiera a la vieja noria inmóvil, llena de herrumbre y aparentemente olvidada.

Poco después llegamos al museo que nos había traído hasta aquí y que casi nadie imaginaría en un lugar como este. Fue fundado por Igor Savitsky, que había venido en 1950 formando parte de una expedición arqueológica y que –embrujado por la gente y la cultura de la estepa– se quedó y comenzó a recoger y guardar, metódicamente, alfombras, trajes, joyas y cuantas muestras de la cultura local encontró. Además, desde finales de los cincuenta incluyó en su colección obras de artistas de la vanguardia rusa caídos en desgracia –Stalin había decidido que el realismo socialista sería el estilo oficial y único– y que estaban siendo destruidas o “desapareciendo”. Así es que el museo de Nukus debe de ser uno de los pocos lugares en el mundo en el que, paradojas de la vida, vanguardistas y realistas comparten casa.

Un museo en la estepa.

Recorrer sus salas me fascinó. Es un museo que quiere mostrar lo que tiene pero no organizar un espectáculo, y que permite pasear por sus pasillos casi a solas entre las pinturas de los Loppov, Bakulina, Vladimir Komarovsky o Aleksey Morgunov. Recuerdo especialmente Una calle del viejo Khiva, del propio Igor Savitsky, al que, por lo visto, el tiempo le alcanzaba para todo y a cuya figura habría que dedicar mucho más espacio.

Al salir a la calle pensé en cuánto me gusta tener un propósito –o una excusa– para acercarme a algún lugar. Tanto da que se trate de un museo, un concierto, una isla vacía o la placa que conmemora una batalla. En la escalinata me fijé en mis amigos, gracias a los que he recorrido medio mundo, y supe que –una vez más– solo hacíamos lo que mejor sabemos: Asomarnos a nuevos horizontes, estirar el tiempo, fantasear con detenerlo y dejar atrás el pasado.

En aquel instante pensé que Nukus me gustaba o que, al menos, me gustaba estar allí.

Concepto de Viaje, igor savitsky, museos, nukus, viaje a uzbekistan

12345 (2 votos. Media: 4,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jokin Azketa

Comentarios sobre  Un museo en la estepa uzbeka

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.