GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

Histórico noticias



Un paseo por la Lisboa moderna

Quien visita Lisboa se recrea a menudo en una especie de vuelta al pasado, pero la modernidad, en el sentido más noble de la palabra, también está presente. No basta con el fado y la saudade para entender Portugal; descubrimos sus vanguardias y su creatividad.

10 de julio de 2014

Quien visita Lisboa se recrea a menudo en una especie de vuelta al pasado, como la afirmación del tópico de que es como España hace cuarenta años. Pero esto es un cliché. Es cierto que Lisboa ha sabido conservar, afortunadamente, un estilo de vida, una educación, una calma y un paisaje urbano ameno y tranquilo (no en sus barrios periféricos, de los últimos veinte años, atroces e inhumanos en muchos casos). Pero la modernidad, en el sentido más noble de la palabra, también está presente.

Un paseo por cuatro centros de arte pondrán en evidencia, como muestra, pues hay otros muchos (como el Centro de Arte Moderno de la Fundación Gulbenkian), que no todo es antiguo y nostalgioso pasado en la capital portuguesa. También la vanguardia, la creatividad, es Lisboa. Y que no basta con el fado y la saudade para entender Portugal. El pasado está muy bien, pero el presente es indispensable.

 

Los pintores Vieira da Silva y Arpad Szenes

El museo de la pintora Vieira da Silva y de su marido, Arpad Szenes, se encuentra en el barrio de Amoreiras, cerca de la Mãe da Agua, la “madre del agua”, el depósito y el arco final del Acueducto das Aguas Livres, que fue construido en el siglo XVIII, antes del terremoto  de 1755, para el abastecimiento de agua a la ciudad, en lo que fue la colonia fabril creada por el rey Don João V para fomentar industrias como los peines, la loza y las sedas (de ahí la plantación de moreras). El museo se ubica precisamente en la antigua fábrica de sedas.

Para el orteguiano, recordemos que José Ortega y Gasset amaba mucho este barrio, a donde venía a pasear a menudo durante su largo exilio lisboeta. Por aquí reflexionaba sobre una de las obras que escribió en esa época, El hombre y la gente.

Y para el cortazariano, recordemos que Julio Cortázar admiraba y era amigo de la pareja, lo que no es  extraño dado el simbolismo y metáfora que domina la pintura de los dos pintores, y la creatividad de nuestro argentino-bruselés-parisino. La pareja, artística y sobre todo amorosa, es un icono en la vida cultural francesa (y, mucho después, casi a  título póstumo, en la portuguesa, tras el 25 de abril de 1974). Ahora se han recuperado Les lettres d’amour entre la pareja, traducidas como Escrita íntima, su correspondencia entre 1932 y 1961.

Centro de Arte Moderno, Lisboa.

Es muy aleccionador contemplar la obra de Vieira da Silva, tan inspirada en el arte del azulejo, porque es una interpretación del espacio y del tiempo totalmente en contraste con lo que nos ofrece esta ciudad algo melancólica que es Lisboa. Del mismo modo que la lectura de Cortázar nos produce extrañeza, una magnífica desorientación, sugestiva y onírica. Visitar Lisboa y ver este museo es un ejercicio complementario y necesario. Aproveche el viajero para visitar, hasta el 25 de octubre, la colección de tapices de Vieira da Silva, fabricados por la Manufactura de Tapicerías de Portalegre. La tradición de los tapices es, como la del azulejo, muy frecuente entre los artistas portugueses.

El jardín de la plaza, con inmensos árboles, sobre todo almeces, es un lugar de reposo con un encantador quiosco (los quioscos en Lisboa llevan años protegidos como elemento urbano; pero también son ubicuos los mamotretos y postes de Decaux, paneles y esas lindezas que invaden aceras, quitan vistas y no sirven más que para publicidad, desgraciadamente). Al otro lado del jardín está la diminuta capilla de Montserrat.

Bajando al Largo do Rato, siga el paseante hacia la Rua da Escola Politécnica. El Antiguo Picadero del Colegio de los Nobles está en el número 60 de la calle, casi anexo al museo de Historia Natural y de la Ciencia. Es un edificio del siglo XVIII, construido por holandeses, como denota el antiguo techo de madera, que es singular.

Al llegar al Jardim do Príncipe Real, baje por la rua do Século y se encontrará con Carpe Diem, de horaciano nombre, un centro cultural que se halla en dicha calle (por el antiguo periódico que muy cerca tenía su sede), en el palacio donde nació el Marqués de Pombal. Está prácticamente en ruina, pero el ayuntamiento lo ha cedido a jóvenes artistas para usar las salas con instalaciones, exposiciones y talleres. Es un centro de investigación y exploración artística. Cambiante, siempre en vanguardia, es mejor acudir a su página en la red para ponerse al día de sus instalaciones y hallazgos.

La visita a Carpe Diem, además de merecer la pena por el viejo palacio y su abandonado jardín, siempre interpela y provoca sorpresa en el espectador, porque de eso se trata, de provocar, de crear la paradoja, la visión diferente. Y el barrio no puede ser más lisboeta, recoleto, apartado y sosegado.

 

El taller museo de Júlio Pomar

Después, siguiendo hacia la calçada do Combro y bajando hacia Poço dos Negros, llegaremos al Taller Museo del pintor Júlio Pomar, en la rua do Vale, junto a la citada calçada (itinerario del famoso tranvía 28), al lado de la casa donde Pomar ha vivido desde hace décadas.  Es un antiguo almacén de libros del siglo XVII, y se ha abierto hace poco más de un año, en abril de 2013. Júlio Pomar es uno de los grandes pintores portugueses (nacido el 10 de enero de 1926), para el que “cada cuadro es una aventura”.

El espacio, luminoso, abierto, ha sido diseñado por el arquitecto Alvaro Siza, y la obra la ha sufragado el Ayuntamiento de Lisboa. La obra de Pomar merecía este puerto de abrigo, donde tendremos la ocasión de contemplarla y de asistir a las diversas exposiciones y actos que seguirán, ya que se trata de un lugar vivo, activo, abierto.

Taller Museo de Julio Pomar, Lisboa.

Pomar, inicialmente más volcado, en los años cuarenta, al realismo, evolucionó hacia un concepto de la pintura más del color y la libertad creativa. Pomar también ha experimentado el collage, el dibujo, la ilustración de obras literarias.

Al igual que Carpe Diem, no se trata sólo de exposiciones, sino que hay actividades, trabajos de jóvenes artistas. Entre sus objetivos, su misión, está el fomentar el debate y estudio del arte actual y su relación con la comunidad.

Este viejo barrio, llamado de las Mercês, es muy interesante, como un paseo por los siglos XVIII y XIX, con edificios, iglesias barrocas y plazuelas sosegadas.

 

Y La Casa de las Historias de Cascais

Los españoles que nos acercamos a Cascais estamos llenos de imágenes antiguas de la realeza europea que buscó su puerto de abrigo entre Estoril y Cascais, o de los judíos que encontraban refugio antes de cruzar el Atlántico. Sin embargo, no todo es pasado en esta villa costera. Alcaldes inmisericordes, depredadores de todos los  partidos conocidos, la han macizado de edificios y centros comerciales. Pero hay un museo, obra del notable arquitecto Eduardo Souto de Moura, premio Pritzker (el Nobel de los arquitectos), que hay que visitar. Es La casa de las historias, dedicado a la obra de la pintora portuguesa Paula Rego.

Paula Rego, casada con un pintor británico, Victor Willing, ha llegado a ser considerada como una senior british artist (Times Literary Suplement), lo que demuestra lo poco que ha sido apreciada en su Portugal natal, algo parecido a lo que sucedió con Maria Helena Vieira da Silva durante el salazarismo. Este museo, bello y luminoso, le rinde justicia.

En este momento hay una exposición “Orden y caos” con obras de Rego, Willing, Batarda y Cid dos Santos que, como dice el diario Público, da rostro al miedo. Violencia, agresión, magia y miedo. Su obra no es fácil, aunque creemos que es esencial que las mujeres la conozcan. La sumisión de la mujer, de la que Rego se venga, es el leitmotiv de su obra. Pero son cuadros muy plásticos, en los que la pintura, la maestría evocativa de la paleta, del material, del color, cobran un protagonismo que evitan que sean panfletos o pasquines. Las exposiciones son temporales por lo que el visitante siempre puede volver, seguro de encontrar algo nuevo. Ahora, por ejemplo hay una serie de dibujos,  Abortos, francamente estremecedora.

Pintura narrativa, no espiritual, que entabla un diálogo con el espectador que ve y piensa; se puede horrorizar o estar de acuerdo. Se trata de realismo psicológico en estado puro, en el que el cuadro ocupa todo el espacio mental con una plenitud gráfica casi insoportable a veces, dura, que interpela. Nadie sale indiferente de este magnífico museo, a dos pasos del centro, entre jardines.

Para restaurarse, se sugieren unos cuantos establecimientos, como la Casa dos Pescadores, que ahora se llama O Cantinho da Belinha, en la Avenida Vasco da Gama. O allí al lado, en la misma calle, O Apeadeiro, donde también se come un pescado óptimo. Otros serían As Furnas do Guincho, O Batel, Antiga Casa dos Galegos, y luego una tasca auténtica, A Caravela de Cascais, donde el pescado es también de la misma bahía.

museos, viaje a lisboa, viajes culturales

12345 (3 votos. Media: 3,33 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Comentarios sobre  Un paseo por la Lisboa moderna

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 10 de julio de 2014 a las 23:14

    Enhorabuena por esta exccelente columna y, sobre todo, muchas gracias por desvelar lo mejor de Lisboa.

    Por Ignacio