Azímut

16 de febrero de 2019
“El verdadero montañero es un nómada. Ama estar donde no ha estado antes otro, se ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Eva en los mundos

Escritoras y cronistas

RICARDO MARTINEZ LLORCA

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 188
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo

COMPRAR
Es tiempo de tormentas y sobre ellas han escrito, y lo hacen hoy, mujeres de un talento extraordinario para la crónica. En este mes de marzo queremos dar voz y presencia a algunas de las que más nos gustan: Svetlana Aleksiévich, Sofía Casanova, Carmen de Burgos, Joan Didion, Hayasi Fumiko, Helen Garner, Martha Gellhorn, Leila Guerriero, Janet Malcolm, Edna O'Brien, Annemarie Schwarzenbach, Marina Tsvetaieva y Rebecca West. Eva en los mundos es una colección de perfiles escritos desde la admiración, porque la pasión la ponen ellas. Pertenecen a diferentes épocas, geografías y culturas pero todas ellas comparten una mirada singular sobre la realidad y un robusto sentido de la justicia.
Noticias en la Línea
  • Cronistas de viajes

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La literatura de viajes es un híbrido de definición difícil. Los expertos fijan sus raíces en los relatos de historiadores griegos como Heródoto o Jenofonte. Desde entonces, ha ido evolucionando y moldeando géneros como las memorias, la novela o el periodismo en un recorrido que se analizará en un interesante ciclo de conferencias programadas en la Fundación Juan March durante el mes de febrero. Eduardo Martínez de Pisón hablará sobre los viajeros imaginarios, Carlos Martínez ...[Leer más]

  • Sofía

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artículo 490 del código penal marroquí castiga las relaciones sexuales mantenidas entre personas de distinto sexo que no estén casadas con una pena de entre un mes y un año de prisión. Esto provoca que muchas mujeres sufran el trastorno conocido como negación del embarazo, una patología en la que el cuerpo de la mujer no da las señales típicas de una gestación y, en algunos casos, no toma consciencia del embarazo hasta el momento de dar luz. Este es el caso de Sofía, protagonista ...[Leer más]

  • Francis Keré

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Francis Kéré, arquitecto formado en Alemania, procede de un pequeño pueblo de África Occidental, Gando, en Burkina Faso. Como primer hijo del líder de su pueblo, su padre le permitió asistir a la escuela pese a que muchos de los habitantes de su aldea consideraban que la enseñanza convencional occidental era una pérdida de tiempo. Posteriormente, consiguió una beca para formarse en Alemania, donde se graduó en arquitectura e ingeniería en la TU de Berlín. En paralelo a sus estudios, ...[Leer más]

  • Muestra de cine rumano

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Cine Doré de Madrid acoge una nueva muestra de cine rumano del 23 al 31 de enero, con seis películas que se vuelcan en asuntos de familia, religión, poder o negacionismo histórico nada cómodos, demostrando una vez más que la rumana es una cinematografía comprometida con su sociedad. Tres generaciones y estéticas diversas se podrán ver en la sede de la Filmoteca española, desde el corte clásico en blanco y negro del director Stere Gulea, pasando por cintas firmadas por ...[Leer más]

  • Esto-ha-sido Bamiyan

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los budas gigantes de Bamiyan saltaron a la fama tras su demolición el 11 de marzo de 2001 (exactamente seis meses antes que la catástrofe de las Torres Gemelas de Nueva York). Pero los talibanes se equivocaron al pensar que la explosión de cientos de minas acabarían con estas estatuas milenarias, porque su sombra pervive, como muestra el trabajo del artista plástico Pascal Convert, que ha fotografiado con drones y cámaras robóticas los nichos monumentales que las detonaciones dejaron, ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Un viajero, un lector, un amigo

A lo largo de su vida, José María Elósegui recorrió más de 140 países con alma de viajero, de lector y de documentalista, filmando series como ‘La ruta de los exploradores’, ‘La ruta de Samarkanda’, ‘Sahel, la frontera herida’, ‘Los ojos del Himalaya’ o ‘La Sonrisa de los Inuit’.

5 de octubre de 2017

Una de las mayores virtudes de los viajes es que te regalan con frecuencia personas que entran a formar parte de tu vida como si siempre hubieran estado allí. Puede que la afinidad por un destino o el mismo impulso de viajar creen de entrada una complicidad que acerca a los extraños mucho más que años enteros de rutinaria proximidad en tu vida cotidiana.

Conocí a José María Elósegui viajando. ¿Cómo si no? Su vida entera era un viaje. Incluso cuando descansaba en su San Sebastián natal, Chema te transportaba a nuevos horizontes contándote el último libro que le había gustado o el próximo itinerario que iba a realizar.  No creo haber conocido nunca a nadie que leyera más libros de viaje y, a la vez, viajara sin descanso como impulsado por el sueño irrealizable de seguir joven eternamente.

José María Elósegui

La mochila de Chema pesaba lo indecible. No llevaba mucho equipaje a ninguno de sus viajes, pero cuando empezó a viajar no se había inventado el ebook y cuando, mucho después, pudo utilizarlo, lo rechazó. Los libros, su equipaje imprescindible, debían ser de papel, con peso, con textura. No se puede guardar una flor de acacia entre las hojas de una tablet. Ni puede devolverte el olor o el color de la tierra cuando, años después de un viaje, vuelves abrir el libro que leíste en un lugar remoto, de esos en los que descansas cuando te refugias en tus mejores recuerdos.

Viajero impenitente, mi amigo Elósegui disfrutaba de los viajes con tiempo, a pie, en bicicleta, en camión. Su extraordinaria forma física le hacía temible si compartías algún viaje de montaña, y sus hábitos de vida sana eran una fuente de sana envidia y un desperdicio a partes iguales cuando llegaba el momento de poder compartir un güisqui y él, abstemio, lo rechazaba.  Al caer la noche, reunidos en torno a un fuego, en la terraza de un hotel o el salón de un lodge, Chema sacaba su libro y apuntaba notas al margen sobre experiencias vividas, pensamientos que le había provocado la lectura o cualquier idea capturada al vuelo al hilo de la conversación que manteníamos. Sus libros eran sus cuadernos de campo, el recordatorio de tantos y tan buenos momentos, el compañero con quien compartir vivencias.

Cuadernos de viaje

Cuando nos juntábamos en Madrid, por desgracia en contadas ocasiones, nos poníamos al día de nuestros viajes. Yo le enseñaba mis cuadernos de campo y él me hablaba de sus libros, recomendándome inmejorables lecturas. Si había suerte, me enseñaba un libro o unas notas sobre mi siguiente destino. Parecía que Chema hubiera estado ya en todas partes. Y en todas partes había leído, anotado, comentado. Sus libros, miles, eran los cuadernos de campo de un lector. No había dibujos, pero las mismas notas de letra pequeña, abigarrada, se fundían con el texto impreso y componían preciosas imágenes; imágenes viajeras.

Se fue con la misma discreción con la que recorrió el mundo. A pie, sin alharacas, sin llamar la atención. Su meta era el viaje en sí mismo, y no el contarlo ni presumirlo. Como un Joseph Thomson de nuestro siglo, vivió para viajar. Se despidió de todos con una sonrisa y un señorío que ya se le conocía. “He vivido una vida envidiable, exactamente la vida que quería. No tengo miedo. La muerte es algo que nos llega a todos”. Y se marchó tranquilo, feliz, queriendo y siendo querido. Quizá sabía que la meta que había estado persiguiendo durante toda su vida le llegaba por fin: viajar, viajar eternamente por el mero placer de hacerlo.

Cuadernos de viaje

cuadernos de viaje, documentales, grandes viajeros, José María Elósegui

12345 (4 votos. Media: 4,75 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Fernando González Sitges

Comentarios sobre  Un viajero, un lector, un amigo

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.