GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

Histórico noticias



Un whisky para ver tigres

Unos hombres montaraces, una botella de malta y un equipo de documentalistas español basta para rodar el apareamiento de los tigres de Bengala en la selva mágica de Kanha. La jungla espesa de los libros de Rudyard Kipling hoy está amenazada por el desastre ecológico indio.

7 de diciembre de 2015

Habíamos llegado a Kanha con la misión de rodar tigres. Un par de años atrás, aprovechando unas vacaciones con amigos, había localizado el mejor lugar de India para hacerlo. La emoción se palpaba en el ambiente. Más sabiendo que, a la manera española, nuestros recursos económicos nos permitirían rodar únicamente durante un mes. Era una misión casi imposible. Pero en aquel momento daba igual. Volvíamos a India y nos internábamos en las selvas de Kipling, la jungla de nuestros sueños de infancia, un espejismo dentro de un país de naturaleza devastada por una población en crecimiento imparable.

Viaje a India

Fernando González Sitges.

Poco después de descargar los equipos, duchados y exhaustos, nos acercamos al fuego de campamento para descubrir que un equipo de la BBC llevaba ya un año y medio rodando en aquella selva para un especial sobre tigres. Intentando disimular nuestra envidia sin ningún éxito, entablamos conversación con el cámara, el más simpático y abierto del equipo inglés que, curiosamente, resulto ser norteamericano. Así nos enteramos que ya habían rodado tigres cazando, nadando, peleando… Casi lo habían grabado todo de los tigres. Sólo les quedaba el apareamiento.

El director del equipo, un estirado inglés de aspecto poco campestre, se dignó a participar en nuestra conversación: “Es casi imposible grabar el apareamiento. Por eso nadie lo ha conseguido hasta la fecha –sentenció grave–. Los tigres son muy nerviosos y esos mahouts, los conductores de elefantes, no son precisamente silenciosos cuando nos acercan al lugar en el que presumiblemente se aparean. Esos hombres son desesperantes. Lo hemos intentado durante semanas. Pero ustedes… ¿cuánto tiempo piensan quedarse?”

Las miradas que nos cruzamos debieron contestarle la pregunta. Mis cobardes compañeros se refugiaron detrás de sus vasos dando grandes tragos al whisky. “Alrededor de un mes –contesté con evidente vergüenza–. Es todo lo que podemos dedicarle”.

El inglés, que, aunque antipático, era educado, levantó una ceja de modo apenas perceptible, bebió un mínimo trago de su copa, comentó un escueto “vaya” y, levantándose, dijo que estaba cansado, pidió disculpas y desapareció.

Aquella noche volvimos junto a la hoguera después de cenar. Los sonidos nocturnos de la jungla nos arrullaban mientras una espiral de pavesas se elevaba hacia el cielo como luciérnagas que treparan por la silueta oscura de gigantescos sal, los grandes árboles de India. Todos disfrutábamos del momento, pero sabíamos que nuestro objetivo se presentaba más que difícil. Pensábamos, como tantas veces, qué poco se valoran los documentales en España y qué poco se invierte en ellos. Los ingleses llevaban año y medio y no habían podido rodar el apareamiento de los tigres. Nosotros, con un mes, rezábamos para poder grabar algún felino, aunque fuera caminando por una pista del parque.

Viaje a India

Fernando González Sitges.

A la mañana siguiente, con un entusiasmo desbordante que hacía olvidar nuestras limitaciones, nos internamos en el parque en busca de los mahouts. Si había alguna posibilidad de ver un tigre en los días que íbamos a pasar en Kanha, sería adentrándonos en la selva a lomos de elefantes, el único vehículo capaz de penetrar la espesura de aquella jungla legendaria.

Llegamos al campamento de los mahouts y su jefe salió a nuestro encuentro. Era un hombre enjuto, apergaminado; de esas personas que parecen talladas por el viento y la intemperie. Con un diminuto cigarrillo entre los labios y un turbante que le daba un toque de exotismo y dignidad, el conductor de los elefantes se presentó invitándonos a sentarnos en un tronco caído junto a una pequeña hoguera. Allí nos acomodamos y compartimos con él un té bastante mejorable. Mientras bebía aquella leche especiada donde flotaban grumos inquietantes, no dejaba de pensar en las maravillas que habría visto nuestro anfitrión. Más que un tratado de zoología la experiencia de las gentes que viven en el interior de la naturaleza salvaje siempre resulta la mejor guía para saber dónde y cuándo rodar animales.

Acabadas las presentaciones entablamos una animada conversación sobre la selva. El mahout nos contaba historias de tigres y de otros grandes animales de Kanha. Nos habló de devoradores de hombres, de furtivos, de la época de la colonia inglesa, del desastre ecológico de su país… La reunión se fue animando y Pablo, nuestro productor de campo, que ya es experto en estas lides, sacó una botella de whisky que cargaba desde el duty free del aeropuerto. Los españoles no tenemos presupuesto para los documentales, pero tenemos nuestros propios medios de sacarle el máximo partido al poco tiempo de que disponemos. Y una botella a tiempo, en el momento oportuno, puede obrar milagros.

El mahout vio la botella, hizo un gesto hacia sus hombres y, al ver que consentíamos compartir el whisky con quien quisiera, les hizo acercarse. Todos bebimos alegremente, brindando por el encuentro. Ya con la botella moribunda decidimos abordar a nuestro nuevo amigo confesándole todos nuestros miedos: “Querríamos poder rodar algún tigre. Sólo tenemos un mes para rodar toda la fauna del parque pero el programa se centra, sobre todo, en los tigres”. El mahout no se inmutó en lo más mínimo. Encendió otro de sus apestosos pitillos verdes y siguió escuchando. “Los ingleses de la BBC nos han dicho que llevan un año y medio y aún no han podido ver el apareamiento. Pero a nosotros nos valdría con poder grabar algunos tigres; aunque no hagan nada”. Nuestro anfitrión sonrió con malicia. “Ese inglés no sabe nada. Se cree que sigue en la colonia. ¿Queréis ver aparearse a los tigres? –con una pausa teatral el hombre dio un largo trago a su whisky. Los demás mahouts se reían de la situación como si conocieran el desenlace de antemano– Pues vámonos a grabarlo. Esos tigres se pasan el día dale que te pego. Sólo es cuestión de saber dónde. Y de que nosotros queramos llevarles. ¡Vamos!”

Viaje a India

Fernando González Sitges.

Y en nuestro primer día de rodaje, aún con los precarios medios de que disponíamos, gracias a unos hombres montaraces, a un whisky de malta y al carácter español, rodamos por primera vez el apareamiento de los tigres de Bengala en el interior mágico de la selva de Kanha.

rudyard kipling, tigre bengala, viaje a india

12345 (7 votos. Media: 4,71 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Fernando González Sitges

Comentarios sobre  Un whisky para ver tigres

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.