GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Una dacha en el golfo

Emilio Sánchez Mediavilla estuvo viviendo dos años en Baréin. Cuando volvió a España y escribió este libro, supo que ya no podría regresar al lugar que había sido su casa, porque los periodistas no son bienvenidos en un país que ocupa el puesto 167, de 180, en libertad de prensa.

20 de abril de 2020

“Viajar es una brutalidad”.

La expresión es de Cesare Pavese y se encuentra, en buena medida, en el fondo de esta crónica, Una dacha en el golfo.

Es cierto que Emilio Sánchez Mediavilla (Santander, 1979) recurre a un tono con cierto humor, un tono que abandona cuando hace referencia a la barbarie, pero ese regalo al lector no deja de ser un efecto rebote causado por la constante sorpresa de un viaje vertical.

Porque “viajar te obliga a confiar en extraños y a perder de vista todo lo que te resulta familiar y confortable de tus amigos y tu casa”, se explica Pavese. “Estás todo el tiempo en desequilibrio. Nada es tuyo excepto lo más esencial: el aire, las horas de descanso, los sueños, el mar, el cielo; todas aquellas cosas que tienden hacia lo eterno o hacia lo que imaginamos como tal”. Aunque en el caso de un destino como Baréin, ni siquiera esas certezas son absolutas: el mar está en transformación por la acción del hombre, comiéndole territorio para favorecer una especulación inmobiliaria de un calibre dorado; eso por no hablar del origen de la fortuna que baña los bolsillos de los pocos favorecidos del país, un petróleo que no cesa de quemar el cielo. Quedan los sueños, martirizados en el caso de los inmigrantes y de quienes profesan el chiísmo, marginados y condenados en esta isla, sin derecho a esas horas de descanso que son casi el único beneficio del viaje.

De todo ello nos habla Sánchez Mediavilla revisando su paso por Baréin, en un libro que respira sensatez, la del viajero que sabe que jamás podrá camuflarse entre los habitantes del lugar donde habita. Ese es el deseo del cronista, sí, pero también su ventaja, la distancia que le permite mirar a ese trozo de vida como si fuera un paisaje, la de entregarse al contacto con los demás con una distancia que permite no acumular rencor, pero sí pasión.

Una dacha en el golfo. Emilio Sánchez Mediavilla

En buena medida, Sánchez Mediavilla nos coloca en el lugar que el Kublai Jan ocupa en Las ciudades invisibles, de Ítalo Calvino, siendo él un humilde trasunto de Marco Polo: nosotros acudimos al reflejo del viaje con nuestros prejuicios y nuestras mejores intenciones, aunque tengan que ver con el turismo y con la peor de las curiosidades, por no hablar de las que afectan al mundo árabe; mientras tanto, él nos ofrece la reseña de su estancia allí partiendo de un folio en blanco, de una mente en blanco, de la otra curiosidad, la buena, la del aprendiz de brujo, la del grumete de barco.

Sánchez Mediavilla es periodista y se enfrenta al hecho de escribir sobre unos registros de un lugar que parece ser otro planeta o, para ser más concretos, un no-lugar, un lugar que no debería existir, pero en el que concurre Youtube, que deja registros demasiado evidentes de demasiados sucesos sombríos. Su trabajo consiste en combinar agua y aceite y que no se note la imposibilidad de la mezcla. Ahí está su supervivencia, un tanto cómoda, como puede reconocer, y la existencia de una sociedad que contiene demasiado horror. Cuando habla sobre la Primavera Árabe y la represión salvaje de esos días, uno no puede sino estremecerse. Nos olvidamos de acompañar al autor en un periplo que nos deja perplejos, para atorarnos en la perplejidad de la violencia sin cuartel. La piedad que podemos sentir por el pueblo es toda, mientras que no hay cuartel hacia una clase dirigente.

Sánchez Mediavilla es, y pretende ser, gente. Se siente bien entre la clase media y en compañía de los desposeídos; denuncia la brecha sectaria, pues siempre está presente la desigualdad entre suníes y chiíes; y su deseo de ser uno más se enfrenta, constantemente, a los aberrantes aristócratas, a los plutócratas, a los gobernantes y a los príncipes desalmados, sinvergüenzas y violentos; no se libra, tampoco, la época colonial ni salen bien parados los militares. Recuerda estas palabras de un líder secular izquierdista: “La piratería, la conquista y la esclavitud eran prácticas comunes entre las tribus árabes (de los siglos XVIII y XIX). Algunos miembros de la familia real todavía piensan, a la manera antigua, que Baréin es el botín de una guerra ganada con la espada”.

Eso, en cuanto al país. En lo que respecta a él, cabe señalar esta frase que le dictó el poeta Ali al Jallawi en el exilio, y que resume con precisión el alma de un narrador que necesitó de años de reposo para que las sensaciones del viaje culminaran en este libro: “Es como enamorarse. Al principio solo tienes sentimientos; las opiniones llegan después”.

Emilio Sánchez Mediavilla, libros de viaje, literatura de viaje, una dacha en el golfo, viaje a barein

12345 (4 votos. Media: 4,75 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Comentarios sobre  Una dacha en el golfo

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 19 de junio de 2020 a las 10:50

    Hola, solo quería decir que viví 3 años en Bahréin (entre el 2011 y el 2014) y el relato me ha parecido preciso, escrito con un lenguaje exquisito y con mucha socarronería, ironía y también humor.

    Me he sentido identificado con el 100% de lo que cuenta. Un relato maravilloso donde aprovecha su propia historia para contar la de la historia sociopolítica reciente de Bahréin a través de sus intensas investigaciones.

    Si quieres conocer un poquito sobre la situación geosociopolítica de Bahréin, si quieres saber más sobre qué es esto de los “chiíes y los sunníes” y quieres también conocer historias de vida entrañables y con un toque de humor: este es tu libro. 100% recomendable!

    Por Iván Ojanguren