GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

  • La Alhambra interpretada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Alhambra ha sido fuente de inspiración y creación para artistas y literatos como John Frederick Lewis, Alejandro Dumas, David Roberts, Jean-Auguste-Dominique Ingres, Eugène Delacroix, Joaquín Sorolla, Santiago Rusiñol, John Singer Sargent, Henri Matisse... Faltaba, entre tanto hombre, una visión femenina sobre el monumento nazarí. Carencia que el Museo de Bellas Artes de Granada ha querido paliar con una exposición colectiva realizada por cuarenta mujeres artistas del ámbito...[Leer más]

  • Irán, cuna de civilizaciones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Museo Arqueológico Provincial de Alicante - MARQEl Museo Arqueológico Provincial de Alicante (MARQ) recorre la historia de la antigua Persia desde el Neolítico y la invención de la escritura hasta el Irán del siglo XVIII con casi doscientas piezas procedentes del Museo Nacional de Teherán, como los bronces de Luristán o un ritón de oro que pueden verse hasta el 1 de septiembre.

  • La España de Laurent

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    J. Laurent (firmaba solo con la inicial de su nombre) nació en Garchizy en 1816, pero desarrolló su carrera fotográfica en España, abriendo un estudio en la Carrera de San Jerónimo 39 (donde hoy está el Congreso de los Diputados). Retrató la segunda mitad del siglo XIX español, tomando vistas panorámicas de ciudades, paisajes, monumentos y obras de arte que documentan el patrimonio cultural material e inmaterial de la península ibérica. Una exposición con más de doscientas imá...[Leer más]

  • Buscando huellas en el desierto

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En la árida costa meridional peruana, entre aproximadamente el 200 a.C. y el 650 d.C., se desarrolló Nasca, una de las culturas más fascinantes y enigmáticas de los Andes prehispánicos. Desde su descubrimiento a inicios del siglo XX, esta civilización ha deslumbrado al mundo por su llamativa cerámica y sus finos tejidos, así como los enormes dibujos conocidos como líneas o geoglifos que fueron plasmados sobre las pampas, cuya naturaleza y función ha sido materia de grandes ...[Leer más]

Histórico noticias



Una piscina en tierra de leones

Antes, los leones asiáticos estaban distribuidos por todo Oriente Medio y Asia Central; ahora se concentran en el Parque Nacional Gir. Situado en el abrasador desierto de Little Rann, que comparten Pakistán y Gujarat, hombres y animales están regidos por el clima dictatorial.

30 de junio de 2014

Durante las horas del medio día nada se podía hacer en el Parque Nacional Gir. El sol se aliaba con el suelo seco y polvoriento de la sabana y un calor achicharrante obligaba a buscar una sombra y aguantar inmóvil e impaciente las primeras brisas de la tarde. Hombres y animales estábamos regidos por el dictatorial clima de esta región de Gujarat, la provincia india que linda con Pakistán y con quien comparte el abrasador desierto de Little Rann.

Habíamos ido hasta allí buscando los últimos leones asiáticos, antes distribuidos por todo Oriente Medio y Asia Central y ahora tristemente confinados en esta diminuta reserva que lleva por nombre Gir. A cuatro kilómetros de la entrada del parque, en mitad de una nada desoladora, habíamos encontrado alojamiento en el Mane Land Lodge, unas ambiciosas cabañas en construcción que chocaban con la ausencia absoluta de gente, poblaciones e infraestructuras a su alrededor.

Una piscina en tierra de leones.

Fernando González Sitges.

En el porche de aquellas nuevas cabañas los cuatro miembros del equipo de rodaje esperábamos diariamente hasta que el calor menguaba y volvía la vida a la naturaleza que deseábamos atrapar con nuestras cámaras. Eran unas horas largas, muy largas. El entorno surrealista y la inactividad obligada hacían insoportables aquellas esperas en la tierra de los leones asiáticos. Hacía dos días que habíamos llegado y aún no nos habíamos acostumbrado a la situación. Una vez más la India nos desconcertaba.

Recostados en cómodas sillas de bambú y apoyados nuestros pies descalzos sobre la baranda de piedra del porche, mirábamos despistados un horizonte que nos traía recuerdos africanos y temblaba desdibujado por el calor que emanaba de la tierra.

– Un lugar extraño, ¿no os parece? –Mario, nuestro operador de cámara, rompió el silencio expresando una sensación que todos compartíamos– En mitad de la nada, estos apartamentos con diseño de los Picapiedra, un montón de empleados para servirte y ni un solo huésped aparte de nosotros.

– ¿Y os habéis fijado en la parabólica? –sobre el edificio de recepción, bajo y destartalado, destacaba una antena gigantesca absolutamente abollada que atrapaba la señal para la única televisión de todo el complejo, un pequeño Thomson con más de veinte años– Parece más de la NASA que de televisión.

– Y está más abollada que el plato de un loco.

– Con razón no se ve un solo canal en condiciones.

– ¿Con qué demonios le habrán atizado para tenerla así?

Una piscina en tierra de leones.

Fernando González Sitges.

Mientras hablábamos íbamos mirando con indiferencia a uno y otro lado, sumidos en la languidez abúlica de aquellos mediodías de Gir, según nuestros comentarios se centraban en la parabólica, los huertos de cilantro que hacían las veces de jardineras o el vehículo Tata que, adornado como un bazar, esperaba la más que improbable llegada de nuevos huéspedes. El aire pesaba. Nada se movía excepto el espejismo del horizonte caliente. Sólo algún tábano rompía el silencio con su vuelo desesperado en busca de una sombra.

De pronto, del edificio de recepción salió corriendo uno de los mozos derecho hacia nosotros. Aquello era en sí toda una novedad. Todos los miembros del lodge parecían vivir en un mundo a cámara lenta así que semejante apremio nos sorprendió.

– ¿Qué le pasa a este ahora? –Pablo, nuestro productor, parecía dormido pero obviamente debía mantener una imperceptible ranura abierta entre sus párpados.

– Psssttt… –de nuevo indiferencia entre nosotros.

El hombre llegó haciendo aspavientos y, en un inglés indescifrable, nos apremió a entrar en las habitaciones.

– Se ha vuelto loco –comentamos divertidos, viéndole forcejear con nosotros en sus intentos por meternos dentro de la casa– ¿Alguien sabe qué quiere este tío?

Una piscina en tierra de leones.

Fernando González Sitges.

Antes de acabar la frase, una atronadora explosión nos dejó paralizados. Sentimos temblar el suelo bajo nuestros pies mientras grandes bloques de granito comenzaban a caer a nuestro alrededor rompiendo todo lo que encontraban a su paso y rebotando en la barandilla de piedra como un monumental granizo. La gigantesca antena de recepción retumbaba como una orquesta de platillos desafinados. El aire, que parecía haber aumentado su densidad, se llenó de olor a pólvora. Sin mediar palabra, nos metimos corriendo en una de las habitaciones y miramos aterrorizados al hombrecillo del hotel. Éste, ya a seguro y viendo que sus únicos huéspedes estaban de una pieza, nos miraba sonriente, con una expresión que mezclaba el alivio y la excusa a partes iguales. Cuando nos explicó a qué se debía la explosión, no dábamos crédito a nuestros oídos.

Como no llegaban huéspedes hasta el Mane Land Lodge la dirección decidió tomar cartas en el asunto. Con ese estilo tan particular de algunas gentes de India, no pensaron en lo inhóspito de los alrededores, en la falta de promoción de la zona ni en la absoluta ausencia de infraestructuras. Después de horas de deliberación, concluyeron que la falta de huéspedes se debía a que, en aquella tierra tan calurosa, el lodge no tenía piscina. Ni cortos ni perezosos, se pusieron de inmediato manos a la obra. El consejo de administración disolvió la reunión y se dirigió en fila al cobertizo donde guardaban las herramientas; cogieron cincel, martillos, unos cuantos cartuchos de dinamita y encargaron seriamente a los mozos del hotel que abrieran la piscina siguiendo un dibujo que uno de ellos trazó con una tiza roja sobre una plancha de granito. El resultado eran aquellas granizadas. La piscina estaba en marcha. Todo un reclamo para los primeros huéspedes que estrenábamos el local.

cuadernos de viaje, leones asiaticos, viaje a india

12345 (4 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Fernando González Sitges

Comentarios sobre  Una piscina en tierra de leones

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.