GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Una prolongación del gravoso turismo

Jorge Carrión cierra su trilogía con una novela sobre viajeros que buscan su identidad por destinos turísticos de todo el mundo. Un libro con muchos aciertos formales en el que el escritor, por fin, se decide a explorar algo más que la inteligencia como única fuente literaria.

6 de marzo de 2015

La literatura es una cosa seria. O tal vez no. La vida debe de ser, también, una cosa muy seria, tal y como se empeñan algunos en el placer de cada segundo. En este caso, si la vida es seria es por el tozudo empeño de la gente, por confundir el hedonismo con el alma, no porque renieguen de las risas. El humor es una cosa seria. O tal vez no. ¿Y lo es el sexo? La literatura, la vida, el humor, el sexo. Viajar debe de ser algo muy serio para aquellos que se empeñan en definir sus desplazamientos, más o menos sofisticados, como un viaje, rechazando el sustantivo turismo como la realidad de su actuación. ¿Debe ser serio viajar? ¿Debe ser serio hacer turismo? Tal vez no. Pero cuando uno se pone a escribir sobre todas estas cosas, amparándose en el paraguas de una indagación más o menos ética, más o menos estética sobre la identidad, obtiene como resultado una cosa seria. O una cosa comprometida. O, para ser más concretos, un proyecto literario que se asemeja más a Juan Goytisolo, sin intención de ocultarlo, que a Nigel Barley. Y a la hora de la verdad, uno no sabe en cuál de los dos existe más literatura, si en el que se empeña en ponerla sobre el tapete inventándose una nueva modalidad de póker, o en el que nos divulga con buen humor sus anécdotas, haciéndonos pasar un buen rato y dejándonos con el sabor de cosa seria que existe al otro lado del mundo.

Esta novela, Los turistas, de Jorge Carrión (Barcelona, 1976), entra directamente en la consideración de la literatura como algo serio. Lo cual no es ningún reproche. De hecho, la novela se cimenta en tres pilares y un cuarto que no se descubre hasta el final, pero que atraviesa toda la obra. El primero son las descripciones de un turista adinerado, fundamentalmente construidas a base de montar palabras sobre palabras, detalles sobre detalles, pero que no son gratuitos: presta atención al mundo que para sí construye, hedonista y vacío y está lleno de humor. El segundo es la sensación de paisaje después de la batalla, la impresión de que ya no queda nada más que moverse para justificar el propio movimiento; y si uno no se mueve está muerto. Hay, pues, una sensación de derrota confesa desde el principio. El tercero es la presunción de la parte de ingenio que forma alguna circunvolución cerebral; como prueba el efecto cascada de la prosa en el que los aciertos se suceden a los aciertos con riesgo de producir cansancio, momento en el que Carrión cambia de párrafo. Y por último está una tirantez sexual que obligará a la relectura mental de la obra al finalizar las doscientas páginas.

Los turistas, Jorge Carrión

El periplo de un viajero con un bolsillo sin fondo, siguiendo en una suerte de extrañamiento a una anciana, nos guía por lugares comunes que Carrión aprovecha durante la primera parte de la obra para dar cuenta de que la obsesión por el escrutinio sirve para mantener al lector atento. En un interludio, Carrión nos ofrece un malabarismo, un ejercicio de estilo en forma de poesía que comienza en tono de canto gregoriano para terminar en verso libre, un periplo que abarca los lenguajes de todos estos siglos sin que apenas percibamos las transiciones, protagonizado en primera persona por un inmortal. En la tercera parte, los diálogos, por los que tanto ha demostrado debilidad en sus ensayos sobre series de televisión y guiones cinematográficos, ocupan más espacio. El viajero se ha detenido en Egipto, un país que es oriental y occidental, moderno y antiguo, exótico y sobreexplotado, pero convincente para el turismo que tiene un tanto de gremial: si vas a la Habana tienes que practicar el sexo, y si vas al Mar Rojo debes iniciarte en el submarinismo. Dicho de otra manera, el turismo no es que sea una vulgaridad, es, sencillamente, el descanso para hombres sin rostro. De ahí esa necesidad de entablar conversaciones entre gente de variado pelaje, con la identidad como telón de fondo. Sea lo que sea la identidad.

Hay en esta novela una cierta manía de tender a psicologizarlo todo a través de la textura. Incluida la tensión sexual. Se impone la cuestión de si lo efímero puede ser profundo. Una conclusión acerca de las formas y fórmulas estructurales y temporales, de uso lingüístico y juegos sintácticos no habituales, que al convertirse en una prioridad roban un poco el alma de los libros. Uno no se imagina a Tolstoi ni a Kafka tratando de explorar esos territorios de la escritura, y, sin embargo, la literatura universal no es la misma sin ellos: Anna Karenina es un ladrillo del muro de cimentación de la literatura; si lo robamos, ésta se viene abajo. Jorge Carrión se encuentra ahora mismo ahí, al filo de conseguir que entre el alma en sus textos. Quienes le han seguido podrán comprobar cómo poco a poco ha ido cambiando para ser más humano que divino. La ventaja con la que juega como escritor es que le queda camino por recorrer, y eso es una buena motivación. Por ahora solo cabe recomendar que no dejen de seguir a este autor, o que comiencen a leerle por este Los turistas.

Jorge Carrión, libros de viaje, Los turistas

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Una prolongación del gravoso turismo

Comentarios sobre  Una prolongación del gravoso turismo

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.