Azímut

21 de octubre de 2018
“Un derecho que pocos intelectuales se preocupan de reivindicar es el derecho a la errancia, ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Imagen de la India

JULIAN MARIAS

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 112
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Finales de los cincuenta. ¿Quién sabía algo de India? Los hippies españoles, que veinte años después aparecieron por ahí, aún no habían nacido, pero era el país con el que había soñado Julián Marías desde niño y la ocasión le llevó hasta ese fascinante país gracias a un congreso de Filosofía. Marías abre los ojos de par en par. Todo le interesa, todo le conmueve y en ese primer acercamiento ya da cuenta de manera sencilla, como un viajero más, de los grandes temas que conforman una sociedad tan compleja y distinta. Un texto que no ha perdido la frescura con la que fue escrito y que podría pertenecer a un viajero sensible de hoy día.
Noticias en la Línea
  • Festival Liternatura

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “¿No tienen las montañas, las olas y los cielos otro significado, salvo el que le otorgamos conscientemente, cuando las usamos como emblemas del pensamiento?” Seguro que las palabras de Ralph Waldo Emerson resonarán en el primer festival de literatura y naturaleza que se celebra en el MUHBA Vil·la Joana de Barcelona los próximos 20 y 21 de octubre, con el objetivo de visibilizar una tendencia editorial en alza como es el Nature Writting. Presentación de libros, conferencias, ...[Leer más]

  • Anaran

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Hay una tierra al norte, muy lejos... Una tierra donde los inviernos son largos y el sol no brilla. Los días son tan oscuros como la noche. La tierra yace bajo espesos mantos de nieve y el mar se encuentra cubierto de hielo. Vientos salvajes silban y aúllan . No hay árboles en la tierra, no hay barcos en el océano. Es la tierra del rey Helado. Una tierra de más de mil años, donde los icebergs son tan grandes como montañas. Y hace frío, frío, frío... " Northland. Cuento inuit. A ...[Leer más]

  • Asia y el Museo Naval

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los marinos españoles no eran solo magníficos pilotos y valerosos estrategas; eran también hombres cultos, con pasión científica y curiosidad infinita. Fueron ellos quienes, con los materiales que iban recopilando aquí y acullá, nutrieron la colección  del actual Museo Naval. Especialmente entre 1840 y 1880, muchos marineros destinados en Filipinas remitieron a España generosas piezas relacionadas con Asia, sobre todo procedentes de China, con las cuales se creó un exclusivo Gabinete ...[Leer más]

  • El diccionario de Marie

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Marie Wilcox es la última hablante fluida de wukchumni, un dialecto de la tribu homónima, en el sur de California. Pasó más de siete años trabajando en un diccionario que se publicó en 2014 y que continúa actualizando, como muestra este corto-documental. Se trata de la obra más completa que existe al respecto, ya que, como la mayoría de nativos norteamericanos, los Wukchumni no escribieron su idioma hasta hace poco (las primeras gramáticas documentadas datan del siglo XX). El libro ...[Leer más]

  • Yōkai, iconografía de lo fantástico

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los yōkai (monstruos japoneses) son las criaturas mitológicas por excelencia de la fantasía nipona, nacidas del temor a la Naturaleza, de la necesidad de explicar lo inexplicable y del poder de la imaginación. Además de los protagonistas de una exposición que hasta el 23 de septiembre puede verse en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde se exhiben rollos horizontales ilustrados emakimono, grabados ukiyo-e, pequeñas cajas inro, kimonos y un largo etcétera que nos...[Leer más]

Histórico noticias

Libros de viaje




Una viajera por Asia Central

Primero fueron Marruecos, Egipto, Siria, Líbano, Jordania, Túnez, Yemen e Irán. Ahora, Patricia Almarcegui viaja con su último libro a Asia Central, de Uzbekistán al Kirguistán. Tierras no habituales ni sencillas para el viajero, y menos todavía para una viajera solitaria como ella.

2 de enero de 2017

Escritora, profesora, ensayista, Patricia Almarcegui es una viajera avezada que ha reflexionado sobre el viaje y sus muchos significados, como testimonian los muchos artículos publicados en periódicos y revistas especializadas y, de forma más completa, sus libros. Ha recorrido en solitario tierras de todo el mundo, aunque sus preferencias se han ido decantando por el universo oriental: “Antes de Asia Central, fueron Marruecos, Egipto, Siria, Líbano, Jordania, Túnez, Yemen e Irán”. Casi nada. El norte de África, Oriente Próximo y aún más allá, porque Irán, y sobre todo Yemen, no son tierras habituales ni sencillas para el viajero, menos aún para una viajera solitaria. Con estos antecedentes, y la garantía de su devoción por Annemarie Schwarzenbach y Vita Sackville-West, comienzo la lectura de su libro sobre Asia Central, segura de descubrir nuevos mundos que se me harán próximos.

Comparto con la autora su fijación por los nombres musicales, de resonancias evocadoras y reminiscencias antiguas. Cómo no dejarse llevar por la atracción de Uzbekistán, por mucho que sepamos que Samarcanda ya no es la que fue, que sus fabulosas mezquitas y madrazas fueron reconstruidas centímetro a centímetro por artesanos expertos al servicio de los líderes soviéticos. Almarcegui se deja seducir por nombres tan míticos, los lectores le acompañamos en su fascinación y recorremos de su mano y de sus palabras lugares que se hicieron prodigiosos en la Ruta de la Seda. La amurallada Jiva, convertida en un museo hermosísimo de ladrillos de tierra cocida y azulejos verdosos y azulados, de muros de barro entrelazado y de minaretes a medio terminar, de mezquitas y de iwanes con techos sostenidos por columnas de madera tallada. Con ella nos emocionamos ante tanta hermosura y tanta historia en Bujara y en Samarcanda, y también con ella aprendemos que una buena comida en estas tierras es lahma, “una sopa de fideos gruesos de trigo”, y que podemos acompañarla con pivo (cerveza), y que debemos cargarnos de paciencia dentro de un taxi, siempre colectivo, esperando a que se llene y se ponga en marcha hacia el próximo destino. También que no es sencillo encontrar un hostal o una simple habitación para dormir cuando se cuenta con un presupuesto muy ajustado, y que a veces nos veremos forzados a compartir espacio con otras gentes, también que el plov es el plato nacional, un guiso compuesto de garbanzos, arroz, verdura y cordero. Y muchos más “ques” igualmente ilustrativos.

Una viajera por Asia Central

No tenía muy claro, nos cuenta Almarcegui, hacia dónde proseguir su viaje tras recorrer Uzbekistán, y por azares de visados y transporte se decidió por llegarse a Kirguistán. Tal decisión le llevó desde Tashkent a Fergana, el extremo oriental uzbeco, donde las muchas manufacturas de la seda más radiante atestiguan su papel de parada y fonda en la Ruta de la Seda, un camino clave no sólo para trasportar tal extraordinario tejido, sino porcelana, marfil, rubíes, lacas, ámbar y todo tipo de productos valiosos. Aún maravillados por la belleza y suavidad de esas telas multicolores, proseguimos viaje con la autora hacia Kirguistán, y, las más veces en taxi colectivo, conoceremos Bishkek, la capital.

¡Ay, Kirguistán! No creo que muchos lectores supiéramos de las maravillas de ese país, una tierra de lagos inmensos y blancos, montañas altísimas que alcanzan más de siete mil metros en Tian Shan, una naturaleza de hermosura poderosa y fascinante. En palabras de Almarcegui: “Rincones de luz, nubes irisadas, saltos de aguas blancas y musicales, pasos montañosos, barrancos sin fondo, praderas secas, cumbres afiladas”. Con ella llegamos hasta Issyk Kul, el segundo lago más grande del planeta, un mar blanco en medio de la cordillera, un camino fatigoso, a pie, de idas y vueltas por senderos estrechos. “Ante un paisaje así, sublime, una debería parar el viaje y quedarse más tiempo.[…] En sitios así, una desearía quedarse varada e imaginarse todo lo opuesto al viaje, es decir, que podría llegar a vivir en el destino. Disfrutar de un día de descanso, de ocio total, sin tener que pensar en lo que supone viajar y llegar a un lugar, como recoger el equipaje, sacar dinero y tomar decisiones.” Aún nos quedará conocer el lago de Song Kul, a 3.016 metros de altitud, en la misma cordillera de Tian Shan, rodeado de cumbres altísimas. La autora nos confiesa que la llegada hasta allí “fue algo así como una prueba”, un trayecto en un Lada 1500 “con una mujer, sus tres hijos y un conductor adolescente que reía a carcajadas sin parar”, por una pista de montaña por la que sólo transitaban mastodónticos camiones provenientes de China. Pero fue una prueba con final feliz: “Salí a pasear y a bordear el lago. Volví a mi yurta. Me tumbé y contemplé por la apertura de entrada el paisaje. Había llegado al fin del mundo. Quizás al comienzo de un nuevo mundo.”

El camino de vuelta se hace en el libro siempre lo es— mucho más corto. Para alargar el viaje, para revivirlo, están las palabras. Gracias, Patricia Almarcegui, tras cerrar la última página de tu relato me he prometido volver a esas tierras de Asia Central, pasear de nuevo por Jiva, asombrarme ante el Registán en Samarcanda, más y mucho más en mi querido Uzbekistán. Volveré, y conoceré entonces el Kirguistán que me has descubierto en estas páginas.

asia central, libros de viaje, literatura de viaje, mujeres viajeras, patricia almarcegui

12345 (5 votos. Media: 4,60 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ana Puértolas

Libros relacionados con  Una viajera por Asia Central

Comentarios sobre  Una viajera por Asia Central

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.