Azímut

17 de enero de 2018
“Allá donde nacimos, las cosas y los hombres han gastado sus fisonomías, y sus rostros ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Nansen, maestro de la exploración polar

El científico que llegó a Premio Nobel de la Paz

JAVIER CACHO GOMEZ

Editorial: FORCOLA
Lugar: MADRID
Año: 0
Páginas: 520
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Ya nos cae bien por esas fotos en las que queda claro que era un bellezón, pero también porque era una persona bella en toda su expresión. Nansen ocupa un lugar sagrado en el podio de los grandes exploradores polares y otro igual de destacado entre los personajes que contribuyeron a hacer del siglo XX, un tiempo más humano. Javier Cacho cierra su trilogía de retratos polares con este hombre superlativo que, tras dejar trineos y esquís, trabajó para la Sociedad de Naciones y creó el Pasaporte Nansen a favor de los refugiados a quienes dedicó su vida. Y fue Premio Nobel de la Paz en 1922. ¡Ahí es nada!  
Noticias en la Línea
  • Felicidades, Capitán Cook

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    250 aniversario del capitán CookHace 250 años, James Cook emprendió su legendario primer viaje de descubrimiento al Pacífico, Australia y Nueva Zelanda a bordo del HMS Endeavour. Hazaña que recordarán diferentes localidades británicas vinculadas al Capitán, como Whitby, Plymouth o Greenwich.

  • chance & change

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    herman de vries (él escribe su nombre así, todo en minúsculas, como rechazo a cualquier jerarquía) abandonó progresivamente su trabajo de naturalista para ligarse a la naturaleza a través del arte y destacar con su obra la universalidad del paisaje. "Nos hemos alejado tanto de la naturaleza, la hemos modificado tanto, manipulado, destruido... que nos hemos olvidado de que ella es el arte por excelencia. Solo otro artificio, el del arte humano, puede ayudarnos a reencontrarla", explicaba el...[Leer más]

  • La conquista del aire

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Centro Conde Duque de MadridA Juan Olivert Serra le llamaban el volaoret en Cullera, apodo justificado desde que el rentista valenciano se construyera un aeroplano y el 5 de septiembre de 1909 realizara el primer intento de vuelo motorizado en España. Su historia y la de otros pioneros de la aviación española fascinados por dar alas a sus sueños se cuenta en la exposición La conquista del aire, abierta al público hasta el 4 de marzo en el Centro Conde Duque de Madrid.

  • Mariano Fortuny, pintor y viajero

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Museo del PradoMariano Fortuny fue un pintor cosmopolita que visitó muchos países y vivió en muchas ciudades; pero su brújula creativa señalaba tres puntos cardinales: Roma, donde se formó; Marruecos, donde pintó la batalla de Wad Rass y sucumbió a la luz africana, y Granada, donde se refugió para desconectar de un éxito internacional. El Museo del Prado reúne 169 obras del artista (12 de ellas nunca antes mostradas en público), en una exposición antológica que puede verse hasta el 18 de marzo.

  • Halide Edip Adivar y Alphonse Mucha

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición sobre Alphonse Mucha en Madrid.La escritora y activista Halide Edip Adivar luchó por la revolución turca con el mismo ímpetu que por la revolución feminista, y ha sido una sorpresa y un placer estético encontrarla retratada en la exposición sobre Alphonse Mucha que puede verse hasta el 25 de febrero en el Palacio Gaviria de Madrid (donde no solo hay chicas art nouveau). Ambos eran amigos, y se debieron de conocer cuando la líder nacionalista se vio condenada al exilio.

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Una viajera por Asia Central

Primero fueron Marruecos, Egipto, Siria, Líbano, Jordania, Túnez, Yemen e Irán. Ahora, Patricia Almarcegui viaja con su último libro a Asia Central, de Uzbekistán al Kirguistán. Tierras no habituales ni sencillas para el viajero, y menos todavía para una viajera solitaria como ella.

2 de enero de 2017

Escritora, profesora, ensayista, Patricia Almarcegui es una viajera avezada que ha reflexionado sobre el viaje y sus muchos significados, como testimonian los muchos artículos publicados en periódicos y revistas especializadas y, de forma más completa, sus libros. Ha recorrido en solitario tierras de todo el mundo, aunque sus preferencias se han ido decantando por el universo oriental: “Antes de Asia Central, fueron Marruecos, Egipto, Siria, Líbano, Jordania, Túnez, Yemen e Irán”. Casi nada. El norte de África, Oriente Próximo y aún más allá, porque Irán, y sobre todo Yemen, no son tierras habituales ni sencillas para el viajero, menos aún para una viajera solitaria. Con estos antecedentes, y la garantía de su devoción por Annemarie Schwarzenbach y Vita Sackville-West, comienzo la lectura de su libro sobre Asia Central, segura de descubrir nuevos mundos que se me harán próximos.

Comparto con la autora su fijación por los nombres musicales, de resonancias evocadoras y reminiscencias antiguas. Cómo no dejarse llevar por la atracción de Uzbekistán, por mucho que sepamos que Samarcanda ya no es la que fue, que sus fabulosas mezquitas y madrazas fueron reconstruidas centímetro a centímetro por artesanos expertos al servicio de los líderes soviéticos. Almarcegui se deja seducir por nombres tan míticos, los lectores le acompañamos en su fascinación y recorremos de su mano y de sus palabras lugares que se hicieron prodigiosos en la Ruta de la Seda. La amurallada Jiva, convertida en un museo hermosísimo de ladrillos de tierra cocida y azulejos verdosos y azulados, de muros de barro entrelazado y de minaretes a medio terminar, de mezquitas y de iwanes con techos sostenidos por columnas de madera tallada. Con ella nos emocionamos ante tanta hermosura y tanta historia en Bujara y en Samarcanda, y también con ella aprendemos que una buena comida en estas tierras es lahma, “una sopa de fideos gruesos de trigo”, y que podemos acompañarla con pivo (cerveza), y que debemos cargarnos de paciencia dentro de un taxi, siempre colectivo, esperando a que se llene y se ponga en marcha hacia el próximo destino. También que no es sencillo encontrar un hostal o una simple habitación para dormir cuando se cuenta con un presupuesto muy ajustado, y que a veces nos veremos forzados a compartir espacio con otras gentes, también que el plov es el plato nacional, un guiso compuesto de garbanzos, arroz, verdura y cordero. Y muchos más “ques” igualmente ilustrativos.

Una viajera por Asia Central

No tenía muy claro, nos cuenta Almarcegui, hacia dónde proseguir su viaje tras recorrer Uzbekistán, y por azares de visados y transporte se decidió por llegarse a Kirguistán. Tal decisión le llevó desde Tashkent a Fergana, el extremo oriental uzbeco, donde las muchas manufacturas de la seda más radiante atestiguan su papel de parada y fonda en la Ruta de la Seda, un camino clave no sólo para trasportar tal extraordinario tejido, sino porcelana, marfil, rubíes, lacas, ámbar y todo tipo de productos valiosos. Aún maravillados por la belleza y suavidad de esas telas multicolores, proseguimos viaje con la autora hacia Kirguistán, y, las más veces en taxi colectivo, conoceremos Bishkek, la capital.

¡Ay, Kirguistán! No creo que muchos lectores supiéramos de las maravillas de ese país, una tierra de lagos inmensos y blancos, montañas altísimas que alcanzan más de siete mil metros en Tian Shan, una naturaleza de hermosura poderosa y fascinante. En palabras de Almarcegui: “Rincones de luz, nubes irisadas, saltos de aguas blancas y musicales, pasos montañosos, barrancos sin fondo, praderas secas, cumbres afiladas”. Con ella llegamos hasta Issyk Kul, el segundo lago más grande del planeta, un mar blanco en medio de la cordillera, un camino fatigoso, a pie, de idas y vueltas por senderos estrechos. “Ante un paisaje así, sublime, una debería parar el viaje y quedarse más tiempo.[…] En sitios así, una desearía quedarse varada e imaginarse todo lo opuesto al viaje, es decir, que podría llegar a vivir en el destino. Disfrutar de un día de descanso, de ocio total, sin tener que pensar en lo que supone viajar y llegar a un lugar, como recoger el equipaje, sacar dinero y tomar decisiones.” Aún nos quedará conocer el lago de Song Kul, a 3.016 metros de altitud, en la misma cordillera de Tian Shan, rodeado de cumbres altísimas. La autora nos confiesa que la llegada hasta allí “fue algo así como una prueba”, un trayecto en un Lada 1500 “con una mujer, sus tres hijos y un conductor adolescente que reía a carcajadas sin parar”, por una pista de montaña por la que sólo transitaban mastodónticos camiones provenientes de China. Pero fue una prueba con final feliz: “Salí a pasear y a bordear el lago. Volví a mi yurta. Me tumbé y contemplé por la apertura de entrada el paisaje. Había llegado al fin del mundo. Quizás al comienzo de un nuevo mundo.”

El camino de vuelta se hace en el libro siempre lo es— mucho más corto. Para alargar el viaje, para revivirlo, están las palabras. Gracias, Patricia Almarcegui, tras cerrar la última página de tu relato me he prometido volver a esas tierras de Asia Central, pasear de nuevo por Jiva, asombrarme ante el Registán en Samarcanda, más y mucho más en mi querido Uzbekistán. Volveré, y conoceré entonces el Kirguistán que me has descubierto en estas páginas.

asia central, libros de viaje, literatura de viaje, mujeres viajeras, patricia almarcegui

12345 (4 votos. Media: 4,75 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ana Puértolas

Libros relacionados con  Una viajera por Asia Central

Comentarios sobre  Una viajera por Asia Central

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.