GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

Histórico noticias



Uruguay: tierra de gauchos, inmigrantes y poetas

Érase una vez María Eugenia Vaz Ferreira, Delmira Agustini, Juana de Ibarbouru, Sara de Ibáñez, Clara Silva, Ida Vitale… Voces líricas, con una sensibilidad y estilo únicos, por mucho tiempo silenciadas. Y todas nacieron ahí donde el Río de la Plata se une con el Océano Atlántico.

23 de septiembre de 2019

Érase una vez Mario Benedetti, Juan Carlos Onetti y Eduardo Galeano

No, este cuento no empieza así.

Érase una vez María Eugenia Vaz Ferreira, Delmira Agustini y Juana de Ibarbouru, y también Sara de Ibáñez, Clara Silva e Ida Vitale. Voces líricas, con una sensibilidad y estilo únicos, por mucho tiempo silenciadas, ocultadas o ignoradas. Todas nacieron ahí donde el Río de la Plata se une con el Océano Atlántico, donde el tiempo parece detenerse ante un mundo frenético y desmesurado, donde la gente, cercana, tranquila y dialogante, es cautivadora con su tristeza dulzona y su elegante melancolía.

Uruguay, enclavado entre dos gigantes, Argentina y Brasil, es tierra de ríos, del candombe, de música y tambores, país de escritores, narradores y poetas, algunos de fama internacional que dieron un sello especial y una identidad propia a la literatura uruguaya. Escritores, decíamos, y escritoras también, con su discurso literario rico y variado que, sin embargo, han sido históricamente excluidas de ese ambiente intelectual agitado y creativo del Uruguay de finales del siglo XIX, una época de modernización y reformulación del concepto de nación que abrirá paso a nuevos sujetos e identidades culturales.

En este marco se insertan los discursos sobre la feminidad vinculados al principio al modelo patriarcal convencional y a las imágenes de mujer-familia y patria-nación, antes de transformarse en manifestación de rechazo hacia el mundo doméstico y maternal, y hacia la visión del hogar como espacio proprio de las mujeres, el espacio exclusivo de emociones, sentimientos y sacrificios, pero no de la inteligencia. Es cuando la mujer entra en la historia literaria nacional, y Uruguay empieza a destacar por poseer un extraño y hermoso privilegio: es el país que más mujeres poetas ha producido en el planeta con respecto a su tamaño geográfico y demográfico. Y no solo eso. En la actualidad, es considerado como uno de los países más laicos del panorama internacional.

Viaje a Uruguay

La sociedad uruguaya es una sociedad liberal y secularizada, plural y tolerante. En Uruguay los presidentes no juran sobre la Biblia desde comienzos del siglo XX, no existen crucifijos en los hospitales ni en las escuelas públicas, y no se reconocen los casamientos religiosos. Se permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, el consumo de marihuana es legal y se defienden los derechos sexuales o reproductivos de la mujer.

Esa sociedad que tanto ha tardado en sacar a la luz a sus mujeres y su escritura aparece hoy día a los ojos del visitante como un espacio de libertad, heterogéneo y equilibrado. Un equilibrio que reflejan sus gentes y su capital.

“Montevideo, que duerme su eterna siesta sobre las suaves colinas de la costa, indiferente al viento que la golpea y la llama: Montevideo, aburrida y entrañable, que en verano huele a pan y en invierno a humo”.

Eduardo Galeano, El libro de los abrazos.

Destino anhelado por los inmigrantes del Viejo Mundo, con su paso lento y silencioso, el olor a mate y asado, sus edificios decadentes, el sonido del mar, del viento y del motor de los Ford Escort de otros tiempos, Montevideo es una ciudad antigua pero no vieja. En sus barrios y por sus calles desordenadas y despojadas, se percibe cierto eclecticismo de una sociedad moderna pero que aborrece a la inmoderación, al exceso, al consumismo. Montevideo no necesita lucirse, no peca de egocentrismo ni de arrogancia. En los días de lluvia, parece eclipsarse, caer en el anonimato. Luego, cuando el sol vuelve a brillar, se descubre la verdad: Montevideo quiere preservar su esencia, permanecer alejada de la masificación y el exhibicionismo, quiere quedarse tranquila. Tranquila y pacífica, pero nunca dormida.

Asimismo, detrás de este tejido social vivo y variado, existe otro Uruguay. No me refiero a las glamurosas playas de Punta del Este y alrededores, ni a los pintorescos pueblos de Cabo Polonio o Punta del Diablo, ni siquiera al barrio histórico de Colonia de Sacramento declarado Patrimonio Mundial por la Unesco. Me refiero a otro Uruguay, escondido tras esa famosa franja costera, con sus inmensos espacios abiertos y sus zonas naturales que reflejan el espíritu de la salvaje región gaucha del país. Se trata del alma de un país que no termina en la frontera con Argentina o Brasil, y no es solo destino de verano para surfistas o turistas en búsqueda de elegantes residencias junto al mar, hoteles de lujo y sofisticados restaurantes.

Uruguay cobija una tierra verde y llana, donde la gente vive a la luz de las velas, cocina en una estufa de leña y se calienta delante de la chimenea. El interior de Uruguay es poesía pura, espejo de un país que es la cuna del lirismo femenino, ese mismo que engendró el estro personal e íntimo de autoras como María Eugenia Vaz Ferreira, Delmira Agustini y Juana de Ibarbouru, y sus poemas metafísicos y simbólicos cargados de sensualidad y erotismo. Y ese mismo que produjo también la poesía existencialista y melancólica de Sara de Ibáñez, Clara Silva o Ida Vitale con su gran riqueza expresiva. Sus poemas son el canto de la vida misma, símbolos de un espacio propio, de la construcción del ser, y de la pertenencia a sí misma como acto de libertad.

Escribir es construir a través de las palabras puentes de conexión con la “mujer salvaje”, con su esencia femenina instintiva, apasionada y sabia. Un ejercicio intimista e introspectivo que ha marcado la escena lírica uruguaya y todo un país que ha hecho de la melancolía su seña de identidad. La poesía entonces como laboratorio del lenguaje y construcción de sentido de una nación cuyo corazón es naturaleza en estado puro. Una naturaleza agreste y exuberante como en la Quebrada de los Cuervos, con su enorme garganta abierta a través del tiempo por el arroyo Yerbal Chico. Un paisaje místico con el recorrido risueño de los ríos y el canto de los pájaros como en Villa Serrana, refugio de estrellas y soñadores. Una tierra próspera y fluida como la región litoral, atravesada por el río Uruguay, pasando por las localidades de Fray Bentos, Paysandú y Salto, con sus balnearios de aguas termales y sus atardeceres espectaculares. Un entorno de cerros chatos y praderas como el de la patria gaucha, Tacuarembó, el corazón del país, cuna de escritores, músicos, artistas, y, supuestamente, de Carlos Gardel.

Zona de transición entre la llanura pampeana y el escudo brasileño, Uruguay se revela en sus corrientes fluviales lentas y pausadas, sus praderas que son hogar de ovejas, caballos y vacas, su población sosegada y apacible.

Uruguay es tierra de gauchos, inmigrantes y poetisas.


Maria Elena Casasole

Sobre mi… Una licenciatura en Idiomas, literatura y ciencia de la traducción; una tesis sobre la literatura de viaje femenina hispanoamericana; un Máster en Turismo y otro en la enseñanza del español para extranjeros. Profesión: Traductora. Nacida en la patria de Cristóbal Colón, su ‘Diario de a bordo’ me lleva a América Latina, en un periplo todo femenino en búsqueda de mí y de mi identidad a través de la comparación con el Otro y el descubrimiento de la diversidad. En el lejano 2007, quedo seducida por la tierra de Don Quijote y desde entonces son las palabras las que viajan. Las llevo lejos, hasta mundos inexplorados, las deshago, las recreo y las transformo. Nunca he dejado de buscar el país de los sueños. El viaje para mi es huida, separación, nostalgia; es la belleza de lo ignoto y el miedo a lo desconocido, es incertidumbre, inestabilidad, rebelión. El viaje para mi es una necesidad vital y constante de conocer y conocerse.

Más sobre la autora en www.mecasasole.comFacebook y LinkedIn.

poesia, viaje a uruguay, viaje y género

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Autores invitados

Comentarios sobre  Uruguay: tierra de gauchos, inmigrantes y poetas

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 08 de noviembre de 2019 a las 20:23

    Saludos de paz y bendiciones desde México. Uruguay es el nombre de una querida nación que nos invita al acercamiento a la poesía, a la música, al tango. Admiro a sus artistas y procuro leer noticias uruguayas en La Diaria, El País, Brecha, etcétera. Hace años recibía un catorcenario llamado Aquí; después Mate Amargo y ahora veo por Internet artículos de esa bella patria donde nació Eduardo Galeano, Ida Vitale y otros grandes. Atentamente, Fernando Acosta Riveros, colombiano-mexicano (por naturalización), amigo de Uruguay

    Por Fernando Acosta Riveros