GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

Histórico noticias



Vega de Liordes et al.

Una ruta nada convencional por los Picos de Europa, para vivir una experiencia memorable entre montañas abruptas, canales vertiginosas, senderos arrancados a la pared caliza y cimas que sobrepasan los dos mil metros, dibujando un asombroso paisaje en el horizonte.

27 de octubre de 2013

“Antes del alba, subí a las colinas, miré los cielos apretados de luminarias y le dije a mi espíritu: cuando conozcamos todos estos mundos y el placer y la sabiduría de todas las cosas que contienen, ¿estaremos tranquilos y satisfechos? Y mi espíritu dijo: No, ganaremos esas alturas para seguir adelante.” W. Whitman

 Un amanecer muy frío en este octubre  de 2013 en el que el invierno se anuncia ya en los colores y en la nitidez de la atmósfera. Un grado y medio marca el termómetro cuando empezamos a andar. El aire que parece hacerte daño se convierte pronto en estimulante, puro…, señal de que estamos fuera de casa, fuera de la ciudad, en un mundo ajeno. Enfrente, la Canal de Pedabejo que da entrada a la Vega de Liordes, en el Parque Nacional de los Picos de Europa.

Vega de Liordes, Picos de Europa.

Rafael Manrique.

Quería, en un solo día, mostrar  a unos amigos cómo es el paisaje de esta zona que llamamos “Los Picos”, y hacerlo saliendo de las rutas convencionales. Son también muy hermosas, pero o están muy concurridas o no ofrecen el paso por casi todos los sistemas geológicos y paisajísticos del parque: canales vertiginosas, vegas de montaña, senderos arrancados a la pared caliza vertical, llambrias surcadas por diaclasas fantásticas, jitos de orientación, collados de altura, cimas que sobrepasan los dos mil metros, refugios de pastores, canchales y hoyos kársticos… Todo un catálogo de paisajes y terrenos que pueden verse en un día de marcha.

Un coche todoterreno nos ha acercado hasta la entrada de la canal. Eso nos ahorraba mucho desnivel y dos horas de camino que nos iban a venir muy bien. A partir de aquí, la ruta –el lector debe tomarla como un itinerario aconsejable en una visita a esta zona si se dispone de unas cuantas horas, un poco de fondo físico y no hay niebla–, tras superar Pedabejo, llega a la vega de Liordes, unos prados de altura colgados encima del circo de Fuente Dé que, a su vez, fueron un antiquísimo lago glaciar. Tras atravesarla de sur a norte se llega a una pared que la erosión convirtió en casi inaccesible; pero por ella asciende el sedo de la Padiorna que, de forma increíble, permite superar esa barrera no sin preguntarse el clásico “¿Qué hago yo aquí?”

Al llegar arriba, el camino continúa hacia el refugio de Collado Hermoso. Pero hay que abandonarlo, girar bruscamente a la derecha y dejar ese camino aéreo pero cómodo y seguro para internarse en un laberinto de bloques calizos y pequeños hoyos señalados por jitos que van llevando, como mejor pueden, hasta la Colladina de las Nieves, que se vislumbra a lo lejos. Es una de las más elevadas de los Picos de Europa. Una dura subida llevará a ese collado desde el que es fácil llegar a la cima de la aguja de la Padiorna, que vuela sobre el circo de Fuente Dé. Desde allí abajo parece imposible que esa cima se alcance sin horas de escalada sobre sus atroces paredes verticales. La collada tiene unas vistas de los macizos Central y Occidental, así como de la Cordillera Cantábrica, difícilmente superables.

Vega de Liordes, Picos de Europa.

Rafael Manrique.

Luego habrá que descender por la canal de San Luis. El tramo inicial de esa canal es complicado y caótico. Muy pendiente y sin sendero, pero bien señalado por los jitos, que no conviene perder o aparecerán algunas dificultades. Al poco tiempo se encuentra un camino que ya lleva hasta la zona de los lagos de Lloroza o, si se prefiere, directamente al teleférico. En total, entre cinco y siete horas dependiendo del ritmo, de las paradas para comer, descansar o admirar el paisaje.

Al margen de la belleza del lugar y del contacto con la naturaleza y esos tópicos obviamente verdaderos… ¿qué hacemos aquí?

Los Picos de Europa suponen, especialmente para los que vivimos cerca de ellos, el medio mas radicalmente opuesto a las ciudades en las que habitamos cotidianamente.  Moverse en estas montañas abruptas, sin caminos, con cierto riesgo, supone una experiencia memorable en el sentido literal de la palabra. Aumenta la sensación de estar vivo, de estar viviendo. Además, se realiza casi siempre en compañía, en un formato muy distinto de cuando se va al cine, a un concierto o a visitar una ciudad. A una montaña, a una ruta como esta, vas acompañado pero vas solo. Es uno quien camina, quien realiza el esfuerzo y quien asume la experiencia. Esta sensación contradictoria de acompañamiento y soledad, unida a la novedad de un paisaje no visto y el inevitable sufrimiento físico proporciona una fuerte experiencia de dispersión del yo. No es fácil pensar en otra manera de obtenerla. Tal vez las drogas o los años de práctica de meditación trascendental sirvan para esa vivencia, pero o es peligroso o, en todo caso, no se obtiene en un día.

Los ojos se abren de manera nueva y oscilan de contemplar lo que tienes abajo mismo de tus pies para procurar no caerte a levantar la vista y mirar paisajes salvajemente sobrecogedores. Esta dualidad conduce a una nueva experiencia: limitación. No sólo eres consciente de las limitaciones físicas, intelectuales y morales que ya sabías, sino que aprendes algunas nuevas e imaginas otras que, si bien seguramente no ocurrirán, están en tu horizonte de sucesos. ¿Y si me tuerzo un tobillo aquí?

Vega de Liordes, Picos de Europa.

Rafael Manrique.

La fuerza de la gravedad, por ejemplo, se hace enormemente patente. Uno ha leído sobre ella, sobre las teorías de unificación de la física o acerca de los gravitones aún inencontrables; pero aquí se convierte en peso absoluto.  Pesa la mochila,  pesa tu cuerpo y a veces pesa el alma cuando desfallece al subir un collado y ver que detrás aparece otro, como poco, similar al que se acaba de remontar.

Una ruta entre montañas es la esencia de la simplicidad. Se trata de andar hasta llegar, de no perderse, de observar el paisaje y a uno mismo, de seguir. Quizá sea la experiencia cultural más básica que se pueda vivir. No en vano, para que los seres humanos llegaran desde el corazón de África hasta toda la Tierra, tuvieron que hacer eso: caminar por desiertos y montañas.

Y una observación final: Estamos en un territorio en el que, en muchos momentos, lo más valioso que hay, por lo que daríamos lo que fuera, es por un poco de agua. No la hay en  todo el camino –sí la hay, pero es difícil de encontrar aun buscando con ahínco–. ¿Hay metáfora mejor de nuestra existencia?

picos de europa, rutas de montaña, vega de liordes

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Rafael Manrique

Comentarios sobre  Vega de Liordes et al.

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.