GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

Histórico noticias



Vértigo, luna y sol en el Cabo Espichel

A cincuenta kilómetros al sur de Lisboa, tendida sobre el océano, está la mole rocosa y plana del cabo. Desolado, agreste y solitario, Espichel interesará a historiadores, geólogos, filósofos y soñadores que se adentren en la magia de los acantilados y los mares tenebrosos.

8 de octubre de 2015

Hace veinte años llegué al cabo Espichel en una excursión rara, por casualidad. Tenía el recuerdo neblinoso de soledades en el viento, de un lugar fuera del mundo. Vuelvo a él porque todo el misterio de un país está en forzarnos a re-conocerlo, como el arte de un novelista clásico nos incita a releerlo. A cincuenta kilómetros al sur de Lisboa, tendida sobre el océano, está la mole rocosa y plana del cabo. Tómese la carretera que va hacia Sesimbra.

Hoy Espichel está igual, las ruinas siguen siendo ruinas, la pequeña iglesia barroca solitaria, el horizonte no ha sido ni puede ser modificado. La magia de los acantilados y los finisterrae, el mito del fin de las tierras, el mar tenebroso, es algo muy portugués. Como Europa está orientada hacia occidente, todos los finisterres están sobre el Atlántico, ya sea en Escocia, en Bretaña, Galicia o Portugal.

El otro cabo simbólico está al norte de Tajo, a la altura de Lisboa, por debajo de Sintra; es el Cabo da Roca, que Camões cita en Os Lusíadas y que es el punto más occidental del continente europeo. Pero el Espichel es más desolado, más agreste y solitario. En los días claros, su perfil se divisa como una lejana y alargada placa desde Cascais.

Se llega por una estrecha y sinuosa carretera, más o menos conservada, lo que le preserva de las masas turísticas, aunque siempre es mejor ir fuera de temporada.

La zona es azotada por los vientos y todo rezuma antigüedad: las huellas (pegadas) de los dinosaurios, las capillas abandonadas, el acueducto. El faro es lo más moderno y su fábrica inicial es del siglo XVIII. Hay que visitarlo un día de niebla o de temporal, donde cobra sentido lo desconocido. Nos recuerda que Portugal es un país mágico. Al norte del Tajo, el Cabo de Roca, al pie de la Serra da Lua, Sierra de la Luna, es decir, Sintra. Al sur del Tajo, casi simétrico, el cabo Espichel, al pie de la Serra da Arrábida, que es la Sierra del Sol.

Viaje a Portugal

Nos encontramos al borde de lo inefable. Los portugueses del siglo XV, que desafiaban su destino de pobres labradores, de siervos, echándose al mar a la aventura y ventura, construyeron una capilla para aplacar la desesperación del hombre frente a lo desconocido. Las capillas, las imágenes, le daban una certidumbre, una cierta paz ante el terror del mar tenebroso. Espichel puede simbolizar, en efecto, la victoria sobre el destino.

La sensación de vértigo ante el oleaje, espuma furiosa, que al fondo tiembla como un estertor del fondo del mar oscuro, es única, sobre todo por los alrededores del faro, donde no hay una sola barandilla ni quitamiedos. Vacío que intimida, como si padeciésemos una inmensa e insoslayable agorafobia. El vértigo es el precipicio, es la caída al abismo. Atisbando a prudente distancia estos acantilados se tiene peligrosamente esa sensación de rotación, de casi pérdida del equilibrio. Ese mismo que vencieron los navegantes portugueses adentrándose en el mar. Abajo, el mar en movimiento antiguo, parece adquirir las formas que ha detenido con las mareas emocionales de su cámara Roni Horn, esa artista visual inspirada en Pessoa. Desde los altos acantilados se ven algunos barcos pesqueros como miniaturas.

El paseante queda entre cielo y tierra, en un paisaje metafísico, como el que sintiese Unamuno en Gredos, con un sentimiento entre oceánico y telúrico.

El cabo Espichel le interesará a los historiadores, a los soñadores y a los geólogos. Y a los filósofos. La sensación de soledad frente a la inmensidad es única, ya casi desconocida en nuestra poblada Europa. El cabo Espichel es una metáfora. Mirando ese mar, el hombre se siente impotente, aun en esta época en que parecemos dominar todo. Se recobra la sensación, cuán perdida, de incapacidad. Se piensa en el destino, en lo desconocido. Lugar idóneo para la meditación. La iglesia de Nossa Senhora do Cabo, elevada en 1701 (ya existía una antes), y las construcciones aledañas, con arcadas abandonadas, las antiguas hospederías (Casas do Cirio), nos incitan a soñar y a la forma que cada cual elija de espiritualidad.

Más abajo del faro, ya al borde del precipicio, hay unas extrañas construcciones medio derruidas (modernas, de ladrillo) que nos llaman la atención. Son elipses con bancos y un centro redondo, orientadas precisamente a un punto de la puesta del Sol, quizá en un solsticio. A veces se puede ver la puesta del Sol simultáneamente al emerger de la Luna llena, al Este.

También interesa el Cabo a los herboristas y botánicos, que allí encuentran restos de las antiguas colonias herbáceas y arbustivas a menudo extinguidas por la agricultura antiecológica.

Desde el promontorio se divisan hacia el norte las largas playas de dunas de Meco y Caparica, milagrosamente bastante bien conservadas sin ecomonstruos (aunque no en la población de Caparica, de fealdad agresiva), la costa lejana de Estoril y Cascais y el perfil de la otra sierra simbólica, la de Sintra. Y recordemos finalmente al poeta Francisco de Aldana (que moriría en la absurda batalla de Alcazarquivir, 1578, sirviendo al insensato rey portugués Dom Sebastião):

Ver aquel alto piélago de olvido,

aquel sin hacer pie luengo vacío…

Sugeriría, para terminar, un viaje largo por el Portugal simbólico frente al Océano con la visita de varios cabos singulares, alejados, extremos, todos de belleza sobrecogedora. Aquí quedan mencionados dos, Roca y Espichel, pero el viajero deberá descubrir los otros posibles. Sin olvidar que Portugal, de alto simbolismo, también tiene otros muchos puntos y lugares especiales, como por ejemplo el triángulo Braga-Tomar-Alcobaça (Templarios) que enriquecerán la percepción del viajero; o la pervivencia del mito de la Atlántida, del que las Azores serían el recuerdo; las antas o menhires que pueblan el Alentejo, situadas de forma no casual. Y muchas más.

(Sólo se echa de menos un poco más de cuidado con basuras, restos de botellas, etc. Es claro que no se debe urbanizar ni cuidar en extremo el Cabo, domesticándolo, pues la naturaleza salvaje, mar y tierra, deben predominar, pero no estaría mal que el ayuntamiento de Sesimbra –supongo– hiciera limpiar de vez en cuando los alrededores.)

cabo espichel, viaje a lisboa, viaje a portugal

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Comentarios sobre  Vértigo, luna y sol en el Cabo Espichel

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.