GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

Histórico noticias



Viajar a pie

‘La carretera’ es una novela post-apocalíptica de ciencia ficción galardonada con el Premio Pulitzer en la que el escritor estadounidense Cormac McCarthy narra el viaje emprendido por un padre y un hijo para salvar sus vidas en un mundo desolado y deshumanizado hasta el horror.

3 de octubre de 2016

Cormac McCarthy dijo en una ocasión: “La esencia de la literatura es la tragedia. No se aprende mucho de las cosas buenas que suceden”. La frase es sin duda interesante, puede ser un buen motivo de debate, puede ser muchas cosas; pero, sobre todo, es cierta y, tras leer La Carretera, uno se da cuenta de que es en este libro –y tal vez en todos los del autor– donde sus palabras toman cuerpo y cobran visos de realidad.

Conocemos, nada más comenzar el libro, a un padre y su hijo que, en un mundo que ha sufrido una hecatombe –puede que un desastre nuclear– viajan y están sometidos a un desafío importante, el de seguir vivos al menos un día más. Caminan por un paisaje apocalíptico, pero no apreciamos ningún hechizo en la catástrofe, sino el terror de lo que es posible. Se mueven, van de una parte a otra, pero tienen la certeza de que no avanzan o, al menos, de que no alcanzan nada que les salve, y lo peor es que lo saben. Encaminan sus pasos hacia el sur, hacia el mar, pero cada vez que alcanzan un objetivo, el premio cruel es la nada y sólo el punto de partida para otro largo trayecto al final del cual tampoco hallarán consuelo… ni descanso, porque de lo que en realidad habla este libro es de cuando las cosas sí son lo que parece y eso a lo que llamamos el porvenir no existe, o –lo que todavía sería peor– es demasiado sombrío como para que seamos capaces de mirarle a la cara sin estremecernos.

Libros de viaje.

Además, en el libro apenas hay tensión, ni terror tampoco, y no porque la situación no lo merezca, sino porque el espacio de estos dos elementos está ocupado por la angustia y por una desesperanza que crece a cada letra. Mientras leo puedo verles, cubiertos de harapos, siempre mojados y helados, huyendo de otros supervivientes que puede que se hayan vuelto caníbales. Huyendo siempre de algo aunque no sepan muy bien de qué. No hay lugar seguro, nadie está protegido, nadie a salvo del todo. Solamente conservan, entre los recuerdos, el rastro borroso de una vida que, por lo visto, fue mejor, pero que ahora es un paraíso inalcanzable y que tampoco les sirve de consuelo. Los dos, inmersos en la misma tarea a pesar de los años que les separan. El padre, trabajador hasta la extenuación, firme, pensando en cada detalle, un hombre al que no le falta valor pero sí futuro, que aprovecha cada gota de lo que encuentra pero está sumergido en la humillación de quien sabe que morirá dejando a su pequeño solo e indefenso, que no será capaz de defender a su hijo y que habrá de dejarlo, a merced de los acontecimientos, en manos ajenas. Un hombre bueno, guiado por el único propósito de sobrevivir y salvar a su hijo, a ese pobre chico que confía ciegamente en su padre y que conserva referencias morales, que en medio del caos aún pregunta: ¿Somos los buenos, papá? Nosotros somos los buenos ¿no? Y que al interrogarse parece obligar a los lectores a responder que los buenos son los que no abandonan a los suyos, los que luchan hasta el final por defenderlos  y después –inocentes– mueren sin saber por qué. Y, desde luego, dan ganas de tranquilizarle, de regalarle un poco de sosiego y de consuelo diciéndole que ellos, sin duda, están del lado de los buenos y son justos… Y también víctimas.

Mientras tanto, a su padre estas preguntas le llegan tarde, no contesta porque no puede. Al héroe sólo le resta escupir sangre y llegar al final, a la nada. Después, el vacío y un niño perdido en un desierto gélido y hostil.

cormac mcCarthy, la carretera, libros de viaje, literatura de viaje, on the road, viajes por carretera

12345 (3 votos. Media: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jokin Azketa

Libros relacionados con  Viajar a pie

Comentarios sobre  Viajar a pie

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.