GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Viajar con el corazón

‘Cineasta blanco, corazón negro’ es un libro que recopila buena parte de las películas que se rodaron en África: Invictus, Hotel Rwanda… Con lecturas de esta índole, nos damos cuenta de lo importante que es el cine para experimentar el viaje con la misma intensidad que quienes atraviesan el continente.

16 de diciembre de 2013

Resulta imposible atravesar todas las experiencias; de ahí que se nos haya dado la capacidad de vivir a través de los otros. Reconocer los sentimientos de los demás es empatía; sentirlos con la intensidad con que los otros los sienten es compasión. Esta es la explicación que nos ha llevado a cultivar la pasión durante las escenas que pasaban ante nuestros ojos en programas como Al filo de lo imposible. Por no hablar de otras series documentales como las maravillosas Planeta humano o Tierra. Este es el argumento que podría justificar el cine erótico, e incluso el pornográfico si hubiera alguna cualidad estética en él. Porque en el cine erótico uno puede creerse enamorado, algo que no ocurre frente a la pornografía. Y enamorarse genera intensidad de sentimientos, sobre todo de buenos sentimientos. Uno puede enamorarse de una persona, que tal vez sea la forma más sabia de encauzar el amor; pero también de las montañas, de las puestas de sol, de los deportes de naturaleza, de la euforia de la amistad, del oro que baña la piel del melocotón o de la mirada que te devuelven los seres a quienes salvas, aunque sólo sea para que vivan un minuto más. Y también puede enamorarse del cine.

Lo contrario a la dicha del enamorado, puede ser la avaricia o la ambición, la violencia o incluso la inteligencia más epidérmica. Puede ser el asesinato y puede ser la envidia. Como la envidia que se gesta entre el hombre sedentario incapaz de comprender al hombre de acción. Al ver a un par de tipos ascendiendo por las Torres del Trango, uno puede tacharlos de locos o desear ponerse en su piel. A uno le gustaría haber abandonado su hogar para acompañar al Doctor Livingstone, o puede opinar que el misionero británico hubiera estado más a gusto en la mecedora junto al fuego. Se puede desear repetir la ruta de Marco Polo o creer que no hay necesidad de pasar hambre y sueño. Cabe admirar al que recorre América en canal, montado en bicicleta, o preferir no enterarse de que existe esa versión tan apasionada de la existencia, defendiendo a capa y espada la vida de asfalto. La pregunta a que llegamos, tras reflexionar sobre la elección de vida que uno hace, es: ¿por qué se considera la vida de acción más intensa que la vida contemplativa?

Carteles de películas sobre África.

Afortunadamente, el cine ha venido para enseñarnos que el uso de la compasión no beneficia únicamente a los demás. Cuando vemos una película, los sentimientos que baten dentro de nosotros son tan intensos como los que tendríamos en caso de ser los protagonistas. La contemplación pasa a poseer la potencia de la acción. Y es esta cualidad la que nos hace reconocer dentro de nosotros buenos sentimientos buenos, como si estuviéramos enamorados, la que hace de obras como El hombre que mató a Liberty Vallance una obra maestra, y reduce a directores como Tarantino al grado de virtuosos energéticos.

Ver una película es viajar. Y, de todos los continentes, el más romántico y el más peligroso es África. Jesús Lens ha viajado por África a través de las películas que en él se han rodado. El recorrido nos lleva desde el realismo documental de 14 kilómetros, de Gerardo Herrero, en un viaje hacia el sur, hasta Distrito 9, la obra de ciencia ficción que dirigió Neill Blomkamp. Por el camino quedan clásicos como Casablanca o Memorias de África, documentales tan imprescindibles como La pesadilla de Darwin y obras casi marginales, al estilo de El último tren a Katanga. De todas ellas nos va hablando de forma divulgativa Jesús Lens; pero con algunos errores que cabría corregir, como esa costumbre de relatar los finales. O los lugares comunes a los que recurre en las escasas ocasiones en que entra en análisis crítico, limitándose a unos pocos adjetivos, cuando cabría más cancha al razonamiento –aunque esta pega bien puede ser orgullo de lector.

El grueso del  libro lo componen largas sinopsis de las películas, algunas no muy necesarias, dado que casi todo el mundo ha podido verlas en más de una ocasión. Hay alguna intervención directa del autor, reseñando parte de sus viajes o citándose a sí mismo, y alguna intromisión de carácter entre periodístico e histórico, que resultan las más acertadas. Y luego están esas anécdotas de los rodajes, a las que, tal vez, se podría haber sacado más partido, pero que poseen encanto para los amantes del cine. Cineasta blanco, corazón negro, es un libro lleno de buenas intenciones. Algo que puede ser insuficiente, pero que resulta conveniente poseer para gestionar en condiciones la compasión.

 

Cine, Cineasta blanco corazón negro, Jesús Lens, libros de viaje

12345 (6 votos. Media: 4,83 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Viajar con el corazón

Comentarios sobre  Viajar con el corazón

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 16 de diciembre de 2013 a las 13:17

    Bonito artículo, Ricardo. Te ha quedado redondo. Un abrazote. Javi

    Por Javier Juárez
    • 16 de diciembre de 2013 a las 19:12

      Muchísimas gracias, Javi. Otro abrazo

      Por Ricardo Martinez Llorca