Azímut

28 de mayo de 2018
“Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas para volar?” Frida Kahlo.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Cómo yo atravesé África

ALEXANDRE SERPA PINTO

Editorial: EL VIENTO
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 368
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Nos vamos a aquellas décadas prodigiosas, las de las grandes expediciones coloniales a África Central en la segunda mitad del XIX. Antes, como ahora, los relatos de aquellos exploradores, que se adentraban en el continente negro, suscitaban pasiones lectoras y verdadera exaltación. Si además se unía una prosa atractiva y buena capacidad de observación, el éxito estaba asegurado. Este relato del portugués Serpa Pinto, a los territorios entre las colonias portuguesas de Angola y Mozambique gozó en su tiempo de un éxito notable.
Noticias en la Línea
  • Avifauna perdida

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El 40% de las más de 11.000 especies de aves que habitan el planeta están en retroceso poblacional y una de cada ocho en situación de amenaza; entre ellas, algunas tan populares como la tórtola europea, el frailecillo atlántico, el loro gris o el búho nival, según un informe de BirdLife International. En este contexto, Artimalia ha organizado una exposición dedicada a los pájaros extinguidos, desde el siglo XIX hasta nuestros días, Un llamamiento a la conservación desde el ...[Leer más]

  • Ex Oriente

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las bibliotecas públicas y privadas de Aragón guardan entre sus fondos un importante volumen de libros de viajeros, cartógrafos y geógrafos, comerciantes y embajadores, misioneros y eruditos que, publicados entre los XVI y XVIII, dieron a conocer la singularidad de las culturas chinas y japonesas en la Europa de la Edad Moderna. Una exposición en la Universidad de Zaragoza muestra este patrimonio bibliográfico excepcional, con un centenar de textos, mapas, grabados, porcelanas... Hasta el ...[Leer más]

  • Yo soy somalí

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La poesía fue durante mucho tiempo el medio de expresión preferido por los artistas somalíes; de allí que su país se conozca como la "tierra de los bardos"... Tal preferencia vino determinada por la tradición islámica que condena las imágenes y abraza el poder de la palabra hablada. Pero siempre hay quien se mueve a contracorriente: una exposición en el Minneapolis Institute of Art destaca el trabajo de Hassan Nor y Aziz Osman, dos pintores que emigraron a Estados Unidos en la década ...[Leer más]

  • El mapamundi más grande del siglo XVI

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En 1587, el cartógrafo italiano Urbano Monte dibujó en su estudio de Milán el mapamundi más grande y antiguo del mundo hasta la fecha: diez metros de diámetro en 60 hojas de papel dobles a color (de haberse trazado en una sola lámina, mediría unos tres metros cuadrados). A pesar de tener más de 430 años de antigüedad, sorprende por su precisión: no solo muestra cada uno de los continentes con sus respectivos países, mares y océanos; también las distancias entre regiones, los ...[Leer más]

  • Mediterráneo, una arcadia inventada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Museo Thyssen de MálagaSignac, Matisse, Bonnard, Picasso, Sunyer, Torres-García, Sorolla, Anglada-Camarasa, Mir... encontraron inspiración en el Mediterráneo y su luz, uno de los temas principales del arte europeo entre finales del siglo XIX y mediados del XX. El Museo Thyssen de Málaga ha reunido más de sesenta obras de estos autores, entre pintura, escultura, grabado y cerámica, en una exposición abierta al público hasta el 9 de septiembre.

Histórico noticias

La Línea del Horizonte




Viajar después de viajar

Sabiendo que es casi imposible repetir la magnética sensación de un gran viaje, Lawrence Osborne se empeña en llegar a la última frontera: los Kombai de Papúa. Por el camino se detiene en Dubai, Calcuta, Bangkok o Bali, en un delicioso libro escrito con la memoria destilada.

29 de junio de 2017
En el último libro de Paul Theroux, El último tren a la zona verde, se dedican cuarenta páginas, las últimas, a una especie de epifanía: la transformación, la revelación del viajero que de repente entiende que ya ha viajado. Lo complicado, sobre todo en el caso de Theroux, es comprender eso por encima del condicionamiento. Al fin y al cabo, sus viajes y sus libros de viajes han sido su vida, su pasión, su alegría. Durante esas páginas, da cuenta de una rendición, y a los setenta y cinco años se repite a sí mismo que tiene que haber otras vidas, otras pasiones, otras alegrías. Tal vez sean las páginas más interesantes de la obra de Theroux. Pero, en ese sentido, un escritor como Gabi Martínez, que también comenzó liándose la manta a la cabeza para emprender viajes y convertirlos en literatura, ya se había adelantado: Voy es una obra algo vanguardista que versa sobre esa epifanía. Theroux decide no amarrarse más al deseo de no envejecer. Gabi Martínez nos explica que después de sumar muchos miles de kilómetros, viajar es una repetición y cambia de proyecto literario. En este libro extraordinario, El turista desnudo, Lawrence Osborne parte de viaje tras sufrir o iluminarse o lo que sea que le sucede, tras ese cambio: “El mundo entero es una instalación turística y el desagradable sabor a simulacro se eterniza en la boca”. Sí, viajar es siempre, a su juicio, una forma más o menos sofisticada de turismo. Porque ya no queda nada exótico.
Literatura de viaje

Kate Ter Haar, Flickr.

Es cierto que, al margen de los polos y las grandes alturas, donde apenas viven bacterias en estado catatónico, el resto del planeta ha sido cartografiado por los viajeros y luego por los turistas. Ya solo quedan los turistas: “Queremos una experiencia nueva…, pero también queremos que esté mercantilizada, que pueda comprarse con dinero…” Y así llega a la misma conclusión que los otros escritores: “En la vida del pacífico cronista de viajes (…) se produce un punto de inflexión, cuando el mundo que se ha pateado durante media vida empieza a parecerle irreconocible. Quiere marcharse, pero no sabe adónde”.  Ese punto de inflexión equivale a lo que los religiosos llaman epifanía. Pues bien, al contrario que Theroux, Osborne coloca esa premisa en el prólogo. Y armado con ella se lanza a un viaje que sigue el trazado de los primeros Grand Tours ideados por los británicos: Dubai, Calculta, Islas Andamán, Bangkok, Bali y Papúa Nueva Guinea.

Papúa Nueva Guinea es el único rincón donde él considera que sigue existiendo algo de exotismo. Y será lo exótico lo que distinga al viajero del turista. De aquí surge un maravilloso libro de viajes que contiene todos los prejuicios de la mejor anglofilia, incluida la intromisión antropológica, pues los antropólogos fueron, en conclusión de Osborne, los últimos viajeros. Margaret Mead o Claude Levi-Strauss no cesan de aparecer mentados en el libro. Los antropólogos, como él, pretenden viajar al mundo perdido a la par que viajar al pasado, algo que, explica Osborne, se reconoce por el sabor a sordidez que uno siente. Osborne parte de una clásica estructura de relato de viajes: la cronológica. Pasa por un Dubai absurdo, grotesco, cómico, un derroche de estupidez. De Calcuta apenas puede sentir otra cosa que no sea el caos, que desdibuja hasta los edificios coloniales. En las islas Andamán no consigue entenderse con nadie, las conversaciones flotan como si cada palabra contuviera un concepto diferente entre los interlocutores. En Bangkok busca el turismo sexual, pero no el clásico, ese que se asemeja a la prostitución, sino el filón de una nueva forma de turismo que se está explotando allí, como es el cambio de sexo a bajo coste; sorprende, por ejemplo, que sean iraníes quienes más lo practican, hombres que se operan para ser mujer. Bangkok, lo reconoce, es hortera; pero también es una ciudad con más posibilidades de ser libre que las que se les supone a las europeas. De Bali refleja la Disneylandia hindú y, finalmente, se instala en Papúa Nueva Guinea, junto con tres acompañantes, para encontrar, por fin, la sorpresa, paisajes que no formaban parte de su mentalidad.

La mentalidad de Osborne, todo hay que decirlo, es muy británica. Los británicos fueron quienes conquistaron Egipto para el turismo y quienes inventaron el ecoturismo, por ejemplo, o al menos eso asegura. Por otra parte, lo confiesa en más de una ocasión, es un gran hedonista, amante de los placeres que se hallan en las ciudades. “Puta naturaleza”, llega a exclamar cuando las olas del mar no le dejan dormir. Esa mentalidad es romántica, reaccionaria (en el sentido de que piensa que las cosas estaban mejor antes que ahora) y un tanto rebelde. Así es como se siente: como si siempre llegara tarde a lo que debería haber llegado. Excepto en las últimas páginas, donde relata a forma de dietario su estancia entre la etnia escogida en Nueva Guinea, los Kombai, de la que deduce que el estudio de campo de los antropólogos es un fastidio. No podía ser otra la conclusión del hedonista. Pero antes y durante esa etapa, con cierta semejanza a El antropólogo inocente, nos ha dejado un puñado de uno de los mejores libros de viajes que se han publicado en la última década.

Antropología, El turista desnudo, Lawrence Osborne, libros de viaje, literatura de viaje, viaje a papua nueva guinea

12345 (3 votos. Media: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Viajar después de viajar

  • EL ULTIMO TREN A LA ZONA VERDE: MI SAFARI AFRICANO DEFINITIVO (En papel) PAUL THEROUX
    ALFAGUARA

  • VOY (En papel) GABI MARTINEZ
    ALFAGUARA

  • EL ANTROPOLOGO INOCENTE: NOTAS DESDE UNA CHOZA DE BARRO (21ª ED.) NIGEL BARLEY
    ANAGRAMA

  • EL TURISTA DESNUDO (En papel) LAWRENCE OSBORNE
    GATOPARDO EDICIONES

Comentarios sobre  Viajar después de viajar

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.