Azímut

28 de mayo de 2018
“Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas para volar?” Frida Kahlo.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Cómo yo atravesé África

ALEXANDRE SERPA PINTO

Editorial: EL VIENTO
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 368
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Nos vamos a aquellas décadas prodigiosas, las de las grandes expediciones coloniales a África Central en la segunda mitad del XIX. Antes, como ahora, los relatos de aquellos exploradores, que se adentraban en el continente negro, suscitaban pasiones lectoras y verdadera exaltación. Si además se unía una prosa atractiva y buena capacidad de observación, el éxito estaba asegurado. Este relato del portugués Serpa Pinto, a los territorios entre las colonias portuguesas de Angola y Mozambique gozó en su tiempo de un éxito notable.
Noticias en la Línea
  • Avifauna perdida

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El 40% de las más de 11.000 especies de aves que habitan el planeta están en retroceso poblacional y una de cada ocho en situación de amenaza; entre ellas, algunas tan populares como la tórtola europea, el frailecillo atlántico, el loro gris o el búho nival, según un informe de BirdLife International. En este contexto, Artimalia ha organizado una exposición dedicada a los pájaros extinguidos, desde el siglo XIX hasta nuestros días, Un llamamiento a la conservación desde el ...[Leer más]

  • Ex Oriente

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las bibliotecas públicas y privadas de Aragón guardan entre sus fondos un importante volumen de libros de viajeros, cartógrafos y geógrafos, comerciantes y embajadores, misioneros y eruditos que, publicados entre los XVI y XVIII, dieron a conocer la singularidad de las culturas chinas y japonesas en la Europa de la Edad Moderna. Una exposición en la Universidad de Zaragoza muestra este patrimonio bibliográfico excepcional, con un centenar de textos, mapas, grabados, porcelanas... Hasta el ...[Leer más]

  • Yo soy somalí

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La poesía fue durante mucho tiempo el medio de expresión preferido por los artistas somalíes; de allí que su país se conozca como la "tierra de los bardos"... Tal preferencia vino determinada por la tradición islámica que condena las imágenes y abraza el poder de la palabra hablada. Pero siempre hay quien se mueve a contracorriente: una exposición en el Minneapolis Institute of Art destaca el trabajo de Hassan Nor y Aziz Osman, dos pintores que emigraron a Estados Unidos en la década ...[Leer más]

  • El mapamundi más grande del siglo XVI

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En 1587, el cartógrafo italiano Urbano Monte dibujó en su estudio de Milán el mapamundi más grande y antiguo del mundo hasta la fecha: diez metros de diámetro en 60 hojas de papel dobles a color (de haberse trazado en una sola lámina, mediría unos tres metros cuadrados). A pesar de tener más de 430 años de antigüedad, sorprende por su precisión: no solo muestra cada uno de los continentes con sus respectivos países, mares y océanos; también las distancias entre regiones, los ...[Leer más]

  • Mediterráneo, una arcadia inventada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Museo Thyssen de MálagaSignac, Matisse, Bonnard, Picasso, Sunyer, Torres-García, Sorolla, Anglada-Camarasa, Mir... encontraron inspiración en el Mediterráneo y su luz, uno de los temas principales del arte europeo entre finales del siglo XIX y mediados del XX. El Museo Thyssen de Málaga ha reunido más de sesenta obras de estos autores, entre pintura, escultura, grabado y cerámica, en una exposición abierta al público hasta el 9 de septiembre.

Histórico noticias

La Línea del Horizonte




Viajar, dibujar, viajar… Cuadernos de viaje

Los cuadernos de viaje están en peligro de extinción. Ya no hay tiempo para pararse a pintar, para esbozar con rápidos trazos el dibujo de un lugar, de una planta, de un indígena o de un animal. Aun así, todavía hay trotamundos que viajan con Moleskine para dibujar.

23 de mayo de 2013

Dibujaba mucho antes de empezar a viajar.  Y antes de dibujar –por lo que me cuentan, aún antes de mis primeros recuerdos– ya me gustaban los animales. Yo quería viajar para ver animales y dibujarlos en su entorno natural. Pero vivimos en un país –casi en un mundo– en el que es imposible ganarse la vida dedicándose a dibujar animales. Entonces los documentales entraron en escena acaparando mi vida profesional, devorando mi tiempo y convirtiéndose en una nueva meta. Era una forma perfecta para alcanzar objetivos; el nacimiento de una nueva pasión. Pero las pasiones racionales nada tienen que ver con aquéllas que salen de tu interior.

Cuaderno de viaje.

Fernando González Sitges.

Empezaron los rodajes por todo el mundo y pude ver, cara a cara, los animales con los que tanto había soñado. El mundo salvaje que los rodeaba era de una belleza sobrecogedora. Y el reto de rodarlos resultó una tarea complicada y apasionante. Preparaba un viaje durante meses, organizaba todo lo necesario para enfrentarme con los retos de un terreno complicado, unas burocracias tercermundistas, enfermedades, frío, calor, mares violentos… Y finalmente conseguía ponerme delante de mi objetivo de rodaje. ¡Éxito! ¡A rodar!

Cuaderno de viaje.

Fernando González-Sitges.

Pero, en ninguno de esos extraordinarios encuentros con la cámara por delante, la pasión por el cine y el documental ha suplantado al deseo de dibujar todo aquello que me gusta. No hay excepciones. Siempre que me encuentro en un lugar remoto, rodeado de una naturaleza intacta, de gente sorprendente y, sobre todo, de animales salvajes únicos, mi primer deseo, el más fuerte, es dibujarlos. Casi doscientos documentales y la necesidad de pintar, de dibujar, sigue intacta; como en el colegio, como en la universidad, como en casa, como siempre. Eso no deja de ser un problema. Cuando diriges un equipo no puedes llegar, tras semanas de privaciones e incomodidades, delante de tu objetivo y decirle al cámara: “Espera un momento que voy a hacer unos apuntes del tigre”. ¿Cómo aplacar entonces el deseo irrefrenable de plasmar en papel esos lugares y momentos tan extraordinarios? El remedio lo inventaron hace mucho tiempo los grandes viajeros de la Historia: haciendo cuadernos de viaje.

Cuaderno de viaje con dibujo de la tumba de Shackleton.

Fernando González-Sitges.

En el mundo apresurado en que vivimos, los cuadernos de viaje están en peligro de extinción. Ya no hay tiempo para pararse a pintar, para esbozar con rápidos trazos el dibujo de un lugar, un animal o un indígena. Dibujar, pintar, lleva tiempo. Y el tiempo es el bien más escaso en nuestra sociedad. Incluso entre los viajeros más avezados. Siempre hay que volver rápido, hay etapas que cumplir, hay presupuestos que se agotan y compromisos que no admiten demora. Ahora todo el mundo dispara sus cámaras o móviles aunque no entiendan el arte que encierra la fotografía: disparan, las cuelgan en la red y transmiten en tiempo real sus vivencias en frases cortas y fotos rápidas. Minuto – resultado. Casi parece importar más la cosecha de “me gusta” que obtenga en Facebook cada foto que la apreciación y el placer de observar aquello que se fotografía.  Como un vicio adquirido, nos acostumbramos al consumo rápido; algo así como el fast food pero en viaje. Cuántos llegan delante de una familia de elefantes o de un grupo de leones y comentan a los dos minutos un “¡visto!”, y siguen ruta hacia otros objetivos. Eso sí, en los dos minutos, ciento veinte fotos. Una por segundo. A veces ni levantan la cabeza de la cámara o de la pantalla del teléfono multiusos.

Estas situaciones me recuerdan irremediablemente al comentario de Karen Blixen en una de sus cartas a su hermano, donde hace una referencia a un soneto de Musset que dice:

“Fíjate qué poca cosa es la gloria en la Tierra

que por muy bello que sea ese retrato, no vale,

créeme bajo palabra, lo que un solo beso de la modelo”.

Lo que me asusta no es que, mayoritariamente, se consiga el retrato y no el beso; es que se prefiera el retrato, la foto, el “me gusta”, a la vivencia.

No pretendo hacer una crítica sino retratar una tendencia, una forma cada vez más extendida de ver, de saborear un mundo que se nos hace pequeño día a día. En ese mundo ajetreado e hiperactivo donde la información se lee en tweets  y pocos aguantan vídeos de más de dos minutos, los cuadernos de viaje son un anacronismo delicioso, una isla de tiempo, de calma, de observación, de disfrute. Nadie hace un cuaderno con prisa, nadie lo puede hacer.

Cuaderno de viaje de Noruega.

Fernando González-Sitges.

Hay momentos en todo viaje en el que uno se siente lleno, realizado, feliz, creativo. Te sientas bajo un árbol, en la cubierta de un barco o en la arena de una playa; sacas un lápiz y tu cuaderno, y esbozas, manchas, pintas, observas; sobre todo, observas. Los dibujos no copian tanto una realidad como expresan una síntesis de sensaciones, de olores, de percepciones de todo cuanto te rodea. Hay veces que, a mitad de un apunte, vuelves a observar, te paras, y la realidad te atrapa hasta olvidar lo que estás haciendo. No importa. El cuaderno no es una meta, es un medio para parar el tiempo y disfrutar del viaje, del mundo. Y en las páginas inacabadas queda retratado con precisión y trazo invisible el momento y las sensaciones vividas, aquellas que te hicieron dejar de dibujar.

Cuaderno de viaje con dibujo de rinoceronte.

Fernando González Sitges.

Años después, al abrir un cuaderno de viaje, los recuerdos vuelven con una intensidad que ninguna foto consigue. Vuelven los sonidos, los olores, la luz, la emoción. Los dibujos y los textos se completan con una pluma encontrada, la etiqueta de una cerveza, una nota de un amigo local o gotas de sudor o barro. Y como te ocurría mientras lo estabas escribiendo, hay veces que dejas de leer y tu imaginación, tu espíritu, vuelve a escaparse de la realidad y vaga, libre, por los mismos lugares.

cuadernos de viaje, primer aniversario la linea del horizonte

12345 (12 votos. Media: 4,42 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Fernando González Sitges

Comentarios sobre  Viajar, dibujar, viajar… Cuadernos de viaje

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 24 de mayo de 2013 a las 10:27

    Es una pena que que no dispongamos de más tiempo para viajar relajadamente y poder hacer eso, escribir y dibujar las impresiones del viaje. Con el paso del tiempo esos cuadernos adquieren mucho más valor para nosotros. Estupenda entrada y estupendos cuadernos!

    Por Pilar con autocaravana
  • 06 de junio de 2013 a las 12:19

    Querido Fernando,
    no se si escribes mejor que dibujas o dibujas mejor que escribes, me gusta ver como describes tus sentimientos y emociones, los cuadernos una maravilla, y si además son sobre viajes que es la afición que compartimos pues ya me tienes como tu ademirador numero uno. Te mando un gran abrazo!!
    Josemi

    Por Jose Miguel Garcia Sanchez
  • 12 de septiembre de 2013 a las 14:04

    Tus cuadernos de viajes más parecen maravillosos. Los puedo conseguir en alguna librería ?

    Por Paloma