Azímut

19 de enero de 2018
“Soledad, libertad, dos palabras que suelen apoyarse en los hombros heridos del viajero”. Luis García ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Las viejas sendas

ROBERT MACFARLANE

Editorial: PRE-TEXTOS
Lugar: VALENCIA
Año: 0
Páginas: 456
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Mucho se ha escrito ya sobre el caminar, pero nosotros tenemos debilidad por Robert MacFarlane y donde pone los pies. No es un caminante cualquiera y cuando nos cuenta sus paseos, ya sabemos que algo mágico va a ocurrir. Lo que nos importa es lo que ocurre en  su escritura, una habilidad sencilla y alambicada a la vez, para transformar la piel del paisaje en un acontecimiento. Sabe nombrar y reconocer todo lo que ve, como si fueran notas musicales de una emocionante pastoral. Esta vez metió los poemas de Edward Thomas en su mochila, y con ellos atravesó sendas ancestrales de Inglaterra, Escocia, Palestina, Himalaya y nuestro Guadarrama, presentado por otro habitual de esta cordillera: el artista Miguel Ángel Blanco.  
Noticias en la Línea
  • Un levantino camino del Este

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Lotfia El Nadi fue la primera mujer árabe piloto; obtuvo su licencia en 1933, junto al enojo inicial de su padre (luego el hombre se acostumbró; incluso dejó que le llevara de paseo en avión). Forma parte de la historia de Egipto tanto como el rey Faruk I, el antiguo presidente Gamal Abdel Nasser, la cantante Umm Kulthum o la actriz Faten Hamama; personajes que el artista y diseñador textil Chant Avedissian retrata en su serie Iconos del Nilo a modo de modernos jeroglíficos. Buena ...[Leer más]

  • Felicidades, Capitán Cook

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    250 aniversario del capitán CookHace 250 años, James Cook emprendió su legendario primer viaje de descubrimiento al Pacífico, Australia y Nueva Zelanda a bordo del HMS Endeavour. Hazaña que recordarán diferentes localidades británicas vinculadas al Capitán, como Whitby, Plymouth o Greenwich.

  • chance & change

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    herman de vries (él escribe su nombre así, todo en minúsculas, como rechazo a cualquier jerarquía) abandonó progresivamente su trabajo de naturalista para ligarse a la naturaleza a través del arte y destacar con su obra la universalidad del paisaje. "Nos hemos alejado tanto de la naturaleza, la hemos modificado tanto, manipulado, destruido... que nos hemos olvidado de que ella es el arte por excelencia. Solo otro artificio, el del arte humano, puede ayudarnos a reencontrarla", explicaba el...[Leer más]

  • La conquista del aire

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Centro Conde Duque de MadridA Juan Olivert Serra le llamaban el volaoret en Cullera, apodo justificado desde que el rentista valenciano se construyera un aeroplano y el 5 de septiembre de 1909 realizara el primer intento de vuelo motorizado en España. Su historia y la de otros pioneros de la aviación española fascinados por dar alas a sus sueños se cuenta en la exposición La conquista del aire, abierta al público hasta el 4 de marzo en el Centro Conde Duque de Madrid.

  • Mariano Fortuny, pintor y viajero

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Museo del PradoMariano Fortuny fue un pintor cosmopolita que visitó muchos países y vivió en muchas ciudades; pero su brújula creativa señalaba tres puntos cardinales: Roma, donde se formó; Marruecos, donde pintó la batalla de Wad Rass y sucumbió a la luz africana, y Granada, donde se refugió para desconectar de un éxito internacional. El Museo del Prado reúne 169 obras del artista (12 de ellas nunca antes mostradas en público), en una exposición antológica que puede verse hasta el 18 de marzo.

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Viaje al Canadá de Jack London

2 de abril de 2017

Jack London en el Yukón“Nada se movía. El Yukón dormía bajo una capa de hielo de tres pies de espesor. No soplaba el viento. Tampoco la savia se movía en los corazones de los abetos que cubrían a cada palmo las riberas de los ríos. Los árboles, cargados hasta el ultimo gramo infinitesimal de nieve que sus ramas podían sostener, se erigían en una petrificación absoluta”.

Jack London tenía 21 años cuando cogió la fiebre del oro del Yukón y se incorporó como minero en el Klondike, al oeste de Canadá, cerca de la frontera con Alaska. Como él, decenas de miles de expedicionarios arriesgaron su vida en pos de un sueño que acabó convirtiéndose en pesadilla. Así lo narraba el escritor en The Gold Hunters of the North:

“Se olvidaron del mundo y de sus costumbres, así como el mundo se olvidó de ellos. Se alimentaban de caza cuando la encontraban, comían hasta hartarse en tiempos de abundancia y pasaban hambre en tiempos de escasez, en su incesante búsqueda del tesoro amarillo. Cruzaron la tierra en todas las direcciones. Atravesaron innumerables ríos desconocidos en precarias canoas de corteza, y con raquetas de nieve y perros abrieron caminos por miles de millas de silencio blanco, donde nunca antes había andado un hombre. Avanzaron difícilmente, bajo la aurora boreal o el sol de medianoche, con temperaturas que oscilaban entre los 38ºC y los -70ºC, viviendo, en las dificultades de la tierra, de huellas de conejo y tripas de salmón”.

El invierno ártico acabó por deteriorar la salud de London: tenía la piel pálida, le dolían las articulaciones y las encías le sangraban. Después de meses comiendo habichuelas de primero, bacon de segundo y galletas de postres, había desarrollado un caso severo de escorbuto. Un sacerdote que ejercía a las veces de médico le aconsejó que regresara a casa si apreciaba en algo su vida.

Antes de abandonar el Territorio Yukón, dejó en una viga de su cabaña esta inscripción: “Jack London, Miner, Author, Jan 27, 1898”.

El Museo Jack London de Dawson City ha reconstruido la choza donde el escritor pasó casi un año, utilizando la mitad del material original (la otra mitad está en Oakland, California, su ciudad natal).

Durante el año escaso que estuvo fuera, ganó cuatro dólares y medio de oro en polvo y algo más valioso que el preciado metal: inspiración para relatos como To Build a Fire.  “En Klondike me encontré a mí mismo”, dijo.

Información práctica para los fans: desde Canadá eTA  se tramitan visados para poder viajar por el Yukón tras los pasos de Jack London.

Jack London, viaje a canadá, viaje de aventura

12345 (1 votos. Media: 1,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Meritxell-Anfitrite Álvarez-Mongay

Comentarios sobre  Viaje al Canadá de Jack London

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.