Azímut

GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Imagen de la India

JULIAN MARIAS

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 112
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Finales de los cincuenta. ¿Quién sabía algo de India? Los hippies españoles, que veinte años después aparecieron por ahí, aún no habían nacido, pero era el país con el que había soñado Julián Marías desde niño y la ocasión le llevó hasta ese fascinante país gracias a un congreso de Filosofía. Marías abre los ojos de par en par. Todo le interesa, todo le conmueve y en ese primer acercamiento ya da cuenta de manera sencilla, como un viajero más, de los grandes temas que conforman una sociedad tan compleja y distinta. Un texto que no ha perdido la frescura con la que fue escrito y que podría pertenecer a un viajero sensible de hoy día.
Noticias en la Línea
  • Yōkai, iconografía de lo fantástico

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los yōkai (monstruos japoneses) son las criaturas mitológicas por excelencia de la fantasía nipona, nacidas del temor a la Naturaleza, de la necesidad de explicar lo inexplicable y del poder de la imaginación. Además de los protagonistas de una exposición que hasta el 23 de septiembre puede verse en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde se exhiben rollos horizontales ilustrados emakimono, grabados ukiyo-e, pequeñas cajas inro, kimonos y un largo etcétera que nos...[Leer más]

  • IndiaIndie

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Un pintalabios bajo mi burka es la película que el gobierno indio trató de vetar por resultar “demasiado orientada hacia las mujeres" y por mostrar "escenas de sexo contagiosas”. Pero la tozudez de su directora, Alankrita Shrivastava, ganó la batalla a la censura y, finalmente, su historia de liberación feminista pudo proyectarse en las salas de su país. El film es uno de los que podrán verse en IndiaIndie, la muestra de cine independiente que Casa India ha programado del 10 al 14 de ...[Leer más]

  • Wanderlust

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «Errar perezosamente por el bosque y por el campo; tomar esto y aquello, tan pronto una flor como una rama; coger las hierbas al ocaso, observar mil y mil veces las mismas cosas y siempre con el mismo interés...» Jean-Jacques Rousseau era uno de aquellos románticos del XVIII para quienes el deambular por la naturaleza representaba una forma a la vez sensorial y física de apropiarse del mundo y encontrarse con uno mismo. Una exposición en la Antigua Galería Nacional de Berlín nos ...[Leer más]

  • Allá lejos y hace tiempo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Antes de que la madurez y el viaje transoceánico lo alejaran de la tierra donde nació y lo llevaran a Inglaterra, hogar de sus primitivos orígenes familiares, William Henry Hudson había pasado lo que años más tarde llamaría la época más feliz de su vida en Argentina. Así lo reflejó hace ahora cien años en Far Away and Long Ago. A History of my Early Life (1918), vagabundeando por sus antiguas querencias de infancia como ya lo había hecho en otros de sus textos (Días de ocio en la ...[Leer más]

  • El mundo visto desde Asia

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Todo es cuestión de perspectiva. Basta con cambiar nuestra posición sobre el plano para que el mundo en el que vivimos parezca otro completamente distinto. Los primeros cartógrafos budistas colocaban el Himalaya en el ombligo del universo, allá donde se localizaba Jerusalén para un europeo. Tampoco parece la misma Tierra aquella que exploró el almirante Zheng He (1371-1433) o el monje Xuanzang (602-664) en su célebre peregrinación hacia el Oeste. Así, durante siglos los mappae mundi ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Un viaje por el mar interior

Alfonso Armada, conocido por sus crónicas de guerra y por su labor como periodista cultural, se embarca en un viaje por la periferia vacía de España. A bordo de un Seat Ibiza con otra persona, que es quien conduce, nos ofrece un relato tan crepuscular que casi nos lleva a las lágrimas.

18 de junio de 2018

En algún momento, entre las tripas de este sencillo (una virtud que está en decadencia y por tanto cabe valorar más) libro de viajes, Alfonso Armada se pregunta por el papel que los medios de comunicación están haciendo a la hora de dibujar España. O este condado al que llamamos España, este trozo de tierra que una serie de avatares, por lo general vinculados a la guerra, ha dado en trazar unas fronteras, que no dejan de ser una ficción, y recibir el nombre de España. La expresión que Armada utiliza es dibujo arbitrario y el adverbio de modo “históricamente”. Dicho de otra manera, esto es lo que sucede ahora y apenas tiene una validez fugaz. Pero él quiere dejar registro del paisaje que abarca la mayor parte del territorio, unido por el crepúsculo, unido, incluso, por la elegía, en lugar de las batallas geopolíticas que, por costumbre, tienen lugar en las grandes poblaciones.

Antes de mencionar que este libro es un humilde tratado sobre el tema de la España vacía, algo muy actual a lo que él aporta la periferia, también vacía, el país que hay detrás de los grandes edificios que limitan las playas, por ejemplo, habla de Faulkner. Y es que el proyecto literario de quien tal vez sea el mejor escritor de los últimos cien años se centra en la creación del condado de Yoknapatawpha, novela a novela, relato a relato. El condado resulta ser un lugar provinciano pero un retrato del mundo. El mundo, al fin y al cabo, es provinciano. Nadie ha nacido y ha crecido en todos los lugares a la vez. Lo que lamenta Alfonso Armada es que los periódicos cierren filas en torno a una España que consiguen que se asemeje más al condado de Yoknapatawpha, que amplíen miras mostrando a la gente que hay vida más allá del horizonte. Y en algunos casos, hay belleza.

Por carreteras secundarias es un libro de viajes en constante movimiento, en el que los protagonistas apenas se detienen; pero ese movimiento, eso sí, es lento. La ventaja de la lentitud es que a uno le da tiempo a ser buena persona, a meditar ese gesto, esa palabra, de manera que no haga daño. El libro, que recorre los lugares moribundos, no puede sino ser pesimista, con el patetismo de Unamuno, que a la par que siente morir el mundo oye el canto de los pájaros. Escrito con un estilo moroso, cuidado, mimando las expresiones, Armada iguala el paisaje con el pasado, la noticia con la erudición. Es un observador que nos refleja los lugares y las personas para que pensemos. A lo largo de la obra se mencionan algunos de los escritores que pueden haber influido en ella. La sensación que pretende dar es que es fundamentalmente española, en el mismo sentido en que son españoles las generaciones del 98 y del 27. Hemos mencionado a Unamuno y es inevitable acordarse, como se acuerda él durante el viaje, de Azorín. O como se acuerda Ignacio Martínez de Pisón en el prólogo, nos viene a la cabeza Josep Pla. Nosotros queremos añadir a los artículos costumbristas de Gabriel Miró, si Miró no estuviera tan obsesionado por la metáfora y la utilizara solo allí donde es conveniente, como hace Alfonso Armada, cuyo talento para la crónica hace tiempo que no deja lugar a dudas.

Por carreteras secundarias. Alfonso Armada.

Corina Arranz.

El vehículo es un Seat Ibiza, último representante de los pequeños coches nacionales, y los contertulios son gente mayor. Los ancianos son quienes le ayudan a construir esta Yoktapanwpha nacional, en la que destacan las capillas mudéjares, las obras abandonadas, los últimos de su especie en ciertas labores y el odio por los centros de interpretación, como si el mundo precisara de técnicos para que lo interpretaran en lugar de un conocimiento directo. El libro trata sobre un mundo que ya no reconoce quien escribe. Ni posiblemente quien lo lea. Es un lamento y, en ese sentido, tiene algo de generacional, lo cual nos ha llevado a una reflexión. Ahora que se recuerda Mayo del 68,se recuerdan los paraísos perdidos de Mayo del 68 y también los que deja la España vacía, hay un tema de fondo que Alfonso Armada no se atreve a sacar, pero que en algún momento el lector se planteará. Aunque apenas tuviera diez años cuando los estudiantes de París comenzaron ese movimiento, él es un heredero del mismo, porque reniega de lo que nos intentan vender como algo efímero y que fue la semilla de lo mejor de nuestra civilización: los movimientos ecologistas, los movimientos por la igualdad de género, los movimientos contra la explotación laboral, los movimientos a favor del respeto étnico y la denuncia de la muerte de las culturas, y tantas otras cosas. Entre ellas, esta ola de libros y espacios sobre el lamento de una pérdida, de la que Por carreteras secundarias participa.

Lo que llama la atención es que esos movimientos fueran, en gran medida, conservadores. No cabe duda, por ejemplo, si hablamos de la protección de la naturaleza. No es este un espacio para entrar en el debate, sino para arrojarlo al aire, esperando que alguien recoja el guante. Nuestra intuición, tras la lectura de este libro, es que en el mundo neoliberal los movimientos más progresistas, en el sentido en que se decía progresista en Mayo del 68, son conservadores. Pero el problema radica en el “dibujo arbitrario” y en ese “históricamente”, porque tal vez lo que debamos corregir sea un modelo económico neoliberal basado en el crecimiento, un invento de los economistas de principios del siglo XX. Es decir, que los economistas deberían tener más imaginación. Eso por una parte. Pero por otra está el concepto de estado en la historia. Estamos hablando de otra creación de corte napoleónico. Tal vez ya sea hora de que la sociedad civil se ponga en marcha y salte sobre la política de estados modernos para crear otro orden social, porque damos por supuesto que la sociedad tiene que estar ordenada en estados, y eso es una idea implantada, como lo es la del crecimiento económico. Dos algoritmos en el ordenador de nuestra cabeza que deberíamos desterrar para recuperar así lo bueno de esos territorios que se mueren, para resucitar el crepúsculo que empaña el tono de este magnífico libro y convertirlo en la ilusión de un nuevo día, de un nuevo Mayo del 68.

Alfonso Armada, España vacía, libros de viaje, literatura de viaje, Mundo rural, Por carreteras secundarias, viaje en coche

12345 (3 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Un viaje por el mar interior

Comentarios sobre  Un viaje por el mar interior

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.