Azímut

GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Imagen de la India

JULIAN MARIAS

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 112
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Finales de los cincuenta. ¿Quién sabía algo de India? Los hippies españoles, que veinte años después aparecieron por ahí, aún no habían nacido, pero era el país con el que había soñado Julián Marías desde niño y la ocasión le llevó hasta ese fascinante país gracias a un congreso de Filosofía. Marías abre los ojos de par en par. Todo le interesa, todo le conmueve y en ese primer acercamiento ya da cuenta de manera sencilla, como un viajero más, de los grandes temas que conforman una sociedad tan compleja y distinta. Un texto que no ha perdido la frescura con la que fue escrito y que podría pertenecer a un viajero sensible de hoy día.
Noticias en la Línea
  • Yōkai, iconografía de lo fantástico

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los yōkai (monstruos japoneses) son las criaturas mitológicas por excelencia de la fantasía nipona, nacidas del temor a la Naturaleza, de la necesidad de explicar lo inexplicable y del poder de la imaginación. Además de los protagonistas de una exposición que hasta el 23 de septiembre puede verse en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde se exhiben rollos horizontales ilustrados emakimono, grabados ukiyo-e, pequeñas cajas inro, kimonos y un largo etcétera que nos...[Leer más]

  • IndiaIndie

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Un pintalabios bajo mi burka es la película que el gobierno indio trató de vetar por resultar “demasiado orientada hacia las mujeres" y por mostrar "escenas de sexo contagiosas”. Pero la tozudez de su directora, Alankrita Shrivastava, ganó la batalla a la censura y, finalmente, su historia de liberación feminista pudo proyectarse en las salas de su país. El film es uno de los que podrán verse en IndiaIndie, la muestra de cine independiente que Casa India ha programado del 10 al 14 de ...[Leer más]

  • Wanderlust

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «Errar perezosamente por el bosque y por el campo; tomar esto y aquello, tan pronto una flor como una rama; coger las hierbas al ocaso, observar mil y mil veces las mismas cosas y siempre con el mismo interés...» Jean-Jacques Rousseau era uno de aquellos románticos del XVIII para quienes el deambular por la naturaleza representaba una forma a la vez sensorial y física de apropiarse del mundo y encontrarse con uno mismo. Una exposición en la Antigua Galería Nacional de Berlín nos ...[Leer más]

  • Allá lejos y hace tiempo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Antes de que la madurez y el viaje transoceánico lo alejaran de la tierra donde nació y lo llevaran a Inglaterra, hogar de sus primitivos orígenes familiares, William Henry Hudson había pasado lo que años más tarde llamaría la época más feliz de su vida en Argentina. Así lo reflejó hace ahora cien años en Far Away and Long Ago. A History of my Early Life (1918), vagabundeando por sus antiguas querencias de infancia como ya lo había hecho en otros de sus textos (Días de ocio en la ...[Leer más]

  • El mundo visto desde Asia

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Todo es cuestión de perspectiva. Basta con cambiar nuestra posición sobre el plano para que el mundo en el que vivimos parezca otro completamente distinto. Los primeros cartógrafos budistas colocaban el Himalaya en el ombligo del universo, allá donde se localizaba Jerusalén para un europeo. Tampoco parece la misma Tierra aquella que exploró el almirante Zheng He (1371-1433) o el monje Xuanzang (602-664) en su célebre peregrinación hacia el Oeste. Así, durante siglos los mappae mundi ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Viaje y escritura de las mujeres del Nuevo Mundo

La literatura femenina se desarrolla con la adquisición de derechos para la mujer, con los que esta logra independencia para su cuerpo, su pensamiento… y libertad para viajar y poner sobre el papel sus experiencias.

12 de julio de 2018

Las mujeres latinoamericanas tienen que tomar conciencia de la enorme diversidad de un continente que, de tradición colonial y con muchas culturas indígenas, privilegia el poder masculino. Su pasado es fragmentario, trazado y juzgado desde una posición canónica, fundamentalmente masculina, propensa a silenciar, ignorar o desvalorizar las voces femeninas, que hay que reconstruir juntando pedazos de existencia de los cuales a menudo es complicado recoger los testimonios. El silencio impuesto a las mujeres ha hecho difícil la creación de una historia unificada, y es necesario encender esa luz que ilumine un espacio donde la mujer pueda tener voz propia y donde pueda incorporar sus historias volviendo a escribirlas en su especificidad, transformándose por lo tanto en sujeto activo y productor de un discurso propio, en respuesta a ese masculino.

La concepción española medieval heredada por el Nuevo Mundo tuvo un papel decisivo en las raíces misóginas de América Latina. La educación y la formación intelectual de la mujer representaban una violación de su castidad, causa de su degradación moral. Por eso sus experiencias son escasas, relegadas al ámbito doméstico o monacal, centradas en la intimidad y en lo cotidiano. Falta la relación entre lenguaje y realidad, entre experiencia y escritura, fundamental en la construcción del sujeto.

Sus escritos nacen dentro de una relación de poder, la del patriarcado, y en una época, entre el ochocientos y principios del novecientos, importante por coincidir con el triple proceso de descolonización, formación de los estados nacionales y neocolonialismo. A partir de este momento, América Latina se sitúa en el centro de un proceso de indagación que llevará a una reformulación de su imaginario y de sus relaciones con el exterior, sobre todo con España y Norteamérica.

El nuevo proceso de formación personal, pues, está subordinado al concepto de identidad nacional, fuertemente vinculado este último a la influencia de los movimientos independentistas y a las nuevas formas de imperialismo, británico y francés, portadores del capitalismo, que se implantan entre 1870 y la Primera Guerra Mundial.

Ambos mecanismos, además de la herencia del colonialismo español, establecen un referente cultural, una suerte de comunicación con y sobre el otro, que permite medirse con parámetros culturales diferentes. En la diferencia es posible encontrar las bases para construir la homogeneidad de la identidad.

Pintura de August Müller.

La escritura de las mujeres se desarrolla a partir de la adquisición de los derechos sociales y políticos y de un espacio para su cuerpo, sus pensamientos, su imaginación… En una sola palabra, para su libertad.

El nuevo compromiso de las mujeres con la causa latinoamericana en los albores del siglo XX marca el inicio de las peregrinaciones intelectuales y políticas. Las mujeres que viajan poniendo por escrito sus experiencias, cruzan las fronteras con el propósito de crear un colectivo femenino, y luchan por redefinir el vínculo entre subjetividad, viaje y escritura.

La escritura de viaje articula entonces la propuesta de identidad: no se trata de la página blanca que las crónicas de Indias tuvieron que escribir, sino de una identidad a reformular, individual y colectiva, que descompone las relaciones entre colonia/imperio y se interpone en el proceso de reinvención ideológica de América. Una identidad colectiva sobre todo entre mujeres, que lleva a la constitución de una subjetividad romántica, íntima y privada, pero que logra abrir las puertas de la domesticidad.

El viaje es, pues, experiencia de formación, rechazo de la domesticidad y construcción de la propia identidad. Identidad continental y nacional que, a la vez, es la clave de la americanidad.

Las mujeres empiezan a reunirse, a salir de los esquemas impuestos y de sus fronteras geográficas, a confrontarse, a organizarse en grupos, que desembocarán en los movimientos feministas, volviéndose un canal de comunicación y de información incluso para esas mujeres que aún no saben que se puede luchar.

Ponen en duda la validez de los discursos heredados del mundo masculino, del cual rechazan la figura paternal como modelo de significación social; y promueven la amistad entre mujeres, que conduce a una nueva restructuración del Yo y a una nueva conciencia del cuerpo.

Las mujeres salen a la luz y ya no escriben encerradas en sus casas, en conventos o en prisiones. Viajan para huir de la realidad, para dar un sentido a sus vidas o para buscar su esencia. Son verdaderas “transculturadoras” y articuladoras de las diferencias, y su escritura no es algo homogéneo, no confluye en una sola mirada y no responde a una sola voz: es una pluralidad de escrituras, de voces y de pensamientos, una mezcla poliédrica y variada.

Maria Elena Casasole

Sobre mi… Una licenciatura en Idiomas, literatura y ciencia de la traducción; una tesis sobre la literatura de viaje femenina hispanoamericana; un Máster en Turismo y otro en la enseñanza del español para extranjeros. Profesión: Traductora. Nacida en la patria de Cristóbal Colón, su ‘Diario de a bordo’ me lleva a América Latina, en un periplo todo femenino en búsqueda de mí y de mi identidad a través de la comparación con el Otro y el descubrimiento de la diversidad. En el lejano 2007, quedo seducida por la tierra de Don Quijote y desde entonces son las palabras las que viajan. Las llevo lejos, hasta mundos inexplorados, las deshago, las recreo y las transformo. Nunca he dejado de buscar el país de los sueños. El viaje para mi es huida, separación, nostalgia; es la belleza de lo ignoto y el miedo a lo desconocido, es incertidumbre, inestabilidad, rebelión. El viaje para mi es una necesidad vital y constante de conocer y conocerse.

Más sobre la autora en www.mecasasole.comFacebook y LinkedIn.

feminismo, mujeres viajeras, viaje y género

12345 (2 votos. Media: 2,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Autores invitados

Comentarios sobre  Viaje y escritura de las mujeres del Nuevo Mundo

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 19 de agosto de 2018 a las 16:42

    Muy buena nota .Me hubera gustado que mencionara el nombre de algunas de esas escritoras. Seguiré investigando .Ha sido un buen aporte para mis estudios. La pintura es “Una mujer contemplando su escritura” de August Muller , Siglo XVIII
    Saludos cordiales.

    Por Patricia Delaloye