Azímut

17 de noviembre de 2018
“Nunca se encontrará invento más bello, más sencillo o más económico que los de la ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Imagen de la India

JULIAN MARIAS

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 112
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Finales de los cincuenta. ¿Quién sabía algo de India? Los hippies españoles, que veinte años después aparecieron por ahí, aún no habían nacido, pero era el país con el que había soñado Julián Marías desde niño y la ocasión le llevó hasta ese fascinante país gracias a un congreso de Filosofía. Marías abre los ojos de par en par. Todo le interesa, todo le conmueve y en ese primer acercamiento ya da cuenta de manera sencilla, como un viajero más, de los grandes temas que conforman una sociedad tan compleja y distinta. Un texto que no ha perdido la frescura con la que fue escrito y que podría pertenecer a un viajero sensible de hoy día.
Noticias en la Línea
  • Los últimos bosques vírgenes de Europa

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Aunque parezca imposible, quedan lugares salvajes que la actividad humana no ha perturbado todavía. Un equipo internacional de investigadores, dirigidos por la Universidad de Humboldt en Berlín, ha elaborado un estudio y un mapa donde se muestran los bosques primarios conservados en el continente: más de 1,37 millones de hectáreas, repartidas en 34 países diferentes, entre ellos España; concretamente, en Pirineos y la cornisa cantábrica. Algunos ejemplos son  la reserva Natural ...[Leer más]

  • Asurbanipal, el rey del mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El rey Asurbanipal fue el hombre más poderoso de la tierra en el siglo VII a.C. Se describió a sí mismo como "rey del mundo", y su gobierno marcó el punto más alto del imperio asirio, que se extendía desde las orillas del Mediterráneo oriental hasta las montañas del oeste, con la ciudad de Nínive (ahora en el norte de Irak) como capital. Allí se encontraba la primera biblioteca creada con la ambición explícita de albergar todo el conocimiento bajo un mismo techo, con tesoros como ...[Leer más]

  • Caravana negra

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Uno de los rebaños de oveja merina negra más grandes del mundo, sus pastores y ocho artistas van a protagonizar entre el 4 y el 6 de noviembre una trasitinerancia que les llevará a recorrer pastos de La Serena y La Siberia extremeña. Una iniciativa insólita para vincular cultura y naturaleza conmemorando los 25 años de la aprobación de la Ley de las Vías Pecuarias. El hato de creadores lo forman el director de cine Agustín Villaronga, la ilustradora Carla Berrocal, el pintor Ángel...[Leer más]

  • Meiji, esplendores del Japón imperial

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Museo Nacional de Artes Plásticas Guimet celebra el 150 aniversario de la Restauración Meiji (1868-1912) exhibiendo hasta el 14 de enero de 2019 obras maestras de esa era. Fueron cuarenta años de modernización y acercamiento a Occidente durante los cuales, sin embargo, el pueblo japonés supo preservar su cultura y tradiciones. Tras la apertura de los puertos de Japón en la década de 1850, el comercio con Europa y América creció tan rápido que las japonerías invadieron los ...[Leer más]

  • Festival Liternatura

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “¿No tienen las montañas, las olas y los cielos otro significado, salvo el que le otorgamos conscientemente, cuando las usamos como emblemas del pensamiento?” Seguro que las palabras de Ralph Waldo Emerson resonarán en el primer festival de literatura y naturaleza que se celebra en el MUHBA Vil·la Joana de Barcelona los próximos 20 y 21 de octubre, con el objetivo de visibilizar una tendencia editorial en alza como es el Nature Writting. Presentación de libros, conferencias, ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros de viaje




Viajes con Charley en busca de Estados Unidos

En otoño de 1960, John Steinbeck emprende una vuelta por Estados Unidos a bordo de su camioneta Rocinante y con su perro Charley como acompañante. Unos veinte mil kilómetros huyendo de la tiranía de los mapas y en busca de los rincones más auténticos de su país.

14 de julio de 2014

John Steinbeck detestaba a los críticos, le daban miedo los honores y premios, no era competidor. Con cincuenta y ocho años, escritor consagrado, viajero, corresponsal  y guionista, se propone sentir de nuevo su país. Quiere, además, ir solo, para demostrarse a sí mismo que la edad aún no le ha restado energía, pues ya ha tenido algunos avisos serios. El viaje es, pues, como todos los interesantes, exterior e interno.

A principios de otoño de 1960 emprende la vuelta a los Estados Unidos, empezando desde Nueva York hacia el norte, Maine, cruzando por el Midwest, bajando por el Pacífico y volviendo por Arizona, Texas y Nueva Orleans hacia el punto de partida. Unos veinte mil kilómetros con Rocinante (el autor fue un gran amante y conocedor de la cultura española), que era una camioneta General Motors adaptada para dormir en ella. Clásicos de los Estados Unidos son los travelogues, las epifanías de los espacios abiertos, de la libertad de las eternas carreteras, como On the road, de Kerouac, uno de los más conocidos. Me recuerda también lo que hizo años más tarde Julio Cortázar con Carol Dunlop en la Kombi Volkswagen, bautizada Fafner, que describió en Los autonautas de la cosmopista.

Huyendo de “la tiranía de los mapas” (lo que le hace cómica e irremediablemente perderse varias veces), Steinbeck busca los rincones de su país, no lo monumental y lo obvio (con sus inteligentes dudas sobre el concepto de parque nacional), y habla con camareros, cazadores, granjeros, taxistas, viajeros y vagabundos. Truena contra las autopistas, que conseguirán que se pueda atravesar el país “sin ver absolutamente nada”, contra los atascos y la confusión de las ciudades. Y va describiendo, sin juzgar, lo que ve, los trabajos y los días de sus compatriotas

Sabe percatarse de esa civilización del consumo y del desperdicio, del “crecimiento carcinomatoso” de la construcción desaforada y fea (en  California, sobre todo), casi una premonición de lo que sería pocas décadas después.

El libro tiene mucho humor, no sea más que por el diálogo sin palabras con su extravagante perro, Charley, lleno de personalidad, que Steinbeck describe de manera divertida y cariñosa. Cada diez o doce páginas, Charley se convierte en protagonista e interlocutor, con sus ocurrencias, desplantes y simpáticas rarezas. Es un truco perfecto de escritor para aligerar el relato y restarle egotismo. El escritor decía que se dividía siempre en tres: el narrador, el que criticaba lo que veía y un tercero que los ponía en relación. Esto aparece en algunos de los encuentros del viaje: el viajero, el granjero y el perro.

El viaje está situado hábilmente en su contexto histórico, pero sin caer en la crónica, como el zapatazo de Krushov en la ONU o la lucha contra la discriminación racial en las escuelas del Sur. Nos describe perfectamente algo que vio y que el pintor Norman Rockwell inmortalizó en el cuadro de la niña negra  acompañada de cuatro marshalls para ir a la escuela en Nueva Orleans, en medio de las pitadas y odio de muchos racistas. El cuadro The problem we all live with cuelga hoy en la Casa Blanca, solicitado en préstamo por Obama al museo Rockwell de Massachusetts.

The Problem We All Live With,1964.

Norman Rockwell.

Hay una simpatía y afecto por sus compatriotas (excepto por unos cuantos racistas con los que se topa) y un respeto por su país. Al hilo de su periplo va percibiendo los cambios, no siempre positivos; deplora que se vayan perdiendo los acentos y formas de hablar, debido a la radio y la televisión; la comida empaquetada en celofán le hace añorar los platos de Francia e Italia; los miles de pavos –seres depresivos para él– que esperan resignados el Día de Acción de Gracias.

También, sin pretensiones, nos descubre algo de los viajes, que no empiezan ni acaban cuando estamos en el trayecto, en los que no coincide lo físico con lo psíquico. El suyo termina antes de llegar y empieza mucho antes de partir.

La forma de escribir es ágil, como en tantos norteamericanos, con los adjetivos justos, los precisos, y se nota que Steinbeck, que fue gran amigo de Elia Kazan, conoce cómo ir describiendo un paisaje sin pararse necesariamente. Por ejemplo, su descripción del huracán Donna, al principio del libro, antes de emprender viaje, son tres páginas magistrales. Sin énfasis ni tremendismo, simplemente como poner una cámara a filmar lo que va sucediendo.

Y como dijo él, “supongo que me asusta escribir fin en un libro por temor a ser yo mismo quien acaba”, pues al lector también le gustaría que este viaje durase algo más. Pero también puede explorar otros libros de viajes de Steinbeck como Diario de Rusia (1948), con fotos de Capa, o Por el mar de Cortés (1941).

La edición es muy buena, como todo lo que hace Nórdica, aunque un simple mapa del itinerario, tal y como aparece en la edición de Penguin Classics, hubiera sido bienvenido, sobre todo para el lector español.

escritores de viaje, john steinbeck, libros de viaje, viaje a estados unidos, viajes con charley

12345 (4 votos. Media: 4,75 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Libros relacionados con  Viajes con Charley en busca de Estados Unidos

Comentarios sobre  Viajes con Charley en busca de Estados Unidos

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.