Azímut

14 de febrero de 2019
“Las bibliotecas encierran medicinas para el alma, como las farmacias para el cuerpo”. Máxima egipcia.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Eva en los mundos

Escritoras y cronistas

RICARDO MARTINEZ LLORCA

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 188
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo

COMPRAR
Es tiempo de tormentas y sobre ellas han escrito, y lo hacen hoy, mujeres de un talento extraordinario para la crónica. En este mes de marzo queremos dar voz y presencia a algunas de las que más nos gustan: Svetlana Aleksiévich, Sofía Casanova, Carmen de Burgos, Joan Didion, Hayasi Fumiko, Helen Garner, Martha Gellhorn, Leila Guerriero, Janet Malcolm, Edna O'Brien, Annemarie Schwarzenbach, Marina Tsvetaieva y Rebecca West. Eva en los mundos es una colección de perfiles escritos desde la admiración, porque la pasión la ponen ellas. Pertenecen a diferentes épocas, geografías y culturas pero todas ellas comparten una mirada singular sobre la realidad y un robusto sentido de la justicia.
Noticias en la Línea
  • Cronistas de viajes

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La literatura de viajes es un híbrido de definición difícil. Los expertos fijan sus raíces en los relatos de historiadores griegos como Heródoto o Jenofonte. Desde entonces, ha ido evolucionando y moldeando géneros como las memorias, la novela o el periodismo en un recorrido que se analizará en un interesante ciclo de conferencias programadas en la Fundación Juan March durante el mes de febrero. Eduardo Martínez de Pisón hablará sobre los viajeros imaginarios, Carlos Martínez ...[Leer más]

  • Sofía

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artículo 490 del código penal marroquí castiga las relaciones sexuales mantenidas entre personas de distinto sexo que no estén casadas con una pena de entre un mes y un año de prisión. Esto provoca que muchas mujeres sufran el trastorno conocido como negación del embarazo, una patología en la que el cuerpo de la mujer no da las señales típicas de una gestación y, en algunos casos, no toma consciencia del embarazo hasta el momento de dar luz. Este es el caso de Sofía, protagonista ...[Leer más]

  • Francis Keré

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Francis Kéré, arquitecto formado en Alemania, procede de un pequeño pueblo de África Occidental, Gando, en Burkina Faso. Como primer hijo del líder de su pueblo, su padre le permitió asistir a la escuela pese a que muchos de los habitantes de su aldea consideraban que la enseñanza convencional occidental era una pérdida de tiempo. Posteriormente, consiguió una beca para formarse en Alemania, donde se graduó en arquitectura e ingeniería en la TU de Berlín. En paralelo a sus estudios, ...[Leer más]

  • Muestra de cine rumano

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Cine Doré de Madrid acoge una nueva muestra de cine rumano del 23 al 31 de enero, con seis películas que se vuelcan en asuntos de familia, religión, poder o negacionismo histórico nada cómodos, demostrando una vez más que la rumana es una cinematografía comprometida con su sociedad. Tres generaciones y estéticas diversas se podrán ver en la sede de la Filmoteca española, desde el corte clásico en blanco y negro del director Stere Gulea, pasando por cintas firmadas por ...[Leer más]

  • Esto-ha-sido Bamiyan

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los budas gigantes de Bamiyan saltaron a la fama tras su demolición el 11 de marzo de 2001 (exactamente seis meses antes que la catástrofe de las Torres Gemelas de Nueva York). Pero los talibanes se equivocaron al pensar que la explosión de cientos de minas acabarían con estas estatuas milenarias, porque su sombra pervive, como muestra el trabajo del artista plástico Pascal Convert, que ha fotografiado con drones y cámaras robóticas los nichos monumentales que las detonaciones dejaron, ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Vigencia de una literatura nómada

La literatura de viajes nunca se ha mostrado tan viva, proteica y juguetona como ahora, cómplice de una apetencia lectora que busca el conocimiento de otras realidades, una mirada diferenciada sobre las cosas del mundo y disfrutar de aventura vicaria con un género tan viejo como la humanidad misma.

4 de diciembre de 2017

Para hablar de literatura de viajes nada más propicio que recordar lo que a menudo decía Ryszard Kapuscinnski, de que el sentido de la vida es atravesar fronteras. Un género tan versátil, tan maleable a la influencia de los tiempos como este, ha ganado en complejidad por el hecho de eliminar cualquier barrera entre géneros. Si lo tenemos presente habrá que hacer oídos sordos a la trompetería con la que algunos sentencian la muerte de la literatura de viajes porque, en realidad, está más viva que nunca desdiciendo una larga tradición agorera. Desde Evelyn Waught (“No espero ver muchos libros de viajes en un futuro cercano”) a Kingsley Amis (Is the travel book dead? en The Spectator, 17 de junio 1955) o Susan Sontag, que diagnosticó el problema como terminal en 1984, declarando que la literatura de viajes se había convertido en “literatura de decepción”.

Razones sobrarían si los dardos hubieran dado en la diana, la del empecinamiento en preservar un género aislándolo de su entropía evolutiva. Primero fue el cuestionamiento postcolonial, ese encuentro entre mundos desiguales que Colin Thubron, en un artículo de febrero de este año en la revista Granta, refutaba: “una postura que amenaza con convertir todo contacto humano en paranoia”. Otras voces comenzaron a lanzar sus dardos contra la globalización, el reduccionismo del mundo a una especie de parque temático que ya no depara sorpresas, o el empobrecimiento de nuestro mapa mental del mundo que, en palabras de Paul Virilio, origina la velocidad (la del transporte, la de la información, la del conocimiento virtual de otras realidades del planeta) y frente al que la escritura solo podría certificar su anomia. Quizá algunas voces se lamentan de que “ya no es lo que era”, que no mantiene su purismo (alguien va a un lugar, le pasan cosas y lo cuenta, enriqueciendo la narración con artificios literarios), entendiendo por tal un cierto canon narrativo, reconocible, en el que uno de sus ingredientes fundamentales, el lugar o el tema con el que se relaciona ese alguien, ha dejado de ser atractivo o único porque sobre él circula una masa indiferenciada de turistas. También lo denostan algunos nuevos cronistas que defienden un periodismo literario que ha existido siempre, con independencia del objetivo sobre el que se construye, sea un conflicto particular, sea la deriva del propio viaje. Por eso, si hiciésemos caso a todo ello, la literatura de viajes ya tendría que estar más muerta que viva.

Literatura de viajes

Cuando se completaron los vacíos del mapamundi a finales del siglo XIX sobrevino el primer momento de crisis, pero los viajeros románticos dieron con una buena solución: afinar la mirada, posarse en las situaciones desde la más encendida subjetividad, huir de los caminos trillados, buscar las vías secundarias, apoyarse en la genealogía literaria que originó el lugar para diluirla y construir sobre ella un relato individualizado. Luego llegó la cámara de fotos y la de cine y se llevaron por delante lo más sagrado del género hasta entonces: la descripción de paisajes y mundos desconocidos. La cámara creó, y lo sigue haciendo, un conocimiento virtual de las realidades desconocidas, haciendo inútil el recuento detallado de lo que atraviesa el ojo humano. Afortunadamente, la entronización de la imagen afinó el recurso de la mirada subjetiva, la que usó antes Lawrence Sterne o Robert Byron, no para contar las cosas, sino sus cosas. Fue Bill Bufford, en el tiempo que dirigió la revista Granta, quien señaló el camino por el que desde finales de los 70 se actualizaba la literatura de tema viajero: la hibridación, el mestizaje entre géneros, la de Sterne o la de Chatwin, la de Goytisolo o Bouvier, la que explicaba con tino W.G. Sebald:

“Uno nunca sabe cómo clasificar sus libros. Lo que parece obvio es que su estructura e intenciones le colocan en ningún género conocido”.

Por aquí no hemos tenido la suerte de tener la biblioteca de clásicos disponible que tiene la cultura anglosajona en inglés o la francesa en francés. Ni su experiencia de relación con el mundo en los tres últimos siglos, ni la larga tradición de sus grandtouristas. Nada de ello nos acontece, aunque tuvimos un periodo de bonanza lectora en este género que duró quince años, desde mitad de los 90 a la segunda mitad del 2000, cuando sobrevino la crisis económica e hizo frágil lo prescindible para tantas economías apuradas: los viajes, los libros, por redundancia: los libros de viajes. Arrastramos un vacío secular que se ha ido paliando con grandes cronistas llegados del periodismo o la literatura, los Julio Camba o las Carmen de Burgos, los Pla o los Goytisolo, los Leguineche y toda la larga lista que sigue hasta hoy. Alguien le preguntaba hace apoco a Sergio del Molino por la razón de su éxito, habida cuenta de la abundante bibliografía que tenía su tema. “Quizá me aprovecho de quien no los ha leído” —respondía—, quizás también ha sabido ponerla por escrito de una manera ecléctica, arriesgada y atractiva. En realidad la literatura de viajes nunca se ha mostrado tan viva, tan proteica, tan juguetona, a la vez que se hace cómplice de una apetencia lectora que busca conocimiento de otras realidades, una mirada diferenciada sobre las cosas del mundo, además de disfrutar de aventura vicaria. Sobre el indestructible aura de un género, tan viejo como la humanidad, ya nos avisó Walter Benjamin cuando definió lo aurático como esa condición de lejanía de la mirada que despierta en lo mirado. Y lo mirado es inabarcable.

libros de viaje, literatura de viajes

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Pilar Rubio Remiro

Comentarios sobre  Vigencia de una literatura nómada

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.