GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

Histórico noticias



Y Maurice Herzog …

El escalador francés que conquistó la cima del Annapurna en 1950 falleció hace unos días a los 92 años de edad. Al igual que tantos otros pioneros del viaje y la aventura, la figura de Maurice Herzog será siempre una referencia en el alpinismo y la exploración.

18 de diciembre de 2012

Allí no vas a encontrar sonido de metralletas. Ese lugar posee la promesa de que nada hay más denso que el aire, un aire sin obstáculos, un silencio tal vez acompañado de viento y del frescor del oxígeno en la mejilla. Puede que la lucha haya sido dura, puede que incluso hayas regado el camino con un sudor bíblico, pero la recompensa de la vida pura hará que hasta la sangre hirviendo sea un sacrificio que merezca la pena. Porque allí, en el lugar al que vas, no existe el ruido de cuchillos ni el olor de la pólvora. Ni el desprecio. No hay arrogancia en el ambiente y se han conseguido cultivar rosas sin espinas. Nadie es rival de nadie y la única evaluación a que nos sometemos es a la de corroborar, con cada suspiro, que sólo el ahora tiene bastante solidez como para fraguar una marca de agua en nuestra existencia. Allí también se han eliminado las locuras de la pena de muerte y de la venganza. Por no existir, allí no existe ni siquiera la absurda tiranía de las reglas ortográficas.

Annapurna-primer-8000

Ese es el lugar hacia el que todos deseamos ir. Y el que, con tanta frecuencia, pensamos que ya no existe, que no es nada más que un Shangri-La entre montañas que fueron destruidas por la acción del hombre. Que se trata de un horizonte perdido, de una quimera. Y, sin embargo, al mismo tiempo nos invade la certeza de que algunos hombres acariciaron su cielo. Estamos a tiempo de debatir acerca de quiénes deberían engordar esa nómina: tal vez James Cook, tal vez Marco Polo, tal vez Von Humboldt, tal vez Thor Heyerdahl. El frío puede arrojar fuera de la lista a Robert Scott y a Shackelton. Un registro en el que seguramente sí estaría Henry David Thoreau, y nos atreveríamos a afirmar que también Théodore Monod, pese a las toneladas de arena que debió tragar en el Sáhara. Habría gente dedicada al mundo submarino y, por qué no, quizás algún espeleólogo. Todos ellos son nuestros pioneros, los hombres que se dirigieron hacia la promesa de la templanza, hacia la pasión del descanso, una sensación que debe existir, por mucho que la expresión apunte a paradoja. De ahí que sean casi imprescindibles a la hora de dar sentido a tantas horas que nos quedan por vivir. Saber que alguno de nuestros semejantes ha conquistado un territorio virgen, nos permite soñar con ser nosotros quienes marquemos algún otro camino con la primera huella. Y una vida sin sueños es un sucedáneo de vida, un mal teatro.

maurice-herzog

Ese es el espíritu con el que la mayoría de nosotros conoció a Maurice Herzog (Lyon, 1919 – 2012). Porque para muchos empezó siendo el autor de Annapurna, primer 8.000, un libro escrito para que el propio Herzog combata la nostalgia por sus huellas en la nieve. Una catarsis que trata de reconciliarle con un futuro lleno de renuncias, es decir, con sus propios miedos, intentando que perviva para siempre la memoria de un acontecimiento. Posiblemente, no sea el mejor libro que se haya escrito jamás. De hecho, se puede dudar hasta de que convenga encumbrarlo a los imprescindibles en una biblioteca de montaña, si nos atenemos a sus valores literarios. Pero fue a través de él como comenzamos a encariñarnos con el espigado Gaston Rebuffat, ese alpinista lírico que no cambiaba las grandes alturas por los valles con flores. O con Lionel Terray, que tras regar de ácido láctico tantas paredes, aspiraba a un sueño idéntico al de Don Quijote: morir siendo pastor. Y, por supuesto, también con Louis Lachenal, que fue capaz de recuperar su pasión, tras las severas amputaciones, porque se negó a que la vida eligiera por él. Herzog nos dio una lección de coraje en su texto. Y también de amistad, si es que coraje y amistad resultan, a la postre, ser cosas distintas. Porque a sus personajes los trata con un cariño a la altura de escritores como Alejandro Dumas. Ese es el valor con el que recordaremos a Herzog quienes no pudimos conocerle personalmente.

rebuffat-terray-lachenal

Así le recordaremos, así y con la coda que aparecerá en cualquier nómina de nuestros grandes pioneros en el descubrimiento del Mundo, esos luchadores de la aventura sin los que nuestros días y nuestras noches se igualarían a un tono gris lluvia, una gente que, por suerte, tenía la cabeza llena de mariposas. Porque al final de la lista, sean quienes sean los otros elegidos, siempre aparecerán escritas las mismas palabras:

“Y Maurice Herzog”.

Annapurna, Maurice Herzog, ochomiles

12345 (4 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Y Maurice Herzog …

Comentarios sobre  Y Maurice Herzog …

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.